La lechería trabaja para mejorar las vacas del futuro

Por la tarde del martes, en el auditorio Carlos Berra, se desarrolló la Jornada de Genética y Reproducción Edición Biogénesis-Bagó, en la cual se ofreció una mirada técnica y científica sobre el camino que esta variable tiene en los tambos argentinos.

Sobre “Eficiencia Reproductiva de las vaquillonas: Impacto en el Crecimiento y la Producción” habló Julián Bartolomé, como asesor privado y docente universitario.

Lo que explicó es que es fundamental tener el registro completo de los rodeos en el tambo, pero sobre todo de los nacimientos y los natimortos, para poder tomar mejores decisiones a la hora de seleccionar la genética y genómica a incorporar.

También es fundamental contemplar la edad de las pariciones, que tienen mejores entre los 24 y 25 meses. Pero para todo “hay que tener en claro cuántas vacas quiero ordeñar, a partir de eso se puede saber cuánto semen sexado se necesita y así organizar el calendario de pariciones, que según la eficiencia reproductiva y la edad al parto van a definir cuántas vaquillonas van a sobrar. Hay que saber para qué vamos a usar el semen sexado”.

Tener un protocolo en cuanto a los parámetros pre-servicio para las vaquillonas mejora los resultados. En este mismo sentido hablo Miguel Nieto sobre la “Utilización de hormonas de calidad en el manejo reproductivo de vacas lecheras”.

Las vacas sanas, el confort y el trabajo de los recursos humanos son clave para que el proceso reproductivo encuentre un alto porcentaje de positividad.

El chequeo de las vacas vacías se hace con tacto y ecografía, con repasos ordenados para los servicios que se complementan con progesterona para lograr parámetros por sobre el 40 por ciento en el primer servicio.

Por otro lado se habló sobre las mastitis clínicas y subclínicas tiene efecto negativo en los días que el animal se queda afuera del ciclo de ordeño, en la producción, en la reproducción. 

Los efectos negativos pueden ser disminuidos con el uso de antiinflamatorios, que van más allá de la glándula mamaria. Fue el especialista en esta temática, el Dr. Martín Pol quién desarrolló la “Evaluación del uso de meglumina de flunixin usando monitoreo en casos de mastitis clínicas: efecto en reproducción y calidad de leche”.

En un tambo de 1.500 vacas se hizo una prueba con el rodeo, con animales tratados con jeringa sin antibiótico y con las drogas mencionadas con aplicación transdérmica, de los cuales con unos cien casos por lote, marcándose una diferencia leve en cuanto a la preñez y la rumia baja, mientras que las células somáticas marcaron una contracción muy importante a las tres semanas del tratamiento, aunque sin modificaciones en la evolución del caso clínico.

En este marco el médico veterinario Gustavo Zimmermann hizo la presentación de un nuevo producto de Laboratorios Over, Isomet Over, contra la tripanosomiasis, una enfermedad relativamente para los rodeos, que no es más que un hemoparásito que se transmite principalmente por moscas y tábanos. Diarreas, abortos, muertes de animales son algunas de las consecuencias que acarrean pérdidas de no conseguir tratamientos rápidos y específicos.

El tratamiento con esta novedad requiere un período de retiro de hasta cuatro meses en carne, sin embargo no tiene influencia en la producción de leche.

Finalmente, el asesor Facundo Feresin presentó las nuevas herramientas para mitigar la hipocalcemia en vacas lecheras. La falta de regulación de la cantidad de calcio en sangre al momento del parto, que puede afectar al desarrollo del feto, a la calidad del calostro e incluso en el inicio de la lactancia.

Casos clínicos y subclínicos tienen diferente incidencia en los diferentes rodeos en todo el país, apareciendo las consecuencias al momento de explotar el potencial genético de los animales. Por eso el momento de tratar la enfermedad es en el preparto, con dietas bajas en calcio y potasio, entre otras estrategias, sin embargo las que más efecto tuvieron fueron las dietas aniónicas, para las cuales Cladan dispone del producto PH Low, logrando reducir las consecuencias negativas en vacas, e incluso se bajó la mortandad de terneros y los costos en tratamientos futuros, bajando también los costos en el uso de sales.

Licenciada en Ciencias de la Universidad de Wisconsin, trabajó como clasificadora de la raza jersey durante 15 años, tiene un tambo de 160 vacas en producción que es la base de la economía familiar, junto con su esposo y sus cuatro hijos.

Una genética adecuada para tambos sustentables
Este es el tema que abarcó Leah James, quien durante la muestra será también jurado de la competencia Holando y Jersey en TodoLáctea, aplicando todo su conocimiento incluso como gerente de la cooperativa Genex, que también trabaja en Argentina, para conseguir vacas sanas, con eficiencia alimentaria, longevas y con menos problemas para la producción de leche.

La cooperativa tiene 5.500 miembros en Estados Unidos y negocios a nivel global, trabajando desde 2014 en la Vaca Comercial Ideal (Ideal Comercial Cow, en inglés), que no es más que avanzar hacia las vacas del futuro.

“La selección genética es tan importante porque el progreso es imposible sin cambios, que llevan a la acción para alimentar a un mundo en crecimiento” explicó, poniendo el foco en la eficiencia productiva, la sustentabilidad y la fertilidad. 

Genex fue la primera empresa en evaluar la facilidad de parto, las pajuelas que se desocongelan fácilmente, la evaluación económica de los toros, siendo pioneros en ofrecer el ICC que incluyen salud, fertilidad, tamaño adecuado, facilidad de parto y eficiencia alimentaria, que es el costo más relevante de la producción y en definitiva aporta a la baja en la emisión de gases de efecto invernadero.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights