Rindes y márgenes económicos esperables para soja

Respecto al promedio de los últimos 5 años, la siembra de soja está atrasada 42%. La falta de agua en los perfiles y los efectos de La Niña hacen proyectar un escenario de 35 qq/ha siendo optimista.

Las lluvias del fin de semana reactivaron las labores de siembra, logrando implantar un 47% de la soja de primera, lo que representa 1,9 M ha de las 4,1 M ha del total que se esperan implantar en la región núcleo. Sin embargo, el avance de siembra sigue siendo bajo. Respecto al promedio de los últimos 5 años está atrasado en 42 puntos porcentuales.

Los asesores que reportan a la Bolsa de Comercio de Rosario señalan que en el noreste de Buenos Aires solo se cubrió el 20% de la superficie intencionada y en Baradero estiman que el agua disponible alcanzará para sembrar el 30% de la superficie. El sur santafesino sembró el 30% de la oleaginosa y estiman un progreso considerable esta semana.

Por otra parte, indican que la zona más adelantada es el sudeste cordobés, con un 80% implantado. Allí, estiman completar lo que resta para el final de la semana. El centro sur santafesino llegó al 55% de la siembra. En Carlos Pellegrini señalan que se van a sembrar todos los cuadros de soja de primera previstos antes que la humead desaparezca. En el noroeste bonaerense se plantó el 40%.

¿Cómo pueden ser los rindes teniendo en cuenta el factor fecha de siembra y agua?
“En un buen año, este atraso en la fecha de siembra significaría entre un 10 a un 15% de caída respecto a los rindes potenciales. Hay estudios que sugieren que la caída en rinde puede llegar hasta los 30 kg/ha/día sembrando después del 15/11. Pero como estamos un año restrictivo, esta demora podría ser una ventaja y asegurar pisos de rindes. Pero necesitamos una mejora en las reservas de agua y no la tenemos”, explica un ingeniero que es especialista y ha hecho ensayos en la zona de Pergamino.

Entonces, ¿cuánto agua hace falta para recuperar el potencial de la soja de la región?
La pregunta del potencial actual de la soja está ligada a saber cuál es el déficit en el perfil de los suelos. En el primer metro del suelo y siguiendo la necesidad de una pradera permanente, tendrían que llover entre 120 y 180 mm en los próximos 15 días para recuperar condiciones óptimas. Pero hay otra limitante: la falta de agua en profundidad, o sea después del primer metro del perfil del suelo y cómo han bajado las napas, quedando fuera de la capacidad efectiva que tienen las raíces. Cuánta agua hace falta para resolver esto es mucho más complejo de responder.

Esta pregunta se volvió muy importante porque desde hace dos años atrás hay una faltante que se viene arrastrando por las dos “Niñas” que hubo con anterioridad. Por eso, volúmenes de lluvias modestos y heterogéneos cómo el que dejó la última tormenta no son significativos para cambiar las condiciones de sequía de este ciclo 2022/23.

¿Cuál es la situación de la soja de primera hoy?
Desde la BCR señalan que, normalmente, el horizonte productivo que se traza el productor de zona núcleo para soja de 1ra suele estar entre los 40 a 50 qq/ha. Pero ante la falta de agua en los perfiles y la tercera “Niña”, ya se proyectan 35 qq/ha y “siendo optimistas”, dicen los ingenieros del área. Esto ya plantea una pérdida de 150 u$s/ha en campo alquilado. Un ingeniero lo explica diciendo que “para que la soja de primera pueda rendir 35 qq/ha deberían llover todas las semanas 25mm hasta R5 (llenado de granos). Lamentablemente, esto significa que hay un escenario generalizado de quebranto en la región aún cuando la soja está siendo sembrada.

La soja siquiera está la mitad del área sembrada y ya plantea pérdidas económicas por la limitante climática al potencial del cultivo. Ante la incertidumbre, aparece la pregunta de si los precios de mercado podrían amortiguar las potenciales caídas. Sin embargo, la posición de la oleaginosa a cosecha (según la última actualización al 16 de noviembre) si bien muestra un repunte en su cotización local, está lejos de los precios registrados a cosecha durante la 2021/22.

Al día de hoy, para que los números cierren en soja de primera son necesarios en campo propio al menos 18 qq/ha. Pero la situación se torna crítica bajo la condición de campo alquilado donde el rinde necesario para comenzar a ganar trepa por encima de los 40 qq/ha.

Es importante recordar que el 70% de la producción en la región se hace en arrendamiento y que los costos de los alquileres subieron 2 qq/ha (de soja) este año.  Por lo que si consideramos tres potenciales escenarios de rindes logrables para la campaña 22/23: 45 qq/ha, 35 qq/ha y 25 qq/ha, solo en el primer caso los productores ganarían tanto en campo propio como en alquilado. Pero con una cosecha de 35 a 25 qq/ha las perdidas en campo alquilado oscilarían entre los 150 u$s/ha a 450 u$s/ha, respectivamente.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.