Resultados agronómicos de variedades de trigo comparadas en la UNC

Fueron 7 las variedades de trigo comercial comparadas en un ensayo realizado en el Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNC). Los resultados…

Por Ricardo Héctor Maich / UNC

Año tras año se convalida de manera significativa que, cuando de cultivar trigo se trata, la práctica de manejo que “pica” en punta es la elección de la fecha de siembra. La ventana de siembra en el área de influencia del Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNC) va desde principio a fines de mayo.

Salvo una contingencia climática favorable (precipitaciones por encima de la media histórica en junio), con el atraso de la fecha de siembra, a una deficiente implantación del cultivo, hay que sumarle una merma significativa en el rendimiento en grano.

En esta oportunidad se presentan los resultados agronómicos correspondientes a la campaña agrícola 2021-2022. Se cultivaron siete cultivares comerciales de trigo: ACA 906, Baguette 620, Baguette 801, Klein Liebre, MS 415, MS 119 y SY 120. Si bien los cultivares ACA 906 y Baguette 801 fueron retirados de la RET trigo, se los continúa evaluando por su destacado rendimiento en grano a lo largo de distintas campañas agrícolas y por representar materiales de ciclos biológicos contrastantes.

El material se sembró en dos fechas de siembra, 06/05/21 (primera fecha de siembra) y 28/05/21 (segunda fecha de siembra). Cada unidad experimental estuvo constituida por tres surcos de 5 m de longitud, distanciados por 0.20 m. Se sembraron 200 semillas viables m-2.

Se recurrió a un diseño en parcelas divididas, correspondiéndole a la fecha de siembra la parcela principal y a los distintos cultivares comerciales la sub parcelas. El esquema de aleatorización al que se recurrió fue uno en bloques completamente aleatorizados con tres repeticiones.

A los fines estrictamente divulgativos se partió con 236 mm (primera fecha de siembra) y 208 mm (segunda fecha de siembra) de agua útil almacenada en el suelo hasta los dos metros de profundidad. Las precipitaciones totales durante el ciclo de cultivo para la primera fecha de siembra fueron de 57.5 mm y de 144.5 mm para la segunda fecha de siembra (el 57 % aconteció un mes después que floreciesen los materiales de ciclo más largo).

A partir de la cosecha del surco central de cada unidad experimental se midieron o estimaron las siguientes variables: rendimiento en grano y biomasa aérea (kg ha-1) (humedad de cosecha), índice de cosecha (%), peso de mil granos (g) y número de éstos por metro cuadrado. La información fue sujeta al correspondiente análisis estadístico haciendo uso del software Infostat.

En la tabla 1 se presentan las fechas de espigazon según fecha de siembra para los siete cultivares comerciales evaluados. El cultivar ACA 906 resultó ser el material de ciclo más corto, por su parte, el cultivar MS 119 el de ciclo más largo.

Tabla 1. Fechas de espigazon de siete cultivares de trigo sembrados en dos fechas de siembra en el Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNC).

Salvo para el índice de cosecha y el peso de mil granos, en que se observaron diferencias significativas entre medias tanto para la fuente de variación “cultivar” (Tabla 2) como “fecha de siembra” (Tabla 3), para las restantes tres variables (rendimiento en grano y biomasa, y número de granos m-2) diferencias significativas entre medias se constataron solo a nivel de fechas de siembra (Tabla 3).

Focalizando nuestra atención en la tabla 3, y salvo para el índice de cosecha donde el valor medio correspondiente a la segunda fecha de siembra resultó significativamente mayor al de la primera fecha de siembra, las restantes variables sufrieron mermas significativas al posponer la fecha de siembra. En términos porcentuales el rendimiento en grano cayó en un 20.5 % y el número de destinos (granos) por unidad de superficie (m2) en un 14.2 %.

El panorama para la siembra de trigo en el 2022 es sombrío. Estamos en abril del 2022 y la humedad del suelo hasta los 120 cm de profundidad alcanza el 61 % de la capacidad de campo (121 mm), no llegando al 50 % en los primeros 20 cm. Lo más importante es que el cultivo se implante bien, para lo cual deberíamos contar con una precipitación de al menos 20 mm previo a la siembra.

La implantación del cultivo no debería dilatarse más allá de mediados de mayo y la sembradora debería regularse para una densidad de siembra de 150 semillas viables por metro cuadrado. Finalmente, y en cuanto a la elección del cultivar, habría que optar por un cultivar de ciclo intermedio tirando a corto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.