Una temporada cargada de desafíos para el arándano

La producción de arándanos en Argentina comienza una nueva cosecha con las perspectivas puestas en reforzar su diferencial de producto: sabroso, sustentable y responsable.

La cosecha de arándanos en Argentina ya comenzó y los primeros embarques están saliendo del país, principalmente a mercados no tradicionales como Israel e Indonesia. Con medidas favorables como la quita de retenciones, el sector espera una buena cosecha que le permita recuperar competitividad.

Estos embarques marcan el comienzo de una temporada que será la primera con medidas que dan algo de aire a los productores que vienen buscando recuperar su competitividad ante otros proveedores del hemisferio sur que han crecido exponencialmente en los últimos años.

Sobre las variedades producidas, Argentina continúa apostando al recambio varietal y a las variedades tempranas. En ese sentido, seguimos acompañando proyectos institucionales tanto de las empresas como de las entidades para desarrollar variedades nuevas y propias.

Durante esta temporada tendrá lugar la consolidación del Sistema de Cumplimiento Social que el sector viene poniendo a prueba desde hace un tiempo en el marco del programa de Producción Agrícola Responsable (PAR): un programa que busca, a partir del trabajo en conjunto entre sector público y privado, fortalecer el compromiso con la prevención del trabajo infantil y la educación.

El sector ya cuenta con 2 centros de cuidados y 2 puntos jóvenes – espacios de asistencia escolar y conexión a internet- funcionando y se espera este año inaugurar un tercer centro en Tucumán y el primer centro en Concordia, Entre Ríos. Estos espacios funcionan gracias al trabajo en conjunto del gobierno nacional, los gobiernos provinciales, entidades de la sociedad civil y organizaciones que velan por los intereses de los trabajadores. Gracias a este compromiso conjunto, ya acompañamos a más de 500 familias de las 3 zonas productoras.

Estimaciones 2021

En cuanto a las estimaciones para la temporada 2021, el Comité Argentino de Arándanos proyecta que este año se mantendrán los niveles promedios de producción de los últimos años que rondan en unos 17.5 millones de kilos anuales de producción total. De esos 17,5 millones, se calcula una exportación de fruta fresca de alrededor de  9 millones, un destino a mercado interno de alrededor de 3.5 millones y a congelado unos 5 millones más. En cuanto a la producción orgánica, se confirma la tendencia en crecimiento, superándose año a año. En el 2020 la producción orgánica alcanzó el 35% del total.

En cuanto la logística, se pronostica una continuidad de la tendencia en crecimiento de los envíos marítimos que sobrepasan a los envíos aéreos.  Esta situación muestra que la ventana comercial de Argentina continúa ampliándose, con variedades más tempranas y más meses de oferta.

Asimismo, la consolidación del congelado confirma la tendencia de abastecimiento durante todo el año, una tendencia –el consumo de congelado- que llegó para quedarse y que se fortaleció con la pandemia.

Otro dato insoslayable que caracteriza a la producción argentina es que la fruta fresca de exportación está alcanzando niveles inéditos de calidad, con mayor calibre y bloom.

Fuente: ARG BlueBerry

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.