Poroto: expectativas de cara a una nueva campaña

En la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) recomiendan que la siembra en Tucumán debe hacerse a partir de los últimos días de este mes. Afirman que las variedades del tipo Cranberry son las que mejor se adaptan al NOA.

La Sección Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán concluyó que, a partir de los análisis realizados y de las experiencias de algunos productores del NOA, los tipos comerciales con mayor posibilidades son todos los tipos Cranberry, los rojos claros (ligt) y oscuros (dark), rojos medianos y pequeños y los cremas (tipo canelas) entre otros. Se trata de variedades que tienen volúmenes y precios de exportación estables que, en las últimas campañas, oscilaron entre los U$S 500 y los U$S 600, por tonelada, al productor.
La producción de poroto en el NOA es fundamental, dado que la gran superficie productora de granos se encuentra en la región subhúmeda seca, donde la variabilidad climática es el común denominador y, dentro de ella, la variable “precipitación” es determinante en los rendimientos de granos logrados.
A esta situación se le suma el hecho de que el poroto es la última especie en sembrar en el período estival, alargando -de este modo- el período de siembra hasta mediados de febrero, para Tucumán y zonas de influencia (sur de Salta; oeste de Santiago del Estero y sudoeste de Catamarca) y hacia fines de marzo en San Martín y Orán (Salta).
Hoy, esta actividad, a pesar de encontrarse en crisis, exportó en 2006 unas 120.000 toneladas de porotos blancos y negros, por un valor de U$S 85 millones, de acuerdo al último informe del Senasa.
“Si Argentina sale a vender al mundo los otros tipos de porotos propuestos, podríamos aumentar en tres veces más, como mínimo, la producción y la venta de poroto”, afirmó un técnico de la Eeaoc.

Novedad
Por último, y con respecto a la nueva variedad de poroto negro liberada por el organismo de investigación, la TUC 510, se encuentra para la venta y disposición a los productores interesados, a través de la firma Lealsem, que tiene un convenio de vinculación tecnológica con la Eeaoc.
Esta nueva variedad se caracteriza por tener un ciclo de 85-87 días, es de “hábito IIa” con guías cortas y con un tallo firme que se adaptada a la trilla directa.
La mancha angular esuna enfermedad muy complicada y la Eeaoc encontro una solución con una variedad nueva. La TUC 550 que estará disponible a partir de 2008.

La comercialización es un factor que limita el desarrollo del grano
“El NOA presenta condiciones agroecológicas inmejorables para la producción de todos los tipos comerciales de porotos y legumbres invernales (garbanzos, lentejas, habas y arvejas), tanto en secano como bajo riego”, afirmó Nicolás Dantur, asesor privado.
El consultor confirmó que los productores de la región disponen de un excelente nivel tecnológico para desarrollar este cultivo en forma sustentable, logrando muy buenos niveles de rendimientos y de calidad del producto final.
Dantur reconoció que en el NOA existen cultivares desarrollados y adaptados a la Siembra y Trilla Directa, así como a otras tecnologías como el control integrado de pestes (malezas, plagas, y enfermedades), contando con el aporte de técnicos capacitados en diagnosticar problemas bióticos y abióticos.
Una parte importante de este desarrollo tecnológico fue realizado por la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán en su Proyecto Legumbres Secas.
Este proyecto sigue trabajando -actualmente- en la solución de los problemas que plantea la producción y el desarrollo de nuevas tecnologías.
“Esto sigue adelante a pesar de que en los últimos años no tuvo, por parte de la producción, el apoyo necesario para consolidar un grupo de trabajo con visión de futuro y responder, en tiempo y forma, a todas las demandas de la producción”, observó Dantur. “Ojalá que se concreten los proyectos de apoyo que se están gestando a nivel nacional”, dijo esperanzado.
En este sentido, el asesor reconoció que existen limitaciones.
“Están en el mercado y en la comercialización de las legumbres”, dijo, y continuó: “para solucionar esto, debemos salir a vender al mundo los distintos tipos de porotos y legumbres y cambiar, además, el sistema de comercialización actual (comprar la producción primaria, por parte de los exportadores, después de la cosecha), por un sistema similar al utilizado en Canadá”. En el país del norte los volúmenes, tipos y precios de las legumbres a producir se definen antes de la siembra de la campaña a desarrollarse. “De este modo, se le dará sustentabilidad a esta producción que es indispensable para la empresa productora de granos en el NOA”, consideró el asesor.

El poroto negro está en crisis porque se pagan precios bajos
El “poroto negro” está atravesando una difícil situación debido, fundamentalmente, a su bajo precio -que ronda los U$S 220 la tonelada, procesados-, cuando los costos para producirlo están por encima de los U$S 230 / ha, considerando pagos de arriendo, compra de semillas y pagos de servicios agrícolas a terceros, con un buen paquete tecnológico, comentó el productor y comercializador Fernando Vidal.
El especialista comentó que, en el caso del poroto negro, estas fluctuaciones de precios se deben a las variaciones en la demanda de los países compradores como Brasil, Venezuela y México, que también son grandes productores.

Compradores
Con respecto al “poroto alubia blanco”, en esta última campaña se vio favorecido por la demanda experimentada en Europa (principalmente de España, Francia e Italia), que requirió la comercialización de todo el volumen producido en el norte de la provincia de Salta, donde los precios al productor rondaron entre U$S 500 y U$S 600 por tonelada, con rendimientos muy aceptables y de muy buena calidad comercial.
La situación de los porotos de color (cranberry, rojos ligt, y rojos dark), también demandados en Europa, acompañaron de muy cerca el nivel de precios del poroto blanco (se cotizaron a entre U$S 450 y U$S 550 / tn al productor).
“Este panorama alienta fuertemente a repetir e incrementar las áreas de producción, siendo obviamente desplazado de la intención de siembra el poroto negro”, advirtió Vidal.

Proyectos en marcha
Finalmente, el productor opinó que los organismos de investigación están trabajando en forma aceptable, a pesar de las limitaciones económicas. “Ojalá que se concreten los proyectos de mejoramientos de legumbres que se están gestando a través de la Cámara de Legumbres de la República Argentina (Clera) y la Asociación de Productores de Granos del Norte (Prograno), para que el Senado de la Nación conceda los recursos que permitan profundizar las investigaciones en esta legumbre”, señaló. Están invitados organismos como la Eeaoc -con su Proyecto Legumbres Secas-, y el INTA, como entes oficiales de investigación.

Fuente: diario La Gaceta de Tucumán ( www.lagaceta.com.ar )

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights