Fuerte rechazo de las gremiales del campo a los dichos de Fernández

Diferentes entidades agropecuarias salieron a expresarse tras las posibilidades de que el Gobierno suba retenciones a la producción o ponga cupos de exportaciones. “No somos formadores de precios, sino tomadores de precio”, remarcaron. Señalan además que hay falta de ideas y que estas medidas son recetas viejas que no han dado resultados.

El presidente Alberto Fernández planteó este domingo la posibilidad de subir las retenciones o poner cupos a la exportación de productos alimenticios para evitar que se traslade al consumidor el aumento de su precio internacional.

Ante esta situación, diversas entidades agropecuarias, entre ellos representantes de la Comisión de Enlace, salieron en medios de comunicación a manifestarse sobre este pensamiento y la posibilidad de que se avance con alguna de estas medidas, remarcando que la producción primaria no es formadora de precios y que debieran pensarse otras medidas para tratar de solucionar el problema de los aumentos en los alimentos.

“Siguen sin entender la situación. Ellos entienden que nosotros somos formadores de precios. Primero, no lo somos. Y segundo, la participación que tiene el producto primario en el producto final es muy baja. El paquete impositivo y los demás segmentos tienen una influencia mucho mayor”, manifestó Jorge Chemes, presidente de CRA, entidad que en un comunicado junto a Cartez se expresó también duramente hacia esta posibilidad que baraja el presidente, al señalar: “Ideas y propuestas innovadoras se han borrado del menú del gobierno y su equipo… Pareciera que su equipo de gobierno no hace uso del método, al menos al momento de proyectar nuevas teorías para generar un mejor escenario. Un presidente productivista, como se ha definido, debería recordar lo que hicieron los anteriores gobiernos, entre ellos los que usted mismo integró”.

A esta línea crítica se sumó también Carbap: “Señor Presidente, usted debiera saber que la incidencia de los productores en el precio de los alimentos no supera el 20% , siendo el otro 80% originado en variables macroeconmicas que su administración debiera controlar. Por eso, nunca habrá diálogo fructífero cuando se está cerrado a escuchar… Volvemos a las recetas fracasadas de hace 13 años atrás. El resto de los países avanzan y evolucionan, y nosotros en nuestro país seguimos estancados e involucionando”, destacaron.

Otra voz de rechazo fue la de FAA, a través de su presidente Carlos Achetoni: insistió en el punto de que “el campo no es el formador del precio de los alimentos”. Según el dirigente, “el problema es que no se quiere reconocer la inflación y el Gobierno necesita de las retenciones e ingreso de divisas. Resulta ahora un sacrilegio tener un precio referencial de lo que podría valer nuestro producto. La leche, las frutas eso no importa. Si se le paga al productor un precio por debajo de los costos, no importa, no interesa. Pero sí interesa el maíz y la soja que tienen un precio internacional”, dijo en declaraciones al programa CNN Campo.

Las palabras de Fernández
Entre sus explicaciones y argumentaciones el presidente Alberto Fernández señaló que no está «contra el campo» sino enfocado en una recuperación del salario «en términos reales» después de una pérdida que, en los últimos cuatro años, «fue del 20 por ciento».

«Lo que tienen que entender los productores es que los pastos no están dolarizados. La producción del maíz no está dolarizada. No pueden trasladar a la mesa de los argentinos los precios internacionales porque no producen a precios internacionales», señaló el Presidente, en una entrevista publicada por Página/12.

«Yo le he dicho al ministro de Agricultura (Luis Basterra) que todo tiene un punto límite. Les estoy diciendo públicamente que no puedo dejar que esto siga pasando, porque el riesgo es que con la pandemia todos estos productos van a seguir creciendo en su precio y no estamos dispuestos a tolerarlo», agregó.

El caso de la carne
Para ejemplificar su argumento se refirió el caso de la carne, al señalar que hasta hace poco China «solo importaba carne envasada y había un número limitado de frigoríficos que tenían capacidad de exportar», pero que «ahora decidió importar carne con hueso, medias reses», lo cual afectó el precio de góndola de cortes como el asado, por ejemplo.

«El productor de carne tiene la posibilidad de vendérsela al carnicero o vendérsela a China a un precio enorme. Yo necesito que ellos exporten porque necesito dólares que entren. Pero lo que no pueden es trasladar a los argentinos los precios internacionales porque no producen en precios internacionales. Ellos no producen en dólares», afirmó el Presidente.

Ante este escenario, dejó en claro que «el Estado sólo tiene dos canales para resolver el problema, dos herramientas que preferiría no usar: subir las retenciones o poner cupos, decir esto no se exporta. Y no hay mucho más tiempo para que decidan. Estoy a favor de garantizarle a los argentinos que tengan la comida que necesitan a precios razonables».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.