Neuquén: las sojas rindieron mas de 40 quintales

Las más de doscientas almas, en su mayoría productores neuquinos y de otras partes del país, cerraron con un aplauso inolvidable el paso de la primera vuelta de máquina. Fue una postal elocuente del histórico viernes 21 de abril, cuando por primera vez en la historia se cosechó soja en Neuquén.

Sucedió en Arroyito, provincia de Neuquén, en la Patagonia Argentina, y los ojos de los presentes no podían dar crédito a lo que estaban observando, y más de uno no pudo ocultar su emoción. Una cosechadora de última generación enviando a su tolva 4 toneladas de soja por hectárea arrancadas al desierto de la petrolera región.
El Proyecto Soja Patagónica, tal como lo nominaran sus gestores, vivía un momento trascendental de su desarrollo. Al fin la primera prueba a gran cultivo mostraba al país y al mundo sus resultados.
Este proyecto comenzó a nivel de investigación y experimentación en el año 2000 por el Criadero Relmó y encontró para esta nueva etapa en el productor Juan Carlos Ridao, de Agropatagonia, a un socio estratégico invalorable. Pero además un conjunto de empresas, haciendo gala del compromiso social del sector privado y la voluntad de acrecentar la producción nacional dijeron que si a la hora de ser convocadas a colaborar con la filantrópica gesta. De ese modo, los camiones de Bartoloni hicieron más de mil doscientos kilómetros para transportar la sembradora Pla, la pulverizadora de la misma firma, la cosechadora Claas con el cabezal Allochis, la inoculadora y curadora junto al inoculante y curasemillas de Rizobacter, la tolva autodescargable Cestari y los bidones de fungicidas de Basf. En cada viaje, los embargaba la esperanza de que una nueva etapa del cultivo se fuera a cubrir exitosamente.
Las variedades sembradas fueron Ayelén 22 y Azul 35, las que promediaron algo más de 4000 kilos por hectárea, habiéndose superado los 4300 en las mejores partes del terreno. La humedad de grano no superaba los 8 grados, esperable en un ambiente tan seco como el de Arroyito. Habían sido implantadas el 20 de Noviembre y el 10 de Abril estaban listas para cosecha. La organización de la jornada cargó de ansiedad los 11 días restantes a todos quienes querían ver el resultado del esfuerzo conjunto.
La experiencia fue realizada bajo un pivote de riego, brillantemente conducido por Juan Ridao y contó con la dirección técnica de Relmó a través de su presidente Julio Ferrarotti y su equipo técnico conformado por Marcela Díaz, Camilo Carbajal y Walter Lovera.

La jornada
Todo comenzó con la bienvenida proporcionada por el dueño de casa frente a un auditorio conformado por representantes de las empresas participantes y más de 200 personas invitadas al encuentro. Acto seguido Julio Ferrarotti expuso acerca del crecimiento y desarrollo del cultivo de soja, teniendo en cuenta el manejo para cada condición de siembra y la correcta elección de variedades.
Al momento de la demostración de campo arribaron las autoridades representadas por el Vicegobernador de Neuquén Sr. Federico Brollo y el Ministro de Producción y Turismo Sr. Marcelo Fernández Dotzel quienes no escatimaron palabras de elogios y agradecimientos para con las empresas del proyecto a la hora de pronunciar sus discursos. Llamativo fue cuando el Sr. Vicegobernador extrajera del bolsillo de su saco un puñado de granos diciendo “los llevo a mi casa, para que mis hijos conozcan la soja”. Al igual que la mayoría de los patagónicos presentes, era la primera vez que tomaba contacto con la planta y los granos de la oleaginosa.
La primer vuelta de la Claas fue acompañada por un aplauso sostenido del público general y contenidas emociones, que algunos no pudieron dejar de soltar. Sobre la máquina, además de Eduardo Postacchini de Claas iban el dueño de casa Juan Carlos Ridao, Julio Ferrarotti junto a su padre Don Julio Rafael y Walter Lovera, responsable de producción de Relmó.
La demostración incluyó la recolección, la descarga a la tolva de Cestari, conducida por Néstor Cestari, y posterior descarga de la tolva al camión.
Una nueva puerta se abre a la esperanza de la Argentina productiva, que aún se sigue mostrando como tierra de promisión.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.