Plagas y hongos más frecuentes en cultivos: cómo identificarlos y combatirlos

La vigilancia constante es crucial para la protección de tus cultivos. Las plagas y hongos representan amenazas persistentes que pueden perjudicar su salud.

Cuando se trata de mantener la calidad y salud de un cultivo, es fundamental estar alerta a las amenazas que pueden afectarlos. Las plagas y los hongos son algunos de los enemigos más frecuentes que pueden afectar negativamente en tus plantas.

El monitoreo constante es clave para poder identificar los problemas a tiempo y así combatirlos antes de que sus efectos sean irremediables. A continuación, te presentamos una guía detallada sobre cómo detectar los más frecuentes:

Mosca blanca: Si al mover las hojas aparecen pequeñas moscas revoloteando, está confirmado que tu planta sufre de su ocupación. Este insecto es muy común y se distingue con facilidad.

Pulgón: Es una de las plagas más frecuentes. Para detectarlo debés revisar con hincapié en las partes posteriores de las hojas.

Botrytis: Es una enfermedad de las plantas producida por un hongo que se localiza fácilmente por la aparición de un color marrón en el tallo y en las hojas de forma muy rápida.

Hongos o virus: Para detectarlos tenés que observar las hojas e incluso el tallo, dónde verás los síntomas claros de la aparición de hongos o virus en algunas de tus plantas.

Araña Roja: Se trata de un pequeño ácaro que se suele alimentar de plantas en ambientes secos. Se sitúa en la parte posterior de las hojas.

Mildiu: Ataca principalmente las partes aéreas de las plantas en frutos, tallos y, especialmente, en las hojas. No es fácil detectarlo, por eso es importante revisar con frecuencia los cultivos.

Cochinilla algodonosa: Es un insecto muy habitual en cítricos y otros cultivos. Se encuentran tanto en las hojas como en los tallos y pueden identificarse porque suelen ser de color blanco, grisáceo o marrón.

Roya: Es una enfermedad fúngica de las plantas, que amenaza cultivos como el trigo o la soja. Los síntomas incluyen manchas ovaladas o en forma de anillo de color naranja, amarillo o rojizo en las hojas (similar al óxido de hierro).

Falta o exceso de agua: Si detectás que las hojas se vuelven de un color amarillo y se arrugan, puede ser un indicativo de esta problemática.

Una vez que los problemas son identificados, es fundamental accionar con rapidez para detener su avance y garantizar la salud del cultivo. Para ello, los especialistas de Bioagro SRL recomiendan actuar con productos efectivos y, a su vez, amigables con el medio ambiente y los microorganismos benéficos presentes en el ecosistema.

“En nuestra cartera de productos, contamos con fungicidas biológicos e insecticidas orgánicos para combatir los problemas más frecuentes de todo tipo de cultivos”, detalló Ariel Piana, gerente de Bioagro SRL. “En años de alta cantidad de lluvias, como este, los hongos suelen ser los principales enemigos de los productores agropecuarios, y lo más importante es proteger la salud de los cultivos sin poner en riesgo el ecosistema o el suelo”, finalizó.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights