Soportes para el caballo de trabajo y el deportivo

El caballo de trabajo y el deportivo están apoyados en una serie de pilares que los ayudan a cumplir con una exigente actividad y constituyen su primordial cimiento. Alimentación, entrenamiento, cuidados generales, patas, descanso, enfermedades en foco.

Estas fuertes  columnas sobre las cuales debe estar  suspendido  (algunas innatas y otras que le aportan  los cuidados que le brindan día a día) le proporcionan  esa esencial base de sustentación para desarrollar su tarea, además de la correspondiente  aptitud para cumplir con su función.

Todos los aparatos y sistemas (digestivo, óseo, muscular, etc.) que forman parte del cuerpo del animal, deben gozar de  una excelente salud física,  sin lesiones, estar en óptimas condiciones y con un correcto funcionamiento. La conformación, estructura física y su  salud, deben  ser ideales para cumplir con su labor.

La alimentación, equilibrada en cantidad y cantidad, es una condición precisa para un caballo competitivo, es el lubricante que le permite  satisfacer las  variadas necesidades  que el deporte y el trabajo ocasionan. La infaltable hidratación debe preverse de antemano, porque el ejercicio físico  produce pérdida de líquido y   un lógico aumento  en la   demanda de agua, ésta debe ser fresca, limpia  y estar siempre disponible.

El  entrenamiento  físico debe ser el  planeado y ajustado específicamente con anterioridad  para ese animal, es crucial  evitar  excesos  y consecuencias perjudiciales  para su organismo,    músculos, articulaciones, huesos, tendones, ligamentos, etc. La ejercitación armónica  y precisa,  lo preparará  para adquirir agilidad, movimiento, celeridad, rendimiento y todo el dinamismo que cualquier faena requiera.

Los cuidados generales que hay que brindarle, deben  complementarse  con  una correcta  vigilancia y atención periódica de los animales, porque aportan  las circunstancias  ideales  que necesitan  esos   equinos reconocidos por sus altas demandas.

Para realizar cualquier trabajo  con el caballo, es fundamental la atención de   sus pies, deben realizarse todos los cuidados necesarios en sus cascos para posibilitarle  una buena salud,  integridad  y armonía de sus partes.

Su lugar de descanso y hábitat debe  poseer   condiciones óptimas, como: comodidad, amplitud, higiene, bien orientado, ventilado y  estar  dotado de   todos aquellos  requisitos que contribuyan  a su descanso diario y  bienestar general.

Las enfermedades infecciosas y parasitarias, son comunes en animalesde altas exigencias sometidos a estrés y viviendo  en lugares con una   concentración de   animales. Deben estar  protegidos por  un plan sanitario que prevea la aplicación sistemática de  vacunas, realización  de análisis y  tratamientos antiparasitarios.

Por el Dr. Jorge M. Genoud – Asesor Veterinario Sociedad Rural Argentina

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.