Mejoran las condiciones de los cultivos en Córdoba tras las lluvias

Tanto el maíz como la soja mejoraron sus condiciones de desarrollo gracias a las recientes lluvias. El estado general de ambos cultivos paso a rondar el 50% entre condiciones muy buenas y excelentes. El girasol, quien mejor aguantó la embestida climática.

Luego de que el maíz sufriera las variadas condiciones de sequía, altas temperaturas, vientos fuertes y granizo localizado ocurridas durante enero, con pérdidas que rondarían el 11 % de la superficie total (3,2 Mill. de ha. sembradas), el estado general del mismo habría mejorado pasando de 36 % a 50 % de los lotes en estado entre muy bueno y excelente al mes de febrero, según datos aportados por la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Esta situación se estaría dando principalmente en la zona centro y sur oeste de la provincia donde la proporción de siembra tardía corresponde, en promedio, al 80 % de la superficie.

En el otro extremo, las peores condiciones estarían por la zona de General San Martín, Unión al sur este y Totoral, Tulumba más hacia el norte, donde las precipitaciones fueron escasas.

Entrando al mes corriente, casi todo el maíz sembrado en fechas tempranas (27 % de la superficie total) ya había superado su período crítico, mientras que algo más del 10 % del maíz tardío comenzaba a transitarlo.

La soja también mejora
Con la totalidad de la superficie sembrada, se estima que en la provincia se alcanzó un área de casi 3,9 millones de hectáreas de soja durante esta campaña, con una baja del 15 % respecto al promedio histórico (2008-2021).

En general se estima que del total sembrado se ha perdido el 6 % de la superficie, principalmente la correspondiente a fechas tempranas, por condiciones meteorológicas adversas que fueron mejorando en las últimas semanas.

Al igual que en maíz, desde la BCCBA notificaron que a la fecha de relevamiento el estado general del cultivo habría mejorado respecto al mes pasado con cerca del 60 % de la soja temprana atravesando su período de definición de rendimiento y a la espera de que la soja tardía (59 % de la superficie total) entre a la etapa crítica del cultivo con buenas condiciones dado las lluvias ocurridas durante el mes.

La mejoría en el estado general del cultivo se reportó principalmente en la zona sur y centro oeste de la provincia, sectores donde las precipitaciones ocurridas durante el mes de enero, tuvieron variación positiva respecto al histórico (2007-2021).

En el caso del sorgo, se estiman pérdidas del 7% del cultivo sembrado por las condiciones climáticas adversas atravesadas, sobre un total de 206.600 hectáreas.

Tras el impacto de las condiciones climáticas del mes de enero, se estima que la pérdida abarcaría al 7 % de la superficie sembrada, lotes a los que se les daría un destino forrajero.

A la fecha de relevamiento, se calcula que más de la mitad de las hectáreas están atravesando su período crítico (-20 a +10 días de la floración (estado 6)) y por ende definiendo su rendimiento en un contexto más favorable que el del mes pasado, con algunos lotes en estado entre regular y malo tanto al este provincial por los departamentos San Justo y Marco Juárez, como al norte por la zona de Tulumba, por los mismos motivos mencionados con anterioridad.

Respecto al cultivo de girasol, que se terminó de sembrar a fines de diciembre 2021, se estiman para la presente campaña 34.700 hectáreas sembradas, marcando una suba respecto a la anterior del 7 %. El girasol es el único cultivo estival que ya superó su período crítico y, según nos reportan, lo hizo sin complicaciones climáticas ni sanitarias a destacar.

A la fecha de relevamiento, se reportaron condiciones generales en un 80 % entre buenas y excelentes con algo más del 10 % de los lotes ya en madurez fisiológica.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.