La falta de agua le pega fuerte al maíz en Entre Ríos

Las primeras proyecciones indican que, la superficie cultivada con maíz de primera en el ámbito provincial es de aproximadamente 420.000 hectáreas. El estado fenológico se concentra entre V8, es decir ocho hojas expandidas a R1 (floración).

Es importante recordar que, diciembre es el mes clave en la definición del rendimiento para el maíz de primera, ya que abarca el periodo crítico (±15 días de la floración).

Sobre la base de la información recibida de la red de colaboradores del sistema Siber instrumentado por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, se estimó la condición general del cereal a nivel provincial, los resultados son los siguientes:

-Muy buena 6 %

-Buena      46 %

-Regular    36 %

-Mala        12 %

Cabe destacar que, debido a la ausencia de lluvias y a las elevadas temperaturas, en los últimos 15 días se registró una caída del 26 % del área calificada dentro de las categorías buena y muy buena. No menos importante es el incremento de la cantidad de hectáreas bajo la condición mala, que tuvo un incremento del 10 %.

Los colaboradores reportan que se observan lotes con síntomas de estrés hídrico fundamentalmente en el sector Suroeste (Figura 3).

Los pronósticos a corto plazo no son favorables, las lluvias que se esperaban para el miércoles 30 resultaron prácticamente nulas. Al respecto, los colaboradores reportan de una necesidad de por lo menos 50 mm como para generar un cambio en las reservas hídricas y como agravante, nuevamente se espera un incremento de la temperatura máxima.

La sequía se extiende en todo el todo el territorio entrerriano

La falta de precipitaciones ha hecho colapsar el balance hídrico, llevándolo a la solución más temida, aunque por cierto, bastante previsible.

La sequía se ha generalizado en todo el territorio provincial. Como hemos mencionado en muchas ocasiones este balance hídrico se hace para una pastura de consumo constante y permanente a lo largo del año, con lo cual el mapa define un escenario de mínima disponibilidad hídrica. Esto es, eventualmente pueden haber áreas de la provincia con una mejor disponibilidad de humedad, sobre todo lotes que quedaron en barbecho. No obstante, la situación que se representa es sin dudas un indicador del grave escenario que se ha instalado en este comienzo de diciembre, con fuertes consecuencias sobre los cultivos de la gruesa implantados en forma temprana y la problemática que la restricción de humedad le impone al avance de las siembras.

Ayer, el sistema frontal que estuvo retenido en jornadas previas sobre el sur de CB y la provincia de BA, finalmente logró progresar hacia el noreste del país. En su avance, se generaron algunas celdas de tormenta sobre la provincia. Zonas del departamento Tala, Gualeguaychú, Uruguay y sur de Colón, fueron receptoras de algunas precipitaciones, las cuales en forma muy puntual llegaron a los veinte milímetros. En el resto de la provincia, el frente se mostró con despliegue de coberturas nubosas y algunas lloviznas muy dispersas. De esta manera, noviembre cerró con toda la provincia afectada por un fuerte déficit pluvial, lo cual es una diferencia notoria respecto del año pasado, donde las lluvias habían sido más favorables.

El corto plazo no parece cambiar. La transición intermensual queda estable, con tendencia ascendente para las temperaturas y una oferta de agua que está lejos de ser la necesaria para promover correcciones eficientes.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.