¿Puede el sistema silvopastoril incrementar la eficiencia reproductiva del ganado lechero?

Los sistemas silvopastoriles minimizan los efectos del estrés por calor en las vacas lecheras, proporcionando bienestar y, en consecuencia, mejorando la eficiencia reproductiva.

El confort térmico y el bienestar animal han sido factores importantes de creciente preocupación, ya que en determinadas regiones la temperatura es uno de los factores ambientales que interfieren significativamente en la productividad del ganado.

Los animales tienen su máxima capacidad de producción dentro de la zona de termoneutralidad, es decir, un rango de temperatura adecuado que permite el confort térmico. Este rango puede variar según la edad, la especie y la raza, la ingesta de alimentos, la composición de la dieta, el alojamiento y el sistema de aire acondicionado.

La preocupación por la productividad y producción del hato, hace que los investigadores y productores busquen alternativas que puedan incrementar la eficiencia del rebaño. La sombra natural puede ser una alternativa relevante para la mejora de los índices de producción de la ganadería lechera. Una forma de combatir las altas temperaturas es la integración de pastos con especies arbóreas en sistemas silvopastoriles.

El uso de estos sistemas tiene efectos beneficiosos como la incorporación de nutrientes y el aumento de la actividad microbiana del suelo. La presencia de árboles en los pastizales, además de reducir la incidencia de la radiación solar, reduce la temperatura del aire a través de la evapotranspiración. Esto ocurre a través de las hojas de los árboles, lo que permite una adecuada circulación de aire debajo del dosel. Así, cuando la sensación térmica al aire libre esté entre 36 y 40 ° C, bajo la sombra natural, se reducirá a 26 a 32 ° C (PIRES et al., 2005).

Un animal sometido a una situación estresante, como temperaturas fuera del término zona de neutralidad, conocido como estrés térmico, responde activando el eje hipotalámico-pituitario-adrenal. Esta activación genera una cascada de mensajes hormonales que culmina en un aumento de las contracciones plasmáticas de la hormona liberadora de corticotropina y, en consecuencia, de las catecolaminas y corticoesteroides, que están directamente relacionados con el estrés.

Por tanto, el aumento de la producción de cortisol modifica la síntesis o secreción de la hormona liberadora de gonadotropinas. Por lo tanto, hay una reducción en los niveles de hormonas estimulantes y luteinizantes del folículo y estradiol. En consecuencia, las vacas tienen una duración de celo reducida de 14 a 18 horas a 8 a 10 horas. La identificación del celo se ve afectada, lo que compromete el intervalo entre los nacimientos y la producción de leche.

La alta producción de cortisol también reduce el consumo de alimentos, lo que puede provocar un mayor balance energético negativo. Este hecho aumenta el uso de glucosa por parte de las células, reduciendo la tasa de escisión y el desarrollo de los embriones, ya que el ovocito, el embrión y el feto utilizan la glucosa como fuente de energía.

Asociado a estos eventos de estrés térmico, los ovocitos tienen menor capacidad de fertilización y el desarrollo embrionario es anormal y pueden ocurrir malformaciones. La placenta se ve afectada, lo que perjudica el desarrollo fetal, ya que el feto es sensible a la oscilación térmica. Tanto es así, que los terneros nacidos de vacas en estrés por calor durante el período seco tienen un peso menor al nacer. Por tanto, la temperatura ideal es importante para el correcto desarrollo del feto.

La reducción de glucosa también reduce la energía para mantener la producción de leche . Además, el estrés por calor preparto afecta la transcripción de genes en la glándula mamaria, provocando profundos impactos en la productividad de la vaca y también en la progenie.

Por lo tanto, la comodidad de las vacas durante el embarazo, especialmente en los últimos dos meses, maximiza las posibilidades de crecimiento y desarrollo normal de los sistemas mamario y placentario con funciones inmunes eficientes.

Las vacas lecheras Gir con acceso a sombra de eucalipto tuvieron un aumento del 22% en la producción de leche, 16% en el número de folículos y 75% más del total de ovocitos recuperados por aspiración folicular y una mayor producción de embriones en el período más caluroso del año (MARTINS et al., 2020).

En los machos, cuando la temperatura corporal aumenta, la temperatura interna también tiende a aumentar, haciendo que la calidad del semen disminuya.

Así, los sistemas silvopastoriles tienen un gran impacto en el rendimiento bovino , ya que combaten el estrés térmico proporcionando bienestar y asistiendo al rendimiento de los animales. El sombreado natural actúa como un bloque de la radiación solar, reduciendo la temperatura y aumentando la humedad del aire. Así, la implementación de sistemas integrados con uxilia mejora significativamente los índices productivos y reproductivos de las vacas lecheras.

Fuente: Milkpoit

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Noticias relacionadas

Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.