Plagas presentes y potenciales sobre la región este de Córdoba

Hay infestaciones iniciales en etapas tempranas de desarrollo de la soja, principalmente de bolillera, trips y, en algunas localidades, arañuela. Además, se detectan poblaciones de cortadoras en lotes de maíz y elevada presencia de enemigos naturales en pasturas.

El registro responde a los datos recabados por el sistema de alarma de plagas agrícolas del INTA Márcos Juárez para la región. En cuanto a monitoreo de adultos en trampa de luz, detalla que “las polillas con mayor representatividad durante este mes en trampas de luz son Pseudaletia (Mythimna) adultera y unipuncta (militares de trigo), Helicoverpa gelotopoeon (bolillera de soja) y Peridroma saucia (oruga cortadora variada). En menor proporción se colectan Rachiplusia nu, Spilosoma virginica y Faronta (Dargida) albilinea. En las noches comprendidas entre el 11 y 19/11 se produjeron vuelos de relevancia de la especie H. gelotopoeon”

Bolilleras e implantación de soja
Las polillas mencionadas anteriormente muestran marcada preferencia por la oviposición en el cultivo de soja, por lo cual, lotes implantados con este cultivo deben ser monitoreados.

“Actualmente, se reportan poblaciones muy variables en número. Los lotes que presentan mayor infestación, superan las seis orugas al metro. En aquellos lotes que aún poseen bajas poblaciones de orugas, se recomienda evitar realizar pulverizaciones antes de llegar al umbral de una oruga/m lineal de surco, ya que aún se encuentran volando adultos y la infestación en el corto plazo puede aumentar”, señala el reporte.

Trips y arañuela en implantación de leguminosas
En lotes de soja que han sido sembrados luego de una precipitación esporádica y en los que luego no hubo más aporte de agua, desde el INTA remarcan que se observa arañuela roja en estadios del cultivo muy tempranos (incluso antes de la primera hoja trifoliada). En algunas pasturas de alfalfa de reciente implantación puede observarse la misma situación.

“Es importante no pasar por alto los monitoreos de implantación para evitar pérdidas de plantas. En cuanto a trips, se observa el comienzo del plateado en hojas de soja característico de esta plaga. Sin embargo, la especie presente no es Caliothrips phaseoli (el trip característico de la soja), sino Franklinella spp. (color marrón claro). Al no ser frecuente su presencia en soja, menos en estadios tan tempranos, no existe un umbral de daño para esta plaga. En estadios más avanzados del cultivo, en el cuál si se ha medido su efecto, se reportó una menor incidencia en rinde que Caliothrips”, indicaron.

Cortadoras en maíz, soja y girasol
Las observaciones efectuadas por los técnicos destacan que las cortadoras se encuentran presentes en mayor número que años anteriores en la región. Sin embargo, esto no implica que todos los lotes lleguen al umbral de control. “Para postemergencia, la tolerancia es de 3-5% de plantas cortadas en maíz y girasol y 8% en soja”, subrayan.

Precisan además que los lotes que son particularmente atractivos para estas especies son aquellos que tuvieron un cultivo de cobertura/servicio como antecesor, o aquellos que se encuentren cercanos, o que vengan de la rotura de una pastura de varios años. Las especies más presentes son: la oruga áspera (A. maléfida o robusta), la oruga variada (P. saucia), la oruga parda (P. gypaetina) y A. rionegrensis.

Insectos en pasturas
En pasturas de base alfalfa o consociadas con esta, la población de pulgones es variable. Las especies con mayor preponderancia observadas han sido el pulgón verde (A. pisum) y el pulgón azul (A. kondoi). Sin embargo, en la mayor parte de los lotes no alcanzan el umbral de control, porque se observan comunidades de coccinélidos muy abundantes. Se recomienda realizar el monitoreo por planta y evitar aplicaciones en aquellos lotes que no lleguen al umbral.

Barrenador menor (Elasmopalpus lignosellus) en soja y gramíneas
En lotes de soja de Córdoba con perfil de suelo arenoso, bajo condiciones de sequía, o bien lotes laboreados de sorgo, se ha detectado la presencia del barrenador menor. Las altas temperaturas y siembras tardías son predisponentes al ataque de esta plaga, que en los últimos años se ha observado con mayor frecuencia, señalaron desde el INTA Marcos Juárez. Se recomienda prestar atención al monitoreo de plantas que presenten marchitamiento y buscar orificios en la base de las plantas de gramíneas, o galerías en los tallos de soja.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.