La Mesa de Enlace y el sector cárnico, críticos ante el nuevo “Dólar Maíz”

La propuesta del gobierno nacional de anticipar la liquidación del cereal a un valor diferenciado afectará principalmente a aquellas producciones que utilizan al maíz como principal insumo. Los presidentes de las entidades integrantes de la Mesa se expresaron al respecto, como así también el sector feedlotero, uno de los que más se vería perjudicado.

“Son las medidas de siempre, medidas que no sirven para el sector agropecuario. No son las medidas que el sector necesita. Son medidas que generan descalabro, incertidumbre en otras actividades del campo, más allá de la medida en sí”, afirmó el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino.

Por su parte, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, planteó que “las últimas medidas no distan de todas las versiones de dólar soja que vimos. Consideramos que sigue siendo una medida con objetivos recaudatorios, que también la tienen que implementar para cumplir con los parámetros de negociación del Fondo Monetario Internacional”.

Paralelamente, opinó que “seguramente algún productor que pudo guardar granos hasta esta altura del año se va a beneficiar con alguna mejoría, pero la realidad es que esto juega en contra de los intereses del campo, no soluciona los problemas estructurales y genera un incremento importantísimo en los costos de alimentación en todo lo que es producción de proteína animal, tanto en feedlot de carne vacuna, sector avícola, los cerdos, el sector lechero”.

Para Elbio Laucirica, presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), las medidas del gobierno son más de lo mismo, y van a beneficiar solo a algunos pocos. “Yo soy productor de maíz, voy a vender en la exportación, seguramente, lo poco que pude cosechar, pero también engordo novillos, así que también me va a afectar en eso, beneficia a algunos y perjudica a muchos”, abrevió.

Por su parte, Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), apuntó al impacto en el maíz, “lo único que tiene este dispositivo es que no toca los alquileres, no modifica el precio de la cotización de los alquileres, porque está anclado al quintal de soja. Ahora, en el resto, distorsiona con mayor fuerza la proteína cárnica, lácteos y huevos, porque el insumo básico prioritario para la alimentación es el maíz, con lo cual es una distorsión fuerte”.

“También genera una asimetría muy fuerte entre el que cosechó, y el que invirtió y no cosechó. No dieron ningún tipo de ayuda por la emergencia y el desastre. Ahora, por una situación de recaudación, de liquidación y necesidad de venta de maíz para que haya divisas, le están dando un trato preferencial al que tiene cosecha. Esto en nuestro sector se siente, se profundiza, y creo que no es la medida correcta”, subrayó.

Otra posición crítica fue la expresada por la Mesa de las Carnes, al señalar que “Hoy más del 80% de la producción bovina realiza suplementación ya sea en forma estratégica, o bien se realiza en corrales de alta tecnología, con los mayores estándares de sanidad, bienestar y calidad, donde el maíz es el principal insumo, por lo que esta nueva medida es un mazazo a la producción”.

Además, destaca que la tensión de precios existente antes de la Resolución 295/2023, ya tenía a las 4 carnes en una situación de crisis, y la distorsión que instala en muchos casos no se podrá trasladar a precios por la situación de los mercados. “A raíz de esto se provocará el peor daño de todos, que será la disminución de la producción, el vaciamiento paulatino de los corrales de engorde y el replanteo de dietas de menor calidad en el resto de las producciones”, argumentaron.

La posición de los feedloteros
El sector del engorde a corral es tomador directo de precios y de costos, advirtieron desde la Cámara Argentina de Feedlots, al tiempo que resaltaron: “La inclusión de nuestro principal insumo de alimentación dentro de este programa impactará directamente en los costos de producción en una actividad que, aún sin esta medida, se encuentra nuevamente en una situación de rentabilidad negativa producto de un increíble atraso del valor de la hacienda”.

Añadieron que “ningún tipo de intervención distorsiva de los mercados colabora a esta compleja situación de la ganadería, menos aún en una situación climatológica como la actual donde gran parte de la ganadería depende del uso del maíz para atravesar los meses más duros del año”. En el comunicado oficial de la entidad sobre esta medida, finalmente expresan su lamento ante la aplicación de este tipo de “parches infructuosos y dañinos” y plantean que se reconsidere debido al “daño que causará a toda la ganadería y empresas que apuestan por el agregado de valor”.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights