“Hoy el criador tiene una participación elevadísima en el precio final del novillo”

El analista ganadero Ignacio Iriarte señaló que “todos los márgenes de la tranquera en adelante están comprimidos o en rojo” y en este escenario “el criador tiene una participación elevadísima en el precio final del novillo”. En su informe especial para FIFRA indicó que “hay poca hacienda para la capacidad instalada de exportación y consumo, y eso no se va a modificar este año ni tampoco el próximo.

Por Ignacio Iriarte

En los últimos tres años (2019-2021) el precio real del novillito en Liniers toca un máximo anual entre diciembre y febrero, y a partir de marzo, durante siete meses consecutivos cae, para rebotar vigorosamente en noviembre. El precio del gordo liviano sube un primer escalón en noviembre, otro en febrero-marzo, y a partir de ahí retrocede a lo largo del año.

Los precios actuales del ganado (gordo e invernada) están hoy en el nivel más alto desde 1960 a la fecha, superando incluso los precios de los años 2010- 2011, a la salida de la anterior depredación de la ganadería K. Con una inflación que tiende a acelerarse, a priori costaría en los próximos meses mantener estos valores a moneda constante, pero la oferta ganadera es escasa; por la ventana semicerrada de la exportación entra un viento muy fuerte -valores FOB 35/40% más altos que un año atrás-, y el consumo interno ha dado reiteradas muestras -vía precios de la carne que no está dispuesto a reducir más la ingesta.

Se escucha: “el consumo no puede pagar más, el novillo Hilton pesado vale más que en Estados Unidos o Europa”, pero estos argumentos no sirven: hay poca hacienda para la capacidad instalada de exportación y consumo, y eso no se va a modificar este año ni tampoco el próximo. Todos los márgenes de la tranquera en adelante están comprimidos o en rojo, teniendo hoy el criador una participación elevadísima en el precio final del novillo. Mientras la inflación amenaza con deslucir este panorama tan halagüeño para los ganaderos en nuestro país y en el mundo, muchos analistas vislumbran un panorama post-covid y postguerra muy favorable para la carne vacuna.

Exportación
En el primer bimestre del año las exportaciones argentinas de carne vacuna totalizaron las 121 mil toneladas, un 9% menos que en igual período del año anterior, al tiempo que ingresaron 481 millones de dólares, un 24% más que en enero-febrero del 2021. El precio FOB promedio en el primer bimestre, como reflejo del notable momento de precios en el mercado internacional, se incrementó un 37%.

En los dos primeros meses del año los embarques a China retrocedieron un 10%, pero el precio FOB promedio a este destino aumentó un 48%; en el comienzo del 2022 China absorbe el 74% de nuestros embarques. En enero-febrero último, Israel absorbe el 7,5% de nuestras ventas, Chile el 4,6%, Alemania el 4% y Estados Unidos el 3,7%. Sigue siendo muy importante la exportación de huesos bovinos, que en enero fue de 6000 toneladas y en febrero de 6900 toneladas.

Según la publicación especializada uruguaya FaxCarne, las exportaciones de carne vacuna de los cuatro países del Mercosur + Australia + Estados Unidos, en el primer bimestre del año crecen un 14% en volumen y un 26,2% en precios FOB, lo que revela que en términos de dólares el mercado internacional en el arranque del año se ubica un 44% por encima de enero-febrero del 2021. China En el primer bimestre del 2022 las importaciones chinas de carne vacuna cayeron un 23% con respecto a enero-febrero del año pasado.

De las 282 mil toneladas importadas en los dos primeros meses del año, encabeza el ránking Argentina, con 79,5 mil toneladas, participando con el 25% de lo adquirido, seguida de Uruguay, con 69,7 mil toneladas (24,7%); Brasil, con 51 mil toneladas (18%); Australia, con 27,9 mil toneladas (9,8%); Nueva Zelandia, con 35,8 mil toneladas (12,6%) y Estados Unidos, con 24,1 mil toneladas (8,6%).

Estos registros de importación reflejan todavía la suspensión que sufrió Brasil en septiembre pasado, a causa de los casos de BSE, y que mantuvo a nuestros vecinos fuera del mercado chino hasta principios de diciembre. Para los próximos meses puede esperarse una fuerte recuperación de la participación de Brasil, hasta un 45-50% del total las compras chinas, como así también un constante aumento en las ventas de Estados Unidos a este destino.

En diciembre, y según datos de la aduana china, el gigante asiático importó de Estados Unidos 2500 toneladas de cortes enfriados, a un precio promedio de 17400 dólares por tonelada. También en diciembre Australia colocó 3400 toneladas de cortes enfriados a unos 13200 dólares por tonelada. Crecen lenta pero constantemente las compras chinas de cortes enfriados de alto precio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.