Pulverización: Hay tecnología, falta capacitación

Mario Bogliani tiene ya 25 años dentro del INTA y el espíritu renovado por las fuertes inversiones que se están haciendo en el organismo estatal. Ingresó como becario, después fue técnico, jefe de área, director de Instituto y en la actualidad es el coordinador del área estratégica de agroindustria.

""Juanto al ingeniero Ramiro Cid, disertó en el auditorio de AgroActiva, respecto a los avances en la pulverización terrestre y sus ventajas.
Respecto a la características de los equipos que se están utilizando mayormente, Bogliani reafirmó que la tendencia es clara: “Se presenta una tendencia que apunta a las maquinas grandes y autopropulsadas, ya que las extensiones de sembrados de soja son mayores, por lo que se debe actuar más rápido sobre extensiones que antes eran impensadas. Además, el mercado tiene como principal cliente a los contratistas que necesitan movilizarse con las pulverizadoras para trabajar en distintos campos”.
Bogliani aportó un dato central para entender la tendencia: El 60 % de la pulverización está a cargo de los contratistas, que en su inmensa mayoría, por una cuestión de tiempos y escala, trabaja con equipos autopropulsados y cada vez más grandes. Si a eso se le suman grandes empresas agropecuarias que no contratan servicios, ese porcentaje sube a un 70% aproximadamente.
Al evaluar qué se está haciendo bien y qué se está haciendo mal en materia de pulverización, el experto dijo: “Estamos haciendo bien todo el recambio tecnológico y eso es muy bueno, sin embargo, cometemos serios errores en el acompañamiento de la tecnología con la capacitación del operario. Es decir, un operario maneja una máquina de 150 mil dólares y no sabe como es la aplicación, la influencia de las condiciones ambientales, los condicionamientos de la velocidad, la estabilidad del botalón, la seguridad del operador, y esas son las asignaturas pendientes”.
Respecto a la relación entre la oferta y demanda pulverizadoras en el negocio agrícola argentina, Bogliani apuntó que ha escuchado de boca de los propios fabricantes “que hay un proceso de amesetamiento y las ventas se han parado un poco”. Añadió que “además estamos en un proceso de renovación de equipos porque venimos con cierto atraso en ese sentido. Este dato es aportado por la gente que trabaja en la verificación de los equipos usados de pulverización. En este caso, vuelvo a insistir en la capacitación lo que le permitiría al operario conocer las posibilidades de su equipo y las necesarias modificaciones”.
Un avance muy importante en materia de precisión es la colocación de ordenadores y monitores en los pulverizadores, que ayudan a una aplicación más precisa. En esta dirección el técnico del INTA planteó nuevos desafíos: “El nuevo desafio es tener estaciones meteorológicas en la pulverizadoras, para que vayan interactuando con la computadora de la máquina, lo que permitiría modificar el tipo de aplicación, de acuerdo a las condiciones ambientales del momento. Este es uno de los desafíos de una de las empresas, pero se convertirá en un objetivo en general para el resto a los efectos de automatizar el proceso, para que a la vez al operador se le facilite la tarea”.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights