Paradójico: alquileres más altos, expectativas más bajas

En Córdoba, una nueva estimación de arrendamientos agrícolas para la nueva campaña gruesa proyecta aumentos respecto a la 2021/2022, marcando uno de los valores promedios más altos de los últimos años dentro de la provincia, donde las proyecciones de producción no son tan optimistas como en otras campañas debido a los factores climáticos.

La segunda estimación de arrendamientos para la campaña 2022/23 arrojó un resultado de 12 quintales de soja por hectárea en promedio para la provincia de Córdoba, un quintal por encima de la campaña anterior y marcando uno de los valores más altos de los últimos años, según datos relevados por la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Si bien las proyecciones de producción no son tan optimistas como en campañas pasadas, ya que el factor climático viene influyendo mucho en los últimos años y no hay certezas aún que después de enero merme la influencia de La Niña y las lluvias  vuelvan a la normalidad, la fijación de precio a cosecha sería una de las principales variables que se tienen en cuenta y han influido a la hora de ponerle precio a la tierra.

Considerando la fijación del precio de la soja a cosecha, se estima que el costo del arrendamiento para la nueva campaña sería de USD 453/ha con una cotización de la soja a mayo 22 de USD 37,75 por quintal. De esta manera, el costo de arrendamiento promedio incrementaría un 20% respecto a la campaña previa.

Respecto a la modalidad elegida para el contrato de arrendamiento, la más utilizada para la campaña 2022/23 sería la de quintales fijos por hectárea, que generalmente son entregados en dólares, y en menor medida, en grano físico.

Ahora bien, según las encuestas a colaboradores de la Bolsa, la principal metodología para fijar del precio de la soja al valuar el costo en dólares del arrendamiento es la mitad al momento de siembra/firma de contrato y el resto al momento de cosecha. Le sigue los pagos mensuales y trimestrales (25% y 18% de las respuestas), donde la mayoría opta por tomar un promedio de las cotizaciones de soja de la última semana del mes, mientras que otros utilizan un promedio mensual del disponible. Otras modalidades son el pago anual/adelantado (8%), el pago a cosecha (ya sea tomando un promedio de los primeros días de mayo o cuando se finalizan las labores de trilla), y por último el pago a disposición del arrendatario.

“Con estas modalidades de fijación del precio del alquiler, y considerando un alquiler de 12 qq/ha se puede estimar cual sería la modalidad que ofrecería un valor más alto en dólares para el alquiler del campo. Se estima que los precios más elevados se darían para quienes firmaron contrato con fijación de precio al momento de siembra y para aquellos que eligieron pagos trimestrales, con precios promedio de USD 481 /ha y USD 466/ha respectivamente. Por otro lado, el alquiler más barato se daría para quienes fijaron el precio cosecha, que observando la posición mayo 2023 sería de USD 445/ha con un rendimiento de 12 qq/ha”, detallaron desde la entidad.

Entre los datos relevados, se destacan que los alquileres son, en promedio, menores en el norte y el centro-oeste de la provincia, encontrando los promedios departamentales más bajos en Rio Seco e Ischilín con 9,5 y 9 quintales por hectárea respectivamente. Por otro lado, los alquileres aumentan conforme nos movemos hacia el este provincial, especialmente cerca de la zona núcleo productiva, encontrando los arrendamientos más elevados en Marcos Juárez y Unión con un valor promedio de 19 y 14,5 quintales por hectárea respectivamente. Valores que se encontrarían por encima de los que se observaron para la campaña pasada, por ejemplo, el caso de Marcos Juárez, donde el alquiler promedio aumentó un quintal y medio por hectárea.

Entre otros datos destacados se indica que los alquileres de la campaña registraron un incremento de precios respecto a la campaña 2021/22 en todos los departamentos a excepción de Tercero Arriba y Unión, que no sufrieron modificaciones.

“Ahora bien, centrando la atención en los departamentos con mayores aumentos en el arrendamiento promedio se puede mencionar a Colon, con una suba de 2 qq/ha, seguido de los departamentos de Santa María, Totoral, Marcos Juárez y Gral. Roca con aumentos de 1,5 qq/ha”, señala el reporte.

También expresa la Bolsa de Cereales que es importante resaltar que “si bien el promedio departamental es un indicador de los valores, dentro de cada departamento puede haber grandes variaciones en los costos de arrendamientos, como por ejemplo en Unión donde los valores oscilan entre los 10 y 18 quintales por hectárea. En este departamento las tierras con mayor valor se encuentran al centro-este del departamento, alrededor de las localidades de Ordoñez y Wenceslao Escalante”.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.