Relevamiento de plagas en soja, con y sin tecnología Bt

La Red de manejo de plagas, REM de Aapresid compartió los resultados de su primer relevamiento nacional de insectos plaga en soja, adopción de la tecnología Bt y de estrategias de control químico en la campaña 19/20.

La Red de manejo de plagas de la Asociación Argentina de Productores en siembra Directa, REM de Aapresid, presentó los resultados de su primer relevamiento de insectos plaga en soja durante la campaña 19/20. El mismo incluyó la consulta a referentes de cada zona productiva sobre plagas detectadas, porcentaje de adopción de tecnologías Bt y necesidades de control químico con insecticida.

Principales plagas en soja
Los mapas muestran que los lepidópteros, las chinches, los trips y arañuelas fueron detectados en casi la totalidad de la superficie sembrada. Para el caso del picudo negro, se lo registró particularmente en la zona noroeste del país, donde se presenta como una de las plagas de mayor importancia provocando graves daños en brotes y vainas.

Mapas REM presencia de insectos plagas en soja campaña 2019/20

Uso de la tecnología Bt y de herramientas de control químico
El reporte relevó la superficie de soja sembrada con la tecnología Bt, que brinda un escudo genético contra plagas como “oruga medidora”, “falsa medidora”, “oruga de las leguminosas”, “oruga bolillera”, “barrenador del brote” entre otras defoliadoras y desgranadoras, facilitando el manejo y reduciendo la necesidad de aplicación de insecticidas.

Los resultados muestran que el 75% del área fue sembrada con soja sin tecnología Bt, destacándose Buenos Aires, La Pampa y San Luis con más del 90% de su superficie. Mientras que el 25% restante sí empleó esta tecnología, principalmente el norte argentino (Salta, Tucuman, Chaco y Santiago del Estero) que concentró más del 60% de adopción, lo que es de esperarse por la mayor presión de plagas que presenta esta región.

Dentro del área de soja que no contó con la protección aportada por el evento Bt, poco más del 76% requirió control químico, mientras que solo el 3,6% de la soja Bt tuvo que ser aplicada. En ambos casos, las provincias del noroeste fueron las que tuvieron los mayores porcentajes de aplicaciones. Esto pone en alerta la necesidad del seguimiento de esta tecnología principalmente en las zonas donde hay más presión de estas plagas.

¿Cómo cuidar la tecnología Bt?
Los especialistas de REM aconsejan que al utilizar estos materiales se sigan al pie de la letra las recomendaciones oficiales para disminuir el riesgo de resistencia de insectos a las proteínas Bt.

Por ejemplo, es muy importante la siembra de refugio, es decir una porción de la superficie sembrada, en la misma fecha, con una variedad no Bt de similar ciclo de madurez que la del cultivo Bt. Para el caso de la soja se recomienda reservar un 20% del total del lote y a no más de 1200 m de distancia.
Por último, al ser la soja una planta autógama, es común que el productor guarde parte de la cosecha como semilla. En estos casos se debe hacer especial hincapié en conservar la pureza y calidad de la cosecha.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.