Repensar estrategias para mejorar suelos anegables y salinos

Una de las premisas en la recuperación y el manejo de los ambientes salinos está en mantener el suelo cubierto la mayor parte del tiempo posible. Ésta fue una de las recomendaciones de los profesionales que abordaron la temática en el oeste medanoso de la localidad de América, en Buenos Aires.

Recientemente se realizó la reunión del Nodo Aapresid Oeste Medanoso en América. La temática fue el manejo y recuperación de bajos salinos en la zona, una de las principales líneas de investigación de la Chacra América.

Una de las especialistas que abordó este problema en los suelos fue la Dra. Romina Fernandez, quien subrayó que “una de las premisas en la recuperación y el manejo de los ambientes salinos está en mantener el suelo cubierto la mayor parte del tiempo posible, ya que de esta forma se desarrollan las raíces de los cultivos, aliadas importantísimas para generar porosidad dentro del perfil, generando una mejor estructura y con esto lograr una mejor infiltración del agua”

Del evento participaron socios de las Regionales de La Pampa, Pehuajó, Trenque Lauquen y América, junto a miembros de la Chacra. Además de Fernández, participaron también en disertaciones el Dr. Cristian Álvarez junto al Gerente Técnico de Desarrollo de la Chacra, Ing. Agr, Julian Isasti.

Fernández destacó también que “ por otra parte, la cobertura en superficie evita la evaporación directa y el ascenso de sales, disminuye la temperatura del suelo y compite de mejor con las malezas. A todos estos beneficios, se suma el hecho de que la biomasa aérea y radicular es clave en la fijación de carbono y el aumento de la materia orgánica, aunque este efecto no es apto para los ansiosos, ya que es muy gradual y de largo plazo”

Los sistemas bajo rotaciones intensas son los que logran recuperar la calidad de estos suelos, en contrapunto con esquemas más complicados, con menos rotación y tiempos de ocupación de lotes.

Según Fernández, la cobertura puede generarse a partir de cultivos de servicios (CS), la mayoría anuales, o mediante la implantación de pasturas longevas, teniendo en cuenta que estas últimas son las que generan mayores cambios en menor tiempo. Otra cuestión importante es trabajar con especies adaptadas a suelos salinos, como agropiro o melilotus.

En cuanto a CS, destacó que la vicia permite mejorar la estructura de suelo y con ella la infiltración, lograr un descenso de la napa y competir con malezas. Pero además, aporta N a través de  fijación biológica, siendo un muy buen antecesor para maíz, gramínea que puede ingresar en la rotación en aquellos lotes recuperados.

Manejo de suelos salinos: saber medir agua disponible, otra clave
Un punto importante que destaca Fernandez es que, si bien en estos ambientes puede haber agua en el perfil, esta no necesariamente se encuentra disponible para los cultivos, ya que la misma es fuertemente retenida por los coloides y estructuras del suelo. Para no fallar es clave tener en cuenta el concepto de intervalo hídrico óptimo, indicando cuánta agua está realmente disponible para las plantas. La compactación juega un rol importante en esta medición, ya que a mayores valores de compactación, menor disponibilidad hídrica.

El trabajo de la Chacra América
Muchas de estas estrategias están siendo estudiadas por la Chacra Aapresid América, y han logrado avanzar mucho en cuantificar los efectos de las rotaciones en la recuperación de bajos anegables y salinos.

Cabe señalar que la jornada incluyó una recorrida de esquemas de la zona junto a referentes técnicos. Se vieron bajos salinos que empezarían el proceso de recuperación, así como suelos que partieron de situaciones de degradación y presencia de sales en superficie que, luego de años de un adecuado manejo, se fueron transformando en suelos de mayor aptitud agrícola y que permiten un mejor aprovechamiento de la superficie.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.