Señales bajistas para precios de soja y maíz en los mercados mundiales

Inicia la época de cosecha en Estados Unidos, en un contexto de una menor producción estimada para este país y algunas alarmas puestas en Sudamérica por un comienzo de la campaña marcado por escasez de agua, aunque se estima una producción récord de soja y la segunda mayor producción de maíz a nivel mundial. El aumento de la tasa de interés de Estados Unidos y la fortaleza del dólar dan señales bajistas a los precios.

La soja inicia la época de cosecha en Estados Unidos, donde el 55% del cultivo se encuentra en estado bueno/excelente, cinco puntos porcentuales menos que el promedio de los últimos diez años (60%). En cuanto al estado fenológico, el 60% se encuentra desprendiendo sus hojas, mientras que en el 2021 ya superaba el 70% para estas épocas. La cosecha aún no llega al 10%, y ya comienza con un atraso ya que, según años anteriores, debería estar acercándose al 20%, según destacan desde la Bolsa de Cereales de Córdoba al analizar el último reporte del organismo norteamericano.

En este contexto, desde el USDA se señala que el rendimiento de la soja fue estimado en 34 quintales por hectárea, mientras que el área cosechada sería de 35 millones de hectáreas. Con estos valores, la producción norteamericana sería de 119,16 millones de toneladas, cifra que es 3,2 millones por debajo de lo esperado por el mercado. En relación con el ciclo anterior, implica una disminución de 1,6 millones de toneladas.

Esta estimación indica que la producción se establecería como la cuarta mayor para Estados Unidos, y los stocks finales se encontrarían en valores ajustados, de 5,4 millones de toneladas, 1,3 millones menos que la estimación previa y el valor más bajo desde la campaña 2015/16. Esto sería en parte a un consumo récord de 63,9 millones de toneladas, donde la molienda también se estima récord de 60,6 millones de toneladas.

Por su parte, las estimaciones de producción de la oleaginosa para Brasil y Argentina se mantuvieron invariantes respecto a la del mes de agosto, donde en Argentina sería de 51 millones de toneladas (5% por encima del promedio de 5 campañas), y en Brasil sería récord de 149 millones de toneladas.

A nivel global, la producción se estima en 389,8 millones de toneladas, y se posiciona en el mayor. La relación stocks/consumo se posicionaría en 26,2%, 2,2 puntos porcentuales por encima del promedio histórico.

En Chicago, la posición comprada de los fondos especulativos viene en caída desde finales de febrero. Esto va en línea con las expectativas de una campaña con producción récord y una relación stock consumo por encima del promedio. A esto se le suma el aumento de la tasa de interés en Estados Unidos y Europa, que quitan presión a los precios. La tasa de interés referencia de la Reserva Federal de Estados Unidos es un indicador importante en el mercado de los commodities, ya que cuando se encuentra en valores elevados o presenta un incremento, fondos invertidos en distintos mercados se desvían hacia opciones más seguras, que pasan a tener mayor rentabilidad y menor riesgo.

Desde comienzos de año, la tasa de interés pasó del 0,25% al 2,25%, con el objetivo de disminuir la tasa de inflación en el país norteamericano, que alcanzó el mayor valor en más de 40 años. El 21 de septiembre, la FED volvió a subir la tasa al 3%, lo que confirma los anuncios de seguir incrementando la tasa, en este caso a un ritmo acelerado, quitando presión a los precios de los commodities agrícolas. La historia muestra una relación inversa entre el precio de los granos y la tasa de interés.

En los próximos meses, algunos factores pueden impactar en el precio de la oleaginosa. La siembra en Sudamérica está en la mira, donde en Argentina puede incrementarse el área sembrada con soja, debido a los escasos incentivos a plantar maíz por la sequía, y el encarecimiento y faltante de insumos. Por otro lado, en China, la crisis pone en alerta la cantidad de granos que demandarán, y además están buscando reducir la cantidad de soja utilizada en la producción de alimentos balanceados, debido al aumento del precio del commodity. Si se concreta, se reflejará en la sustitución de la oleaginosa, que, si se da en gran medida, podrá reducir su necesidad de importaciones.

Maíz
Las condiciones del cultivo en Estados Unidos son preocupantes, solo el 52% se encuentra entre bueno y excelente, mientras que el promedio de 10 años es del 60%. Casi el 60% del grano se encuentra maduro, apenas por debajo del promedio, y la cosecha inicia también por debajo del promedio, superando el 10%. Con un rendimiento estimado en 116 quintales por hectárea, la producción sería de 364,73 millones de toneladas, 10,5 millones de toneladas.

A pesar de que las exportaciones y el consumo fueron recortados no alcanzaron a compensar la menor cosecha estimada, resultando en una caída en las existencias finales de 4,3 millones de toneladas respecto al cálculo de agosto. La relación stocks/consumo se ubica en 8,5%, el segundo menor valor en diez campañas y casi 3 puntos porcentuales por debajo del promedio.

A nivel mundial, la estimación de producción fue disminuida en 7 millones de toneladas, pero se mantiene en el segundo mayor valor de la historia. El consumo y las exportaciones sufrieron recortes, pero en una menor cuantía por lo que las existencias finales cayeron respecto al informe previo en 2,2 millones de toneladas. Con estos guarismos, la relación stock/consumo se posiciona en 25,8%, casi dos puntos porcentuales por debajo del promedio.

La cosecha de maíz en Brasil de la campaña 2021/22 llega a su final. Se espera que la producción de maíz safrinha alcance un volumen de 86,1 millones de toneladas, siendo el mayor valor en la historia. En total, la producción del cereal brasilero se ubica en un valor récord de 113,3 millones de toneladas. La producción en Argentina en la campaña 2021/22 se estimó en 59 millones de toneladas, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Con este nivel de oferta, las exportaciones serían de 39 millones de toneladas, 6,4 millones por encima del promedio de cinco campañas. Respecto a la campaña 2022/23, el USDA estima una producción récord de 55 millones de toneladas. La relación stocks/consumo se mantendría en valores ajustados de 2,7%, debido a un consumo de 14 millones de toneladas y exportaciones por 41 millones de toneladas, ambos valores máximos en la historia.

En este contexto, se han comercializado 41 millones de toneladas de la campaña 2021/22, medio millón de toneladas por encima del año previo y el mayor nivel de la historia. El sector exportador lleva compradas 36 millones de toneladas de maíz, un 92% de las exportaciones proyectadas para la campaña 2021/22, restándole por comprar 3 millones de toneladas cuando aún restan 5 meses para la finalización del ciclo comercial.

El precio disponible del maíz se encuentra en USD 233/Tn, por debajo del máximo de USD 300/Tn de inicios de marzo, pero un 30% más alto que los precios observados entre mediados y fines de 2021. Respecto al precio en Chicago, se encuentra en USD 279/Tn, un 40% más alto que el mínimo valor de fines de 2021. Esto muestra un deterioro de la relación de precios Rosario/Chicago, donde el precio local incrementó en una menor cuantía que el externo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.