Trigo: se proyecta una muy buena campaña

El optimismo se reavivó en A Todo Trigo, gracias a que los márgenes de la próxima campaña mejoraron de la mano de los aumentos internacionales del cereal, junto a la reducción en los costos de producción derivada de una promesa de baja de aranceles.

Todo en un contexto donde las condiciones agronómicas se presentan como las mejores de los últimos años. De cara a la siembra, la elección de la variedad correcta, con un excelente perfil sanitario, es sin duda la mejor estrategia.

Elegir la mejor variedad
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires difundió recientemente un informe asegurando que el trigo tiene condiciones para incrementar fuertemente sus exportaciones para la campaña 2024/2025, que será la primera luego de las consecuencias de la sequía del año pasado. De acuerdo con esas estimaciones, se sumarían hasta 680 millones de dólares en exportaciones por el mejor rendimiento de la cosecha.

Según el estudio, una mejora en la rentabilidad del sector -derivada de la eliminación de derechos de exportación, el impuesto PAIS y una eventual unificación cambiaria- podría generar un aumento de más de 770 mil hectáreas en el área sembrada con trigo.

Este incremento en la superficie cultivada impactaría en los niveles de producción. Las estimaciones arrojan que la cosecha triguera podría crecer hasta 2,8 millones de toneladas adicionales en el mejor de los escenarios analizados.

Sin embargo, el marco económico establece algunos obstáculos a la hora de definir el planteo productivo del cereal. Por lo tanto, será clave tomar determinadas decisiones que permitan lograr los resultados esperados. Factores como genética, fecha y densidad de siembra, son fundamentales en un escenario de márgenes ajustados como los actuales.

Por otro lado, los beneficios agronómicos de incluir gramíneas de invierno en las rotaciones son bien conocidos: aumenta la generación de biomasa y materia orgánica, mejora las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo, favorece la infiltración y retención de agua, reduce la evaporación e interrumpe el ciclo de insectos, malezas y enfermedades, de manera fundamental.

Esto indica que se está ante un sistema de producción altamente dependiente del uso de fungicidas, con mayores costos de producción. Por lo tanto, es recomendable realizar la elección del cultivar conociendo su perfil sanitario, priorizando aquellos de comportamiento de tipo resistente a moderadamente resistente, a fin de minimizar el uso de fungicidas, el quiebre de resistencia y/o la aparición de nuevas razas del patógeno.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights