Negocio ganadero: en los feedlots los “números no cierran” y hay pérdidas iniciales de casi $13.000 por animal

Así lo indica un informe de la consultora AZ Group. Los resultados negativos se dan por los altos costos de reposición de animales y también impacta el aumento de los alimentos. Especialistas proyectan una menor oferta de carne en los próximos meses

La ganadería bovina es uno de los sectores económicos más importantes de Argentina, cuya calidad de la carne es reconocida a nivel mundial. Hoy existe un contexto internacional altamente favorable para la actividad, tanto por los altos precios, como así también por una creciente demanda. Sin embargo, a nivel local y, a pesar de ser un país exportador, la producción local atraviesa realidades diferentes entre sí, más allá del impacto que pudo haber tenido la decisión del Gobierno nacional de restringir los despachos al exterior.

Según un informe de la consultora AZ Group “la producción argentina presenta marcadas diferencias entre actividades”, en especial entre lo que es la cría a campo y el engorde del animal, tanto sea pastoril o en corral. De hecho, este último es el que más pérdidas acumula en el último tiempo por el aumento del precio de los animales a engordar y del alimento, más precisamente, del maíz.

Tal es así que analista del mercado de carnes de la consultora, Diego Ponti, calculó que “el engorde a corral produce inicialmente resultados instantáneos negativos de $12.934 por animal, cuando se trata de llevar animales de 180 a 320 kilogramos, por los efectos del alto costo del ternero y de la ración”. Si se trata de engordar animales más pesados y llevarlos de 342 a 440 kilos, “los resultados son un poco menos negativos”, calculando una pérdida de $8.400 por cabeza.

Caso totalmente contrario es lo que sucede con la cría, que hoy atraviesa una mejora considerable en el precio del ternero, cuestión que complica a los feedlots. Según el informe, el macho liviano alcanzó un valor promedio durante octubre de $ 270 por kilo, el cual se ubicó 38% por encima de los últimos seis octubres y que “genera el mejor margen bruto de los últimos 10 años, con $16.000 por hectárea, en un campo típico de la Cuenca del Salado. Las altas cotizaciones actuales de la invernada son consecuencia principalmente de la menor disponibilidad estacional de esta categoría y de las compras aceleradas de los invernadores buscando refugio de valor para su capital de trabajo frente a la alta inflación. Novillo gordo que se vende se repone de inmediato con animales flacos”, explicó Ponti.

Consecuencias
Por supuesto que estas pérdidas redundan en una menor ocupación de los corrales de engorde o feedlots, que es de donde proviene el grueso de la carne de consumo interno. Y, como consecuencia directa, la oferta del alimento empieza a flaquear y los precios al consumidor comienzan una espiralización. Tal es el panorama que el consultor ganadero Victor Tonelli observa para los próximos meses.

Según explicó el especialista, y como se mencionó anteriormente, hoy los costos de reposición de los vacunos se encuentran en niveles muy altos, con un diferencial superior al 40% entre el precio de un animal a engordar con uno ya “gordo” que pasa a faena, cuando “lo razonable es que ese diferencial se ubique en un 10% o 15%”. A esto hay que sumarle los precios de venta del animal terminado, cuyo mercado se vio intervenido por el Gobierno y la suba en el valor de los alimentos.

Es por esto que Tonelli asegura que “hoy los feedlots no se pueden llenar. Nadie sabiendo esta situación va a asumir una pérdida de esta magnitud. Cuando se arranca con un animal de casi $ 300 pesos el kilo para venderlo en $ 220 o $ 230 y se van a perder 80 kilos, te lleva a un vaciado de los corrales. El problema es que ya llevan dos meses perdiendo plata, lo que te garantiza que desde diciembre el precio de la carne va a subir simplemente porque la oferta va a caer y no hay forma de resolverlo aunque se enoje el gobierno”.

Además, el experto observa que esta situación se está repitiendo, tal como sucedió en octubre pasado: “Es el mismo problema que vivimos ahora, que se repite y es que no dan los números y en lugar de resolverlo o de ver cómo se minimiza, cierran las exportaciones que no tiene nada que ver con la formación del precio en la Argentina. Volvemos otra vez a lo mismo: el problema de base no está resuelto y ese es que los números del corral no dan”, agregó.

Contexto internacional
Toda esta situación se da en un contexto internacional muy favorable para cualquier país productor y exportador. Según relató Ponti “el mercado de carne vacuna está muy demandante y con precios en suba”. De hecho se está dando una cuestión particular: la oferta de carne solo crecerá al finalizar este año un 0,2% ya que los países productores “no se encuentran en una fase expansiva y además, estructuralmente, la producción mundial demuestra ser muy inelástica por cuestiones institucionales y climáticas y también por las limitantes que se presentan para crecer sobre nuevas superficies en un contexto donde las cuestiones ambientales se afirman”.

Al mismo tiempo, las exportaciones aumentarán 4,3% en el mismo ejercicio respecto del previo y 3% con relación a la situación pre pandemia en 2019, con tendencia a seguir creciendo. O sea, de acuerdo a lo que explicó el especialista, hay una oferta que no puede seguirle el ritmo a la creciente demanda y genera un mercado con precios firmes que se traducen, por ejemplo, en USD 15.000 la tonelada para la carne de la cuota Hilton (en noviembre de 2020 se había derrumbado a USD 6.500) y USD 9800 para el conjunto de cortes de la Cuota 481. Las carnes de menor valor también subieron con fuerza: el garrón y el brazuelo se vende a USD 8.300 a China versus USD 5.000 de mediados de 2020.

En este sentido, Ponti especificó que los únicos factores que podrían amenazar el horizonte de precios firmes para la carne vacuna en el corto y mediano plazos serían el comportamiento arbitrario de China en sus adquisiciones, renegociando nuevamente contratos a precios inferiores, como lo hizo en 2019; el recrudecimiento de la pandemia de COVID 19, que retrotraiga las aperturas dispuestas, una posibilidad que no parece cercana, y la inflación en Europa y Estados Unidos.

Fuente: Infobae.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.