Vacas más resistentes a las olas de calor

A medida que aumentan las temperaturas en todo el mundo, el estrés por calor se está convirtiendo en un problema mundial. Un nuevo estudio puede ayudar a los productores de leche a criar ganado más resistente a las olas de calor.

El estrés por calor es una condición que surge cuando un animal ya no puede regular adecuadamente su temperatura corporal: se sobrecalienta. El estrés por calor también hace que los animales sean más susceptibles a las enfermedades y es una causa clave de pérdidas de producción en animales de granja en países tropicales que experimentan altas temperaturas durante todo el año.

Un estudio reciente en Tanzania, encontró que la producción de leche en las vacas lecheras se redujo en 0,5 litros por cada unidad de aumento de temperatura.

La Dra. Bonnie Mallard, profesora del Departamento de Patobiología de la Universidad de Guelph en Canadá, y la estudiante de doctorado Shannon Cartwright, crearon la tecnología de Respuesta Inmune Alta (HIR) para determinar vacas con respuestas inmunes altas, promedio o bajas.

Vacas con alta respuesta inmune
Cartwright, mientras trabajaba en el Centro de Investigación de Productos Lácteos de Ontario, utilizó la tecnología HIR de Mallard para probar vacas con una alta respuesta inmunológica. Los investigadores también sometieron a las vacas a temperaturas más altas, inicialmente para determinar los cambios en la función de las células inmunitarias en la sangre en condiciones adversas.

Descubrieron que las vacas con una alta respuesta inmunológica también tenían una mayor tolerancia al aumento de las temperaturas. Además, se evidenció que estas vacas tienen más moléculas que ayudan con la vasodilatación de la piel, el ensanchamiento de los vasos sanguíneos para enfriar el cuerpo y una mayor proliferación celular cuando se exponen al calor.

“Estos respondedores inmunes altos parecen tener mejores mecanismos de enfriamiento”, explica Cartwright. “Las vacas que han sido identificadas como de alta respuesta inmunológica también tienen una mayor producción de moléculas que protegen las células durante el estrés por calor”, afirma Cartwright. “El estrés por calor conduce a un aumento de la temperatura corporal que puede provocar la muerte celular, pero las vacas que producen concentraciones más altas de moléculas protectoras pueden resistir mejor la muerte celular”.

El cambio climático es un problema continuo que probablemente no se resolverá pronto, por lo que es importante identificar animales que sean resistentes al estrés por calor. La cría selectiva de vacas más resistentes al estrés por calor puede hacer que el rebaño sea más resistente al calor.

Fuente: DairyGlobal

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.