Italia: un pastor 4.0 ayuda a mitigar el impacto del Covid

Leonardo es un joven agricultor italiano que hace tres años se mudó de Roma a Abruzzo, la tierra de sus antepasados. Dirige Casetta Bianca, una granja de cabras en el pequeño pueblo de Lettopalena (Abruzzo), donde elabora excelentes quesos artesanales, todos con leche cruda y utilizando únicamente métodos tradicionales.

Durante la pandemia de Covid-19, decidió donar todas las ganancias de la venta de productos de Pascua de su granja a las unidades de cuidados intensivos de Covid.    

Tengo 36 años. Después de un título en ganadería, decidí dejar Roma y vivir en la tierra de mis abuelos. Mirando hacia atrás en los últimos 5 años, estudié, profundicé en las técnicas de procesamiento de la leche, conocí a los pastores de cabras locales, escuché sus historias, reagrupé todas estas piezas y tomé mi decisión.

Cuando llegué aquí, sabía que quería criar cabras, pero no qué cabras. Viniendo de experiencias de estudio y trabajo centradas en la cría en el norte de Italia, estaba casi convencido de que quería introducir cabras de pura raza, con esas hermosas ubres que prometen al quesería litros y litros de leche: un sueño para quienes, como yo, no podían. esperar para poner en marcha su propio laboratorio y empezar a poner en práctica sus estudios y experiencias acumuladas en las lecherías de otras empresas.

Entonces, comencé a vagar por los pastos que rodean la Casetta, en busca de respuestas. Conocí las plantas, los árboles y los bosques, pero sobre todo conocí a los pastores locales; pastores que son hijos de pastores. Conocí sus rebaños, los vi pastar en estas montañas y me decidí: romper el vínculo con el territorio introduciendo cabras de otros lugares habría sido una pérdida rotunda, con graves consecuencias a corto y largo plazo tanto para el manada en sí y para la montaña que la alberga.

Hoy tengo mi rebaño de 140 cabras, los pastos, la quesería donde proceso solo la leche de mis cabras, estrictamente cruda, sin agregar adyuvantes ni enzimas. Las cabras no son de pura raza, son cabras minuciosas que proceden de los rebaños de los pastores más antiguos que viven en estos pastos desde hace siglos y que han establecido una compleja relación biológica con el territorio en el que habitan, que se ha ido perfeccionando a lo largo del tiempo y es indispensable para la preservación del ecosistema.

La decisión de retirar los rebaños de aquí es una que ha supuesto y sigue implicando sacrificios y renuncias, tanto en cantidad como en período de lactancia. Estas cabras son la base genética sobre la que comenzar un largo trabajo de mejora, que sólo tendrá en cuenta parcialmente los rasgos productivos. Porque su genética se formó en el territorio, y son ellos, más que nada, quienes llevan consigo la historia, las tradiciones y el alma de estas montañas.

Me gusta la idea de revivir la tradición quesera de Abruzzo en lugares donde el papel del pastor está desapareciendo y donde históricamente ha sido una figura que ha contribuido a la economía y la historia de esta zona.  

Como se mencionó, proceso toda la leche que se produce en la finca, elaborando una amplia variedad de quesos, principalmente quesos de coagulación láctica, estrictamente elaborados con leche cruda, de madurez media, condimentados o refinados con hierbas y frutos silvestres que ofrece la dehesa de las cabras. nosotros (oso ajo, enebro, avellana, etc.). En la lechería, proceso exclusivamente la leche de mis cabras, de las que obtengo los injertos y de las que trato de exaltar los diferentes matices derivados de la estacionalidad del pasto. La producción es limitada, por el tipo genético de las cabras criadas y su dieta, que en el período de producción consiste únicamente en pastos de montaña más una mínima integración de materias primas (maíz y frijol). En cuanto a la venta, contamos con la tienda de nuestra empresa que, sobre todo los fines de semana, trae mucha gente a visitarnos,

Entonces, mi historia personal se entrelaza con la de la región y con la complicidad de mi querida Irene, que ha regresado a la tierra de mis abuelos, quienes me pagan ofreciéndome una casa, o más bien una “casetta” – una casita. , para mi proyecto de futuro. Un proyecto que afianza un pacto entre generaciones y territorio y entra con sutileza en el calvario de los días más dramáticos de la pandemia.

De la zona de Majella y de mi pequeña finca, Casetta Bianca, que en tiempos no muy lejanos fue protagonista de historias de resistencia y salvación de la Segunda Guerra Mundial, llega una mano extendida, un estallido de generosidad para gastar en la economía de guerra contra COVID-19.

Di un paso al frente durante el momento más dramático de la emergencia del Coronavirus, con la intención de agregar un nuevo eslabón a la cadena de solidaridad que estaba apoyando al sistema de salud pública italiano durante esos días difíciles.

El 23 de marzo de 2020 escribí en las redes sociales para compartir mi preocupación por la situación y seguí con aprensión las noticias que viajaban hasta acá, en las montañas, en los pastos que me acogían. Entonces, me pregunté: ¿cómo puedo hacer mi parte para ayudar a la comunidad a enfrentar este terrible momento? Yo, que como pastor, he tenido el enorme privilegio de poder seguir trabajando.

Entonces, decidí donar la totalidad de las ganancias de la venta de productos agrícolas de Pascua a las unidades de cuidados intensivos del ASL Lanciano Vasto Chieti, para apoyar la asistencia intensiva que los enfermos necesitaban desesperadamente.

A la iniciativa se han sumado particulares, autoridades locales e instituciones, comprando productos tradicionales de Semana Santa (cabrito y queso), con la conciencia de contribuir, con su compra, a la donación.

La iniciativa ha sido auspiciada por el Parque Nacional Majella y la Municipalidad de Lettopalena, que han contribuido, de esta manera, a incrementar la atención de los medios.

En Semana Santa 2020, cerré las rebajas de Semana Santa y doné la suma de 4.300 €, a la cuenta dedicada a la Emergencia Covid-19 del ASL Lanciano Vasto Chieti.

Mi apoyo tuvo como objetivo evocar un sentimiento distante pero presente de un pastor 4.0, que ha combinado sus estudios, la tecnología moderna y el valioso saber hacer transmitido por los mayores del oficio para crear “Casetta Bianca”, una pequeña empresa nacida de un establo abandonado.

Las fotos son de Foto de Tommaso d’Errico

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.