La soja y el girasol con más área y condiciones favorables

Las condiciones climáticas cálidas y las lluvias beneficiaron en las últimas semanas a los cultivos de soja y girasol, informó la Sagpya. Argentina es el tercer exportador global de la oleaginosa y el principal proveedor de aceite y harina de soja.

Según el reporte semanal de evolución de cultivos del gobierno, sólo quedan varios lotes sin sembrar en algunas regiones de la provincia de Córdoba, la principal productora de soja de Argentina.
Hasta el jueves, los productores habían sembrado el 87 por ciento de los 16 millones de hectáreas previstos para la soja 2006/07, 3 puntos porcentuales por encima de la semana previa, aunque 4 puntos porcentuales por debajo del nivel de la misma época del ciclo previo.
En Córdoba, "el aspecto general del cultivo es bueno; las precipitaciones y las altas temperaturas aceleran el crecimiento de las plantas; la humedad es adecuada y bajó el nivel de las plagas", según el gobierno.
Los cultivos de soja de la provincia de Buenos Aires, tercera productora del país, se encontraban en una situación similar a los de Córdoba.
Mientras tanto, en Santa Fe, segunda provincia productora de la oleaginosa, aunque la mayoría de las plantas se desarrollaba favorablemente, los suelos de algunas regiones se encontraban saturados, lo que dificultaba la aplicación de herbicidas e insecticidas.
Argentina tuvo una cosecha récord de 40,5 millones de toneladas de soja en 2005/06 y la mayoría de los analistas de la industria espera para este ciclo una producción récord, pese a que el gobierno todavía no ha difundido una estimación.
El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) prevé que la producción de Argentina sea de 42 millones de toneladas en 2006/07.
Creció fuerte el área sembrada con girasol
Según un informe de la Bolsa de Cereales, con la siembra completada en todo el país, la superficie cultivada de girasol abarcó 2.385.000 hectáreas, un 7,9% superior a la campaña agrícola 2005/06 y un 24,2% al vincularla con la extensión sembrada durante la temporada 2004/05 (1,92 millones de hectáreas). En dos años agrícolas consecutivos se incorporaron al cultivo del oleaginoso 465.000 hectáreas. Si el clima hubiese sido generoso, seguramente los incrementos superficiales serían aún mayores.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights