Febrero: el último tren para mejorar el porcentaje de preñez en Uruguay

Luego de un inicio de verano seco en Uruguay, febrero empieza con un panorama diferente, precipitaciones en varias zonas del país y una última oportunidad para que los productores a través de tecnología y manejo puedan mejorar el desempeño reproductivo.

Si bien tanto el comportamiento de los rodeos como las precipitaciones han sido muy variadas, según la zona, algunas de ellas con escasas precipitaciones y variada disponibilidad y calidad del forraje, buscaremos describir diversas situaciones en las que el productor se puede encontrar hoy, con algunas sugerencias y recomendaciones que pueden incidir positivamente en el resultado final de preñez.

El primer mensaje: aún hay tiempo para tomar algunas determinaciones

Si bien el período reproductivo está llegando a su último mes en la mayoría de los establecimientos y alargar el entore no parece ser una alternativa recomendable, realizar ciertas medidas de manejo en este momento aún pueden generar un impacto positivo.

Tanto en los casos donde las lluvias han sido escasas pero alternadas provocando forraje pero de baja calidad, se haya tenido que recurrir a fardos para complementar la oferta de materia seca o las precipitaciones a fines de enero hayan vuelto a reverdecer el campo, en todos los casos es más que recomendable realizar un diagnóstico si deseamos saber dónde estamos parados.

Diagnóstico de actividad ovárica (DAO) o Monitoreo de entore

Si no sabemos nuestro punto de partida difícilmente sepamos cuál es la decisión más acertada a tomar. Por eso un correcto diagnóstico en este momento puede resultar clave, ya que la técnica permite observar al animal por dentro y saber en qué etapa del ciclo reproductivo se encuentra la vaca, que a veces puede no estar relacionado con la condición corporal que presenta el animal en ese momento.

Si bien suele realizarse a mitad del entore o incluso antes para tener más tiempo de implementar estrategias de manejo, aún se está a tiempo de tomar medidas efectivas.

En base a los resultados que arroja el DAO, se categoriza a las vacas en 4 lotes: preñadas, ciclando, anestro superficial y anestro profundo, y en base a esto se realiza las siguientes recomendaciones:

Preñadas y Ciclando: no hace falta implementar medidas.

Anestro superficial: con el destete temporario bastaría para que el animal vuelva a ciclar.

Anestro profundo: es necesario tomar medidas más drásticas como hacer destete precoz o implementar una mejora sustancial de la alimentación acompañado por el destete temporario.

El hecho de poder clasificar el rodeo nos permite saber dónde estamos parados, las preñeces efectivas que ya obtuvimos y la probabilidad de preñeces que podemos obtener. Pero sin duda el mayor beneficio es saber la proporción de animales que difícilmente vamos a poder preñar si no realizamos ningún manejo, y en base a eso tratar de intervenir de alguna manera para revertir esa situación.

Estrategia de alimentación complementaria según situación:

Si bien las últimas lluvias han logrado recuperar el estado de las pasturas y campos naturales en muchas zonas del país, en otras no se ha logrado recuperar del todo, teniendo como resultado forraje seco, envejecido y de mala calidad.

Para estos casos, así como también en los casos en los que se proporciona fardos como complemento, es recomendable acompañar la dieta con una suplementación con sales proteinadas.

Objetivo:

Aprovechar mejor el forraje fibroso de baja calidad y digestibilidad producto del envejecimiento y falta de agua así como también de los fardos proporcionados con un aumento de proteína en la dieta a bajo costo.

Datos:

Ganancia de peso en un período crítico

Suplementación práctica y sencilla

Consumo: 250grm/animal/día

Duración: 60 días

Costo: 6 Usd/vaca en todo el periodo

Por otro lado, donde las lluvias han sido más generosas y han provocado un reverdecer en las pasturas así como también nuevos rebrotes, se ha observado en algunos predios el consumo de piedras y huesos por parte de las vacas, siendo esto un claro indicador de deficiencias minerales.

Las deficiencias de proteína y energía son las causas más frecuentes del bajo desempeño reproductivo, pero en algunas ocasiones el factor limitante son los minerales, provocando pérdida de celos o hasta de peso en las vacas de cría.

Un correcto diagnostico en este sentido con una adecuada suplementación mineral posterior resulta determinante, ya que la limitante que se da en ciertos macrominerales como son el Sodio (Na) y el Fósforo (P), y algunos microminerales como el Cobre (Cu), Zinc (Zn) y Selenio (Se) en las pasturas pueden provocar pérdidas significativas de manera silenciosa.

Objetivo:

No perder los kilos, ni el desempeño reproductivo, ni resindir estatus inmunologico de nuestro rodeo de cría provocado por deficiencias en minerales reportadas de manera consistente en nuestros campos naturales.

Datos

Cubrir las deficiencias minerales con una correcta suplementación mineral

Consumo: 50 a 70 gr/dia

Duración: 100 días

Costo: U$S 3/animal

Independientemente de la situación en la que se encuentre el productor, febrero aún brinda una oportunidad dónde si se toman las decisiones acertadas, se está a tiempo de incidir en el resultado final de las preñeces.

Por: Sebastián Frade – Equipo técnico de Agrifirm Uruguay

Publicado en el portal ForoRural ( www.fororural.com )

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.