“La lucha contra el virus es desigual”

Así se refiere el doctor en medicina veterinaria Jorge Genoud ante la reciente aparición de la Encefalomielitis Equina en nuestro país y las condiciones adversas que actualmente tiene el sistema sanitario en Argentina para hacerle frente.

En un artículo de su autoría titulado “Encefalomielitis Equina: lucha desigual contra el virus”, el Dr. Genoud se explaya sobre los daños que está causando este virus en la actualidad, como se transmite, sus sintomatologías y las consecuencias de no disponer de una vacuna preventiva…

La producción equina en general, dueños y usuarios viven una intensa preocupación por el brote de encefalomielitis equina, que tanto daño está causando en estos momentos.

Es una enfermedad viral, producida por varios tipos de virus, en nuestro país, han ocurrido brotes de esta enfermedad desde principios de siglo, ocasionándola cepas virales conocidas con el nombre de: Este y Oeste, aunque el hallado en este episodio actual es el tipo O. Estos virus, están mantenidos en la naturaleza de manera uniforme y a través de un ciclo de que involucra a los siguientes participantes:

1) Vectores: insectos que se caracterizan por succionar sangre (hematófagos), principalmente mosquitos.

2) Reservorios como los pájaros y roedores. Las aves juegan un papel primordial en la difusión a diferentes regiones de Argentina, se trasladan líbremente  y llevan la infección a distintos lugares de nuestro país.

3) Especies susceptibles: équidos y el ser humano.

4)La época del año, la existencia de grandes cantidades de vectores y el estado inmunitario de los huéspedes, son primordiales para el desarrollo y su extensión.

Las epidemias de estas virosis son muy variables con respecto al lugar y al momento de aparición, son más comunes desde mediados a fin del verano cuando las condiciones climáticas favorecen el crecimiento de insectos, aunque en climas templados es menos evidente esta variación estacional. Periódicamente, se observa que estos virus abandonan sus reservorios naturales e infectan a un amplio grado de vertebrados.

En los mosquitos, el virus se multiplica en su organismo, y desde allí se dirige a “picar” al caballo, a otras aves o roedores (luego actuarán como reservorios), o al hombre.

El virus Este produce una enfermedad altamente febril, caracterizada por un curso agudo y alta mortalidad, ésta se presenta dentro de los 2 ó 3 días y es alta (90%) en epidemias, usualmente los animales que sobreviven presentan trastornos permanentes.

El virus Oeste es similar al virus Este, se diferencia de éste, por el curso de la enfermedad que generalmente es más lento y con menor mortalidad, siendo ésta cercana al 50%. En los seres humanos, el virus oeste desarrolla un curso más grave que el virus Este.

El período de incubación: 1 a 3 semanas. 

Sintomatología: los virus, después de permanecer un tiempo en la sangre, llegan al Sistema Nervioso Central, y a partir de allí pueden observarse un cambio en la conducta del animal. Los síntomas incluyen: trastornos en la movilidad y coordinación del movimiento, debilidad en miembros posteriores, depresión, temblores o contracciones musculares, decúbito prolongados (permanecen echados) y manifiestan serias dificultades para reincorporarse o pararse, fiebre, en la etapa final se observa un “deambular ciego”, empuja sobre objetos duros, los enfermos parecen haber perdido la vista, los animales enfermos pueden caminar en círculos.

Diagnóstico: se realiza por:  sintomatología, época del año, y exámenes de laboratorio.

Tratamiento: no existe una medicación específica para realizar el tratamiento, se efectúa la administración de diferentes   medicamentos para mejorar el estado general del paciente. 

Profilaxis: luchar contra los insectos es casi imposible a campo y también en lugares cerrados donde están los caballos

La vacunación contra los dos tipos de virus, anteriormente era obligatoria, pero dejó de serlo por la Resolución 521 del 2016 y a partir de aquí fue considerada optativa, lamentablemente fue un error porque disminuyó significativamente la presencia de protección vacunal.

Actualmente no hay vacunas, el Organismo Sanitario dice que estarían por salir a la venta dentro de 15 o 20 días, pero mientras tanto, el virus no se detiene y sigue actuando. Además, si tenemos vacunas en 15 o 20 días, tenemos que pensar que la vacuna no actúa en el animal una vez inyectada, sino deben transcurrir 10 0 15 días para que pueda capacitarse el aparato inmunológico o sea los caballos no tendrán protección hasta 30 días y ese es un plazo sumamente serio para todos.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights