Los números positivos que se esperan para la soja

Aunque se proyectan menores rindes frente a la campaña pasada, el precio de la oleaginosa permitirá sacar una buena diferencia económica, según un análisis de proyecciones elaborado por la BCCBA. El informe muestra los márgenes brutos que, en promedio, arrojaría la soja en las provincias de Córdoba, San Luis, La Pampa, Santiago del Estero y Tucumán.

La tasa de rentabilidad promedio en Córdoba para soja de primera se estima en 20,2% en la campaña 2020/21, 20 puntos básicos por encima de la campaña previa. Si bien se espera un menor rendimiento de la oleaginosa, que disminuyó un 5%, los precios a cosecha serían superiores al año previo. Esto llevaría a un resultado económico de USD 129/ha, destaca el reporte elaborado por el Departamento de Información Económica de la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Por otro lado, explica que el trigo experimentó un rendimiento menor, con una caída de 11,4 quintales por hectárea. Aun así, se espera un rendimiento de soja de segunda muy similar a la campaña previa, pero con precios más elevados, llevando a un incremento en la tasa de rentabilidad esperada en 13 puntos básicos para el planteo combinado.

La tasa de rentabilidad de la actividad en la provincia, que se utiliza para comparar el desempeño del rubro ante otras actividades, podría ubicarse en 20,2% para Córdoba, representando un incremento de 20 puntos básicos respecto a la campaña anterior y concluyendo en un resultado económico de USD 129 /ha.

Si bien el rendimiento de la oleaginosa se espera que sea 5% menor al de la campaña 2019/20, el precio incrementaría en un 56%, pasando de USD 215/tn en mayo de 2020 a un precio esperado por el mercado en USD 334/tn para mayo de 2021.

Parte del incremento en el valor de la oleaginosa sería absorbido por el aumento en el costo del arrendamiento, si consideramos un pago en quintales de soja por hectárea. Así, el costo indirecto incrementaría de USD 281/ha en la campaña 2019/20 a USD 438/tn en la campaña actual.

Adicionalmente, si bien los costos directos incrementaron un 1%, los gastos comerciales disminuyeron alrededor del 5% para ubicarse en los USD 135/ha, debido al abaratamiento del flete en dólares y el menor volumen a ser transportado. Por otro lado, sólo 1 de los 17 departamentos analizados se estiman con rentabilidad negativa, el mismo sería Santa María, con una tasa de rentabilidad negativa del –2,7%, debido principalmente al menor rendimiento de la soja en dicha división.

Con respecto al planteo combinado de trigo y soja de segunda, los resultados se muestran no sólo más optimistas que hace unos meses, sino que se espera una mayor rentabilidad que para la campaña previa a pesar del golpe sufrido por el trigo. El rendimiento del cereal durante la campaña 2020/21 se ubicó en 18,6 quintales por hectárea, 11,4 quintales menos que el ciclo previo. Si bien el precio del cereal se incrementó en USD 54 la tonelada, esto no alcanzó a compensar la menor productividad, y el efecto neto en los ingresos totales del trigo se redujeron en USD 92/ha. De no haber sido por el aumento en el precio, esta reducción se hubiese incrementado hasta los USD 192/ha.

Por otro lado, las expectativas para la soja son más elevadas que las de hace unos meses, y actualmente se espera un rendimiento promedio de 28,6 quintales por hectárea para la soja de segunda en Córdoba. Esto implicaría cambios mínimos respecto a la productividad de la campaña anterior, pero con un precio que resultaría más elevado en USD 119 por tonelada. El ingreso total de la soja incrementaría en USD 336/ha, más que compensando la reducción en el ingreso del trigo y llevando a un incremento de los ingresos totales del planteo del 22%.

En lo referente a los costos directos, los mismos disminuyeron en USD 16/ha para el caso del trigo, pero incrementaron en USD 7/ha en la soja de segunda, resultando en una disminución del 2% con respecto a la campaña anterior, principalmente debido al menor costo de los servicios de cosecha que se habían presentado para el trigo por el menor volumen a cosechar.

En la misma línea, los costos de comercialización observaron una caída del 18% con respecto a la campaña anterior, como consecuencia de la merma en el rendimiento del cereal, que se traduce a un menor uso de camiones para el transporte.

Finalmente, los costos indirectos incrementaron en un 48%. Por un lado, el arrendamiento promedio de la provincia de Córdoba incrementó en 1 quintal de soja por hectárea, a la vez que el precio de la oleaginosa también incrementó, generando un alza en el costo del alquiler por ambos motivos.

El efecto final sobre el resultado económico ha sido un incremento de USD 95/ha con respecto a la campaña 2019/20, alcanzando el valor de USD 125/ha. Esto implicaría una mejora en la rentabilidad de 13 puntos básicos, ubicándose en una tasa del 18,2%.

Santiago del Estero
Para la provincia de Santiago del Estero, se espera un rendimiento promedio de soja de primera de 30,5 quintales por hectárea, lo que representa una disminución de 2,4 qq/ha respecto a la campaña previa. Si bien esta productividad es más baja que la del año anterior por un 7%, el precio de la oleaginosa incrementaría en un 44% que, junto a menores costos comerciales, llevarían a un margen bruto de USD 613/ha, 116% mayor al de la campaña previa.

De forma similar, el trigo presentó un rendimiento promedio provincial de 15,6 quintales por hectáreas en la campaña 2020/21, es decir, 12,6 quintales inferior a lo obtenido en la campaña previa. Sin embargo, el incremento en el precio de ambos cultivos no sólo mitigaría la pérdida de ambos rendimientos, sino que incrementaría el ingreso total del planteo en un 16%, alcanzando los USD 1366/ha.

Finalmente, se observa una disminución en los costos directos y en los gastos comerciales. Los últimos disminuyeron en un 25% debido principalmente al menor volumen transportado. El margen bruto del planteo combinado se estima entonces en USD 684/ha para Santiago del Estero.

La Pampa
Para la provincia se esperan rendimientos de soja inferiores a los del ciclo previo por 3,2 quintales por hectárea, ubicando el promedio provincial en 27,1 qq/ha en la campaña 2020/21. Esta caída representa una merma del 10% en la productividad, que logra más que compensarse por los precios elevados de la oleaginosa.

Los costos directos observaron un incremento del 15%, principalmente debido al encarecimiento de los servicios de cosecha. Por otro lado, los gastos comerciales disminuyeron un 11%. Tanto por una reducción del costo del flete en USD 4 por tonelada, como por el menor volumen transportado a causa de un menor rendimiento. El margen bruto para la campaña 2020/21 alcanzó los USD 449/ha, representando un incremento del 105% respecto al ciclo previo.

El trigo incrementó su rendimiento en la campaña 2020/21, alcanzando los 23,2 quintales por hectárea, un 65% mayor al del ciclo anterior. A pesar de que el rendimiento de la soja disminuiría en un 10%, el precio sería un 56% más elevado, permitiendo estimar un ingreso total mayor.

Si bien los costos directos se mantuvieron constantes en USD 554/ha, los gastos comerciales se vieron incrementados, esencialmente por el mayor volumen transportado en el caso del trigo. Estos efectos concluyen en un margen bruto de USD 643/ha, casi quintuplicando el resultado de la campaña previa.

San Luis
Presentaría una recuperación en el rendimiento de la oleaginosa, pasando de 8,3 quintales por hectárea en la campaña 2019/20 a un promedio de 23 qq/ha en la campaña actual. Siendo este rendimiento casi tres veces superior al del ciclo anterior, sumado a mejores precios, es de esperar un incremento en el margen bruto cercano a los USD 472/ha, alcanzando el valorde USD 348/ha en la campaña 2020/21.

La mayor producción esperada se traduce también en mayores costos de cosecha, reflejado en el incremento de los costos directos en un 17%, y en gastos de transporte más elevados, incrementando los gastos comerciales en USD 73/ha.

Para el caso del planteo combinado, el rendimiento promedio de trigo de la campaña actual para San Luis fue un 36% menor al de la campaña previa, alcanzando los 7 quintales por hectárea debido a las adversidades climáticas. Sin embargo, el buen desempeño de la oleaginosa y el mejor precio para ambos cultivos permitiría recuperar las pérdidas en la productividad del trigo. Por otro lado, si bien los costos indirectos disminuyeron debido al menor coste de cosecha del trigo, los gastos comerciales incrementarían en un 69% como consecuencia del mayor volumen de soja a ser transportado. El resultado final para la provincia sería un margen bruto de USD 283/ha, superior al monto de la campaña previa por USD 575/ha.

Tucumán
Para la provincia de Tucumán se espera un rendimiento promedio de la oleaginosa de 31,8 quintales de soja por hectárea, a un precio de USD 334/tn. Esto equivaldría a un ingreso total esperado de USD 1.062 por hectárea. Una vez descontados los costos directos y los gastos comerciales, el margen bruto resultaría de USD 462/ha para la campaña 2020/21. Cabe destacar que los gastos comerciales son más elevados que en otras provincias tanto por el buen rendimiento que se espera como por la gran distancia hasta el puerto.

Por otro lado, el rendimiento de trigo se ha estimado en 7,8 quintales por hectárea, lo que ciertamente a un precio de USD 222/tn no alcanzaría a cubrir los costos directos, que sólo para el trigo equivalen a USD 313/ha. De todas formas, el buen desempeño que se espera de la oleaginosa permitiría que el margen bruto para el planteo combinado sea positivo (USD372/ha), aunque menor al margen estimado para la soja de 1ª.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.