Soja, ¿cambió la tendencia?

Las siembras en Sudamérica, el stock final ajustado de Estados Unidos y la desaparición temporaria de China son factores que se encuentran afectando al mercado.

Por Catalina Ferrari, analista de mercados de AZ Group

El último mes, los movimientos de precios en los granos se debieron, en parte, al retraso en la siembra de Brasil y a lluvias por debajo de lo normal en Sudamérica. Por otro lado, la caída en la relación stock/consumo en Estados Unidos y el buen ritmo de exportaciones de este país generaron un sostén en los precios. Además, los fondos especulativos incrementaron fuertemente su posición neta comprada en los tres principales cultivos (trigo, maíz y soja).

En el mercado de soja impactó el retraso de la siembra de Brasil y las lluvias irregulares que se dieron en gran parte del territorio brasilero, aunque hacia finales del mes de noviembre ya se encontraba prácticamente implantada la oleaginosa, y con un ritmo semejante al promedio de los últimos años. Por otro lado, Estados Unidos lleva vendido el 87% de su proyección de exportaciones -gran parte con destino a China- superando ampliamente el porcentaje de los últimos 5 años y restando todavía casi 9 meses de ciclo comercial. A esto se le suma el ajustado stock final que alcanzaría al cierre del ciclo 2020/21, según datos publicados por el USDA, de 5,2 mill. de t.

Todos estos factores llevaron a que la soja superara en Chicago los 430 usd/t. En Argentina, el precio de la oleaginosa acompañó la suba del mercado internacional. La falta de precipitaciones y la incertidumbre sobre lo que sucederá con el desarrollo de la cosecha de soja provocaron que el precio cosecha -mayo21- cotice por encima de 300 usd/t.

En la última semana se dio una baja en el mercado debido principalmente a las lluvias acontecidas en gran parte del territorio argentino y brasilero, y a la falta de noticias de compra de soja por parte de China a Estados Unidos.

Sin embargo, hay fundamentos que podrían sostener el precio de la soja en torno a 405 usd/t en Chicago y 280-290 usd/t, en Argentina. Principalmente por el ajustado margen de Estados Unidos y posible caída de producción de Sudamérica. Pero todavía queda mucho por delante, por lo que aquellas empresas que no hayan realizado ventas, aprovechar los valores que hoy brinda el mercado con compra de opciones que acompañen una posible suba en el mercado.

En cuanto al maíz, a nivel internacional el buen ritmo de las exportaciones de Estados Unidos, la aparición de China como importador del cereal y la menor participación de Ucrania en el comercio mundial (por caída de producción) son noticias que arrojaron subas, sumado a la incertidumbre productiva en Sudamérica. El precio de la posición cercana -diciembre20-, en Chicago, superó los máximos de los últimos años alcanzando 168 usd/t.

En la última semana se dio una baja en el precio internacional debido principalmente a una toma de ganancia por parte de los fondos especulativos. Al igual de lo que sucede con soja, los fundamentos hacen pensar que el precio podría sostenerse en estos valores debido al buen ritmo de exportaciones de Estados Unidos y a la presión de la demanda interna con destino a etanol en este país. Además de las complicaciones climáticas que se encuentran afectando el normal desarrollo del maíz temprano en Brasil y a la incertidumbre por lo que sucederá en Argentina con el cereal. La siembra a nivel local asciende a 35% del área proyectada en 6,3 mill. de ha con destino comercial, con un retraso frente a la campaña anterior de 13,7 p.p.

En cuanto a los precios, en Argentina el maíz posición temprana – abril21- se encuentra cotizando en torno a 185 usd/t y, la posición cosecha del maíz tardío -julio21- a 165 usd/t. En ambos casos muy por encima de los valores presupuestados a principios de campaña. Según datos publicados por el MAGyP, el compromiso de entrega del productor argentino del ciclo 2020/21 asciende a 10,3 mill. de vs 15,3 mill. de t de igual fecha del año anterior. La incertidumbre climática frenó el ritmo de ventas a pesar de los buenos valores a cosecha.

En las próximas semanas los factores a seguir en el mercado y que arrojarán volatilidad son el desarrollo de la campaña gruesa en Sudamérica, el ritmo de la demanda -principalmente en Estados Unidos – y cómo actuarán los fondos especulativos. Si estos últimos desarman posiciones podremos ver algún ajuste en los valores actuales. Y, a nivel local, el ritmo de ventas del productor argentino también tendrá impacto en el mercado.

Fuente: Fundación Libertad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.