En un año para el olvido, el precio del ternero llega como una oportunidad

Comprar cuando todos venden puede ser un gran negocio en medio de un cambio de ciclo; ¿cómo sumarse?. "Viene la revancha", resumió el consultor ganadero Víctor Tonelli sobre las perspectivas del negocio para el ciclo 2023/24.

Resaltó que el mercado ganadero se encuentra en un momento de importantes cambios. El 2022 se vio marcado por una sequía severa, que afectó los ciclos comerciales del sector, pero el horizonte empieza a cambiar con la tendencia de mayor probabilidad de lluvias y señales positivas del mercado internacional.

«Veo una enorme oportunidad», destaca el consultor ganadero al referirse a la oferta de terneros que hay en la zafra, que suele tener pico entre los meses de marzo y abril. «Hay una oferta más alta que años anteriores gracias a los buenos servicios del 2021, estimo como mínimo unos 700 mil terneros más para el destete», remarcó al disertar en un encuentro organizado por ADBlick Agro.

Esta mayor oferta de terneros se combina con un recurso forrajero limitado, lo que amplía la oferta disponible y genera precios accesibles para la compra. De hecho, la relación de compra llegó a estar en 1,35 (significa hasta un 35% más caro el costo de reposición) en 2022 y ahora, en 2023, bajó a 1,10. Es decir, hay una oportunidad para recrías y para adquirir novillitos para engorde.

El año pasado se cortaron las recrías por la sequía, lo que genera que la “figurita difícil” en este 2023 sea el novillo gordo de exportación. Un mercado que renace.

El otro aspecto a tener en cuenta es que la preñez luego de la sequía también se ve afectada, por lo que podrían escasear los terneros en la zafra del 2024. “Puede haber un millón menos de terneros, es un 7-8% menos”.

De esta forma, de cara al nuevo ciclo, Tonelli anticipa «cambios muy grandes respecto de lo que lamentablemente vivimos los ganaderos».

Un año para el olvido, pero con oportunidades en el horizonte
Durante 2022, la sequía motivó una salida masiva de hacienda de los campos al mercado, lo que generó un atraso de hasta un 37% en el precio del ganado vs. la inflación. Esto también se vio reflejado en el precio de la carne al público, lo que ayudó a atenuar el índice de inflación.

Ahora, algunas lluvias comenzaron a impactar sobre las decisiones de los ganaderos, por lo que el precio de la hacienda recuperó parte del terreno perdido.

“El retraso del precio de la carne al consumidor fue feroz, y el impacto para los ganaderos también”, graficó Tonelli.

A las complicaciones del mercado interno se sumó el contexto internacional. El mercado cárnico global mostró caídas de precios de hasta el 20% durante el año pasado. Pero esta tendencia comenzó a cambiar. En diciembre China, jugador clave del mercado, flexibilizó restricciones del Covid, lo que tracciona una mayor demanda. También la Unión Europea deslizó una mayor demanda potencial en el inicio del 2023. Se suma la tendencia de Estados Unidos, que es el segundo mayor exportador e importador de carne.

Es decir, hay un mercado demandante con una oferta que no le podría seguir el paso, concluye Tonelli.

¿Qué puede pasar con las elecciones?
Para el análisis del ciclo 2023/24 hay que sumar las elecciones presidenciales. Al respecto, Tonelli es muy claro: “Creo que va a haber un cambio de signo político. Si se diera este escenario, habría un impacto positivo para las exportaciones”. Esto tiene que ver con la unificación del tipo de cambio y una política de mayor apertura al mercado. “Es una oportunidad enorme”, describe el consultor ganadero.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights