Un tercio de la superficie de trigo tiene estrés hídrico

El 30% del total del trigo sembrado se encuentra en condiciones de estrés hídrico, 1% más con respecto a la semana pasada. Así lo indica el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La superficie afectada es de 1,60 millón de hectáreas que corresponden en su mayor parte a Córdoba, centro-sur de La Pampa, centro-norte de Santa Fe, sudoeste de Buenos Aires y las provincias norteñas del país.

La situación se agudiza porque los cultivos ya atraviesan etapas en que se definirá la mayor parte de sus rendimientos. El total sembrado del país es de 5,38 millones de hectáreas, una cobertura 3,3% superior a la campaña 2005/2006, pero 8,8% inferior a la intención inicial de siembra.
A raíz de esta intensa sequía, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) estimó la semana pasada una merma de 250.000 toneladas en la cosecha 2006/2007 de trigo argentina, de 13,50 millones a 13,25 millones de toneladas.
El 15% del total del cultivo se encuentra en una situación intermedia y requiere de lluvias en el corto plazo para mejorar las diferentes etapas evolutivas y evitar el deterioro productivo. Esta superficie son 800.000 hectáreas del sudeste de Córdoba, noroeste-oeste y algunas áreas puntuales del sudoeste y sur de Buenos Aires, centro-norte de Santa Fe, norte de La Pampa y Tucumán.
Con mejores perspectivas se encuentra la mayor parte del área sembrada, 55% (0,8% menos que la semana pasada) unos 3,3 millones de hectáreas ubicadas en el centro-sur de Santa Fe, este de Córdoba, Entre Ríos, centro-norte, sudeste y extremo sur de Buenos Aires. "La condición de estos plantíos es buena y en algunos casos muy buena, si bien algunos de ellos (especialmente en el centro-sur de Santa Fe) van a necesitar lluvias antes de finalizar el mes para no perder esta condición", señala Panorama Agrícola, de la entidad bursátil.

Córdoba: Por la sequía, el trigo pierde 30 millones de dólares
El recorte de casi el 20 por ciento que tuvo la superficie triguera en la provincia fue la primera señal de que la campaña 2006/07 vendría complicada por el lado del clima.
Al comienzo de la siembra, allá por el mes de mayo, la falta de agua fue la principal responsable de que los productores destinaran 143.700 hectáreas menos que en el ciclo pasado al cultivo de verano.
Según los datos aportados por la Secretaría de Agricultura de la Provincia, el área sembrada con trigo en la presente campaña llegó a 593 mil hectáreas, 19,5 por ciento menos que en la cosecha pasada, cuando se implantaron 736.900 hectáreas.
Hoy, cuando los trigos más adelantados ingresan en la etapa de formación de granos (comienzan a definir su rendimiento), la ausencia de lluvias ha ubicado a una parte de los lotes en estado irreversible.
De acuerdo con las evaluaciones que realizan productores y técnicos, el 30 por ciento del trigo implantado (177 mil hectáreas) está perdido debido al déficit hídrico que soportaron.
Desde la Secretaría de Agricultura de la Provincia se traza un diagnóstico algo más optimista, con una pérdida que llegaría al 20 por ciento.
Un informe de La Voz del Interior señala que el perjuicio rondaría los treinta millones de dólares.
Si tenemos en cuenta que en la cosecha pasada el trigo aportó en la provincia un rinde promedio de 15,46 quintales por hectárea y que el valor de la tonelada de trigo a diciembre próximo (época de cosecha) es de 116 dólares la tonelada, la pérdida económica rondaría los 30 millones de dólares. “Para alcanzar un buen llenado de grano, el trigo necesita temperaturas moderadas y humedad adecuada, dos condiciones que hoy no está teniendo en el norte de la provincia”, explicó Fernando Gazzoni, asesor técnico y productor en la zona de Monte Cristo.

Girasol
La siembra progresó escasamente a causa del clima seco que se impone en las provincias norteñas y el norte de Santa Fe. Al 15 de septiembre se implantó 15,9% del total previsto en 2,46 millones de hectáreas, un avance de 6% respecto de la semana anterior y con una demora de 4,5% con relación a igual fecha del año anterior.
Una de las provincias más afectadas es Chaco, donde los plantíos están desarrollando poca altura y si la seca continúa se comprometerá la fase reproductiva. Se espera que el mejor clima de La Pampa, Entre Ríos, oeste y sudoeste de Buenos Aires compense la posible merma en norte del país. Estas zonas se encuentran actualmente con carencias de humedad edáfica, de modo que los aumentos esperados dependerán de un período favorable de precipitaciones frecuentes e intensas.

Maíz
La siembra de la nueva campaña de maíz se ha demorado 1% respecto de igual fecha del año pasado y se adelantó 2% con respecto a la semana pasada. Al 15 de septiembre se encuentra implantado 5,2% de la superficie con destino a grano comercial, estimada en 2,47 M/ha.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights