Primer caso de roya de la soja en Córdoba

Las condiciones ambientales y los casos detectados en departamentos limítrofes de Santa Fe habían puesto a la roya a un paso de los campos sojeros de la zona núcleo cordobesa.

El primer caso de la enfermedad relevado en Córdoba durante la actual campaña fue informado ayer por el Sistema Nacional Argentino de Vigilancia y Monitoreo de Plagas (Sinavimo), tras la confirmación de las muestras tomadas en un campo de General Roca, departamento Marcos Juárez.

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) habían detectado sintomatología sospechosa en un cultivo en estado R6. La duda fue despejada por la fitopatóloga Silvia Vallone, del Inta Marcos Juárez, quien denunció el diagnóstico positivo de roya, aunque con un bajo nivel de infección.

“Ayer (por el jueves) encontramos en una hoja una incidencia y severidad de menos del uno por ciento en un lote sembrado a mediados de octubre, que ya está con hojas amarillas y a pocos días de maduración”, explicó.

Vallone aseguró que la situación “no es para alarmarse” y consideró que, de no modificarse el nivel de infección, ni siquiera será necesaria una aplicación de fungicidas. De todos modos, advirtió que las condiciones ambientales de la última semana fueron “óptimas” para la enfermedad.

“No sólo inciden las lluvias, sino el aumento de las horas de rocío”, dijo. Durante la actual campaña ya se efectuaron 100 denuncias de casos de roya en nueve provincias. El primer foco apareció el 1º de febrero en el departamento entrerriano de Villaguay.

“A diferencia de la campaña anterior, el frente de avance fue desde el este y el período de detección se adelantó 40 días”, señaló Verónica Frigidi, responsable técnica del Programa Nacional Roya de la Soja del Senasa.

Además, aclaró que por ahora el nivel de daños es mínimo, a excepción de algunos casos en Entre Ríos donde la incidencia es del 70 por ciento y la severidad ronda el 25 por ciento. “Teóricamente, la roya está en la mayoría de los lotes de la zona núcleo, pero hay pocas esporas en el ambiente”, agregó Vallone. Los técnicos comenzarán ahora a realizar muestreos una vez por semana y cada 20 kilómetros, con énfasis en la soja de segunda.

Fuente: diario La voz del Interior ( www.lavoz.com.ar )

Roya de la Soja: Organizándonos para minimizar su impacto

Tenemos tiempo para actuar correctamente: evaluar la situación y no tomar decisiones apresuradas.
La irrupción temprana de la Roya de la Soja en la provincia de Santa Fe nos encuentra con conocimientos adquiridos a lo largo de las últimas tres campañas y posibilidades de hacer las cosas bien.

Sabemos que no existen cultivares comerciales resistentes a esta enfermedad. Por eso, nuestra única herramienta es el manejo y control con fungicidas a partir de la detección temprana. Aquí, algunas recomendaciones para actuar a tiempo:

1-     Infórmese. Los informes semanales de fuentes como el SINAVIMO, la Red Provincial de Roya y el RiiA lo mantienen al tanto de la aparición de la enfermedad en la región.

2-      Trabaje con profesionales.
a.       Para la identificación temprana de la enfermedad es necesaria la actuación de personal entrenado y el uso de equipamiento adecuado.
b.      Asesórese sobre el fungicida a utilizar. No todos tienen la misma eficacia de acción.

3-     Haga aplicaciones preventivas sólo si:
a.       Se declara foco de roya en la región
b.      No puede realizar diagnósticos precisos en el lote
c.       Los lotes están en estado de susceptibilidad (R 3-5, nunca antes de R1 o en R7): tratamientos demasiado tempranos pueden determinar la necesidad de otra aplicación y muy tardíos no traen beneficios.
d.      Las condiciones climáticas son favorables para la infección y desarrollo de la enfermedad.

4-     Las aplicaciones cuando se detecta la enfermedad en el lote tienen la ventaja de que si se manifiesta en estados fenológicos avanzados (R4-R5) es posible que no se requiera más de una aplicación.
 
5-     Regule los pulverizadores. Para lograr un control efectivo con cualquiera de las estrategias de prevención hay que contar con pulverizadores bien regulados y realizar aplicaciones con altos caudales de agua y de alto impacto (30-60 gotas/cm2) que aseguren un adecuado mojado foliar. Hay que llegar especialmente a las hojas inferiores, donde se localizan la mayor cantidad de urediniosoros. Es importante evitar la deriva y evaporación de gotas.
 
6-     Controle la aplicación. Mirar para otro lado le puede salir caro. Exija por lo que paga.
 
7-     Evalúe la inversión. Analice las variaciones de los costos por la aplicación de fungicidas. En los lotes de baja productividad o con alto riesgo de poseerla (sobre todo si son alquilados) los márgenes pueden resultar negativos.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights