Fertilización foliar de la mano de Compo

Compo nace en Alemania como empresa filial de Basf y a finales de 1999, el conjunto de empresas se integra a otro grupo empresario germano cuyas actividades principales son la extracción, transformación y comercialización de sales de Potasio (K) y Magnesio (Mg), materias primas básicas en la fabricación de fertilizantes.

""La división argentina se creó en el 2001, con el fin de atender la creciente demanda de los fertilizantes especiales para la agricultura argentina, con el compromiso del respeto al medio ambiente y mejorando la calidad de vida del agricultor, señalan desde Fertiva, la empresa del Grupo en nuestro país.
Sabido es que en los actuales esquemas de producción la nutrición juega un rol importante, a la par de la genética de semillas, de la aplicación de agroquímicos, la técnica de siembra y el manejo del cultivo. De todos modos, en nutrición, las estrategias deben aún recorrer un cierto camino.
El ingeniero Edgardo Arévalo es responsable técnico de Compo en la zona centro del país y su presencia en Villa María tuvo que ver con la presentación de  nuevos complejos nutrientes
“Estamos difundiendo fertilizantes de suelo y foliares. Respecto a éstos últimos, en los últimos años hemos realizado numerosos ensayos, respaldado por diversas áreas del Inta y de varias universidades nacionales. Lo que nos ha permitido el diseño de un producto con buen desempeño en las diferentes zonas de nuestro país”, señala el joven profesional.
–¿Cuál es el impacto productivo promedio de la fertilización foliar en la zona centro de nuestro país?
–El promedio está en 357 kilogramos de soja, que la ubica entre un 10 y 12% más que sin aplicación de este fertilizante. Y los costos están en menos de un 2% de estas mejoras de producción, con lo que estamos en un beneficio de cuatro o cinco veces de lo que invertimos.
–¿Cuál es el nombre comercial de estos productos?
–Si bien estos ensayos llevan algunos años en Argentina, nuestra empresa tiene una experiencia a nivel mundial y eso es lo que queremos compartir con el productor. Uno de ellos es el fertilizante granulado Nitrofoska y el fertilizante compuesto Fetrilon
–¿Cómo ha sido el comportamiento del productor?
–En Córdoba hay una adopción de tecnología alto comparado con otras regiones y es una de las que más ha evolucionado en rendimiento. Creemos que la fertilización foliar debe complementar la fertilización de suelo.
–¿Cuál es el momento de la aplicación de la fertilización foliar?
–Nuestra recomendación es aplicar en el estadio R2 ó R3, que es el momento de formado de vainas, que es el momento donde hemos encontrado las respuestas que antes apuntaba.
El ingeniero Arévalo precisa que se han realizado varios ensayos en la zona de Villa María con mejoras en los rindes de entre 250 y 300 kilos, y más cerca de la zona núcleo los incrementos llegan hasta los 700 kilos. 

Los nuevos desafíos
La fertilización es una técnica para la nutrición del cultivo que ha ido ganando en precisión y complejidad, acompañando la incorporación de nuevas áreas que se incorporaron a la producción en los últimos años.
“Un tema que no debemos perder de vista es que fertilización simple habla de Fósforo (P) y Azufre (S) pero la planta lleva Zinc (Zn), Hierro (Fe), Calcio (Ca) y Magnesio (Mg) y lo va sacando del suelo. Hay estudios en la provincia de Córdoba que dan cuenta de niveles muy bajos de Zn y de Cobre (Cu), y a esto se suma el Boro (B) que es un nutriente relacionado con las precipitaciones, y se hace particularmente crítico en años secos”, describe el técnico de Fertiva.
–¿Cómo observa el productor de nuestra zona este fenómeno?
–Se está fertilizando con P y el S de a poco se va incorporando a las aplicaciones. Respecto de los micronutrientes o fertilizantes menores no hay mucha información, o en muchos casos ha habido falsas premisas puesto que la fertilización foliar actúa en un manejo que debe incluir otras acciones, como fertilización de suelo, por ejemplo. Por eso creemos que es un proceso lento que requiere que se le vaya entregando al productor la mayor información.
En otros casos, aún no se tiene una ajustada caracterización del suelo, y en algunos casos demandan más una cosa que otra.
Arévalo cree que la mejora en las precipitaciones de estas últimas semanas sumadas a una mejora en los precios internacionales de la soja y el maíz alentarán al productor a incorporar elementos y técnicas que redundarán en una mejora del suelo, e incrementará las utilidades.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights