Trigo récord 2021/22: ¿por qué la Argentina puede reforzar el rol de oferente de peso?

“Con acompañamiento climático, el país dispondrá de un potencial exportador de —al menos— 13,5 millones de toneladas. Además, ingresa al mercado en contraestación”, dijo el economista Iván Ullmann.

De acuerdo con los cálculos de los referentes del sector, la campaña del trigo argentino 2021/22 va camino a cubrir la mayor superficie de los últimos 20 años, cuando ya se sembró más del 95 % de la superficie prevista.

   La Bolsa de Comercio de Rosario, por ejemplo, entiende que será una superficie de 6,8 millones de hectáreas y un potencial productivo de 20,5 millones de toneladas (Vs. 6,5 M/H y 17 M/T de 2020/21).

   “Una adecuada humedad en el perfil al momento de la siembra y un mercado global firme, que se traduce en precios a cosecha en la plaza local en el orden de los 200 dólares por tonelada, motivaron la decisión de productor de apostar nuevamente por la siembra de trigo”, aseguró el Lic. Iván Ullmann, consultor privado de mercados granarios.

   También dijo que los futuros diciembre 2021 y enero 2022, negociados en el mercado MATba-ROFEX, encontraron sus mayores valores en momentos de decisión de siembra, lo que impactó de manera positiva sobre las decisiones.

“Un dato a resaltar es el cierre de negocios que pone de manifiesto cómo el productor viene convalidando los precios ofertados por la nueva cosecha en su estrategia comercial, con el objetivo de capturar valores atractivos y cubrirse de eventos de mercado que impacten en precios”, añadió Ullmann, en diálogo con La Nueva.

   “A este 21 de julio, el sector productivo vendió trigo 21/22 por 4,13 millones de toneladas; esto es, un 25 % más que el volumen comercializado a igual fecha del ciclo precedente. Claramente, la zona de precios de 200 U$S/T actuó como disparador de ventas”, comentó.

   “En la estrategia comercial aparece como un nivel de precios interesante para comenzar a formar promedios. Claro está que, en materia de ventas a futuro, hay un límite, ya que no hay que perder de vista que se trata de una producción a cielo abierto y el factor clima siempre está presente. En otras palabras: comprometer mercadería que recientemente se ha sembrado puede hacerse en bajos porcentajes”, indicó.

El Lic. Ullmann manifestó que, con acompañamiento climático, la Argentina dispondrá de un potencial exportador de —al menos— 13,5 millones de toneladas.

   “Una vez más, el país se enfrenta a la oportunidad de reafirmar su rol como un importante oferente del cereal en un contexto que promete una demanda sostenida”, argumentó.

   “Además, tiene la ventaja de ingresar al mercado en contraestación dado que, al momento del arribo del trigo argentino, la oferta del hemisferio norte comienza a atenuar su presencia”, dijo.

Respecto del trigo en la región cercana a Bahía Blanca, señaló que para la zona del este de La Pampa; sudoeste de Buenos Aires y una porción del sudeste de Buenos Aires, la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca estima un área sembrada con trigo de 1,64 millones de hectáreas.

   “Clima normal mediante, el potencial productivo regional debería acusar una base de 5 millones de toneladas, volumen que, en su mayor parte, tendrá como destino la exportación a través del puerto de Bahía Blanca”, comentó.

   “Claro está que parte de la producción también se destinará a atender demanda molinera”, aclaró.

Por: Guillermo D. Rueda – La Nueva

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.