Plantaciones forestales: guardianes verdes del dióxido de carbono

Las forestaciones cumplen una importante función como reservorios de dióxido de carbono, contrarrestando así el calentamiento global generado a partir de la actividad humana por el uso masivo de combustibles fósiles.

Los árboles tienen la capacidad de captar el dióxido de carbono que existe en la atmósfera. Este dióxido de carbono queda fijado en la madera y otros componentes en la estructura del árbol. Los mismos son procesados por la foresto industria a fin de tener diferentes productos como papel, casas, muebles, utensilios de cocina, lápices, etc. Reduciendo de esta forma el dióxido de carbono de la atmósfera (Carbono negativo). Cuando un árbol se muere o se quema, el carbono almacenado es devuelto a la atmósfera (Carbono positivo). 

En ese sentido, la utilización de madera proveniente de bosques cultivados es una forma sustentable de captar el carbono de la atmósfera y fijarlo en productos de uso cotidiano.  

Corrientes, pulmón verde
Aproximadamente un tercio de las emisiones de dióxido de carbono de origen humano son absorbidas por los bosques. Por eso, la función que desempeñan las forestaciones como fuente oxígeno y capturador de dióxido de carbono convierte al sector forestal de la provincia, en un actor clave como un gran centro de mitigación del dióxido de carbono de la atmósfera.

Corrientes es la provincia con mayor superficie de bosques implantados del país. Posee más de 500.000 hectáreas forestadas, compuesta con diferentes tipos de especies, en su mayoría Pinos y Eucaliptus. Con la particularidad de poder aumentar su superficie de plantación en un 300% o 400 %. Convirtiéndola así en la provincia con mayor potencial de fijación de dióxido de carbono de la Argentina. 

Prácticas forestales sostenibles
Cabe destacar que más de 290.000 hectáreas de superficie forestal en Corrientes se encuentran CERTIFICADAS. Significa que esas forestaciones se encuentran manejadas bajo un sistema de gestión forestal sostenible, lo que garantiza la compatibilidad del bosque y el ambiente. Esto quiere decir que en nuestras forestaciones se realizan manejos responsables, ambientalmente apropiados, y socialmente beneficiosos para la comunidad.

El trabajo realizado por los productores forestales para proteger el medio ambiente es arduo y muy poco conocido. Se hace mediante una producción amigable y sustentable. Ejemplo de ello es la protección de zonas de alto valor ecológico, la implementación de sistemas agroforestales, el manejo integrado de plagas, enfermedades y la reducción progresiva del uso de agroquímicos que el sector forestal realiza año tras año. 

Así es como Corrientes se posiciona como una provincia que hace de la sustentabilidad una bandera de gestión, a través de las buenas prácticas forestales sumado a las características propias de las forestaciones de ser sumideros de carbono.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights