En Australia ya trabajan en las vacas del futuro

Científicos trabajarán en métodos para reducir la huella ambiental de la vaca lechera australiana y crear un sector lácteo más rentable y sostenible. Se destinarán U$S41 millones para este proyecto.

El gobierno de Victoria en Australia ha lanzado una inversión de US$41 millones a 5 años, en una asociación de investigación con la industria láctea, como parte de su Estrategia de agricultura transformacional. Los híbridos F1 y la edición de genes serán el foco en el programa de forrajes, y los nuevos rasgos y la selección mejorada en el programa animal.

Incrementar la sostenibilidad y la rentabilidad
El llamado Programa Futuro de Forrajes desarrollará nuevas y mejorará las variedades y especies de forrajes existentes para apoyar a la industria láctea a medida que los sistemas agrícolas cambian y se adaptan a la variabilidad y volatilidad climática. El programa Future Cows se centrará en los rasgos seleccionados por los agricultores y las prioridades de cría y utilizará los avances en el monitoreo de animales para proporcionar nuevas herramientas para una adaptación rentable a las granjas futuras.

Es posible que estas vacas no se vean muy diferentes a las vacas que ve hoy, pero serán más rentables para los productores de leche durante más tiempo.

Según la científica investigadora principal, la profesora Jennie Pryce de Agriculture Australia, que dirige el programa animal DairyBio, los rasgos de las vacas del futuro deberán aumentar la sostenibilidad y la rentabilidad de las granjas lecheras.

“Las vacas del mañana tendrán menores emisiones de metano por litro de leche producida y vivirán más tiempo, producirán terneros más sanos, tendrán una buena eficiencia metabólica y bajos requisitos de mantenimiento”, dice Pryce. «Es posible que estas vacas no se vean muy diferentes a las vacas que se ven hoy en día, pero serán más rentables para los productores de leche durante más tiempo».

Cría de vacas más eficientes
Pryce enfatiza que la cría de vacas duraderas que sean más eficientes y produzcan menos emisiones de gases de efecto invernadero es crucial, no solo para la sostenibilidad de la industria en el futuro, sino también para mejorar la percepción pública de la industria lechera.

El plan que conducirá a una herramienta que los agricultores pueden utilizar se está desarrollando conjuntamente con DataGene. Esto permitirá el uso de una combinación de rasgos de la vaca lechera que contribuyen a la rentabilidad y la aceptación social, ayudando a los productores a tomar decisiones sobre qué vacas de sus rebaños y toros o semen de toros deben seleccionar para producir progenie con una mayor eficiencia de recursos.

Pryce dice que la investigación ayudará a los agricultores a identificar vacas y toros con las mejores credenciales ambientales sin afectar la cría para obtener rentabilidad. «Esto se debe a que los rasgos que encontramos están relacionados con emisiones más bajas, como la eficiencia del pienso y la longevidad, también son impulsores importantes de la rentabilidad de la granja».

La ministra de Agricultura Mary-Anne Thomas de Victoria, quien lanzó el programa, llamado DairyBio 21-26, dice que apoyará a los científicos australianos para enfrentar los desafíos que enfrenta la industria láctea victoriana de frente. “Y para ofrecer soluciones prácticas a nuestros productores de leche a medida que se adaptan a operar en un clima cambiante”, señala.

Soluciones prácticas, ganando con las futuras vacas
El programa está diseñado con lo que la industria, el clima y los modelos de sistemas han dicho lo que los agricultores necesitan en 2040 y 2050. Las vacas deberán ser más rentables. Serán más resistentes al clima cambiante en Australia y brindarán una mayor flexibilidad en las decisiones de reemplazo. El programa acelerará 1,5 veces la tasa anual de ganancia genética en el ganado lechero.

«Lo realmente importante que hay que recordar acerca de la ganancia genética es que es acumulativa y permanente», explica Pryce. “En otras palabras, se acumula en tu rebaño para siempre. Si bien la alimentación y el manejo son importantes, los mayores beneficios permanentes que puede obtener en su hato es seleccionar y reproducirse con padres superiores «.

Según el programa, los productores de leche deberían ganar US$ 248 por vaca en las futuras vacas que se desarrollen. Sus emisiones deberían reducirse en un 10%. Las vacas también podrán adaptarse más rápidamente al calentamiento. Deberían tener una vida útil un 10% mayor para 2040 y los costos de salud y gestión deberían reducirse en un 10%.

En Future Forrages, los agricultores deberían ganar US$ 511 por hectárea sembrada. Los forrajes se adaptarán mejor a los cambios climáticos. También habrá un aumento del 20% en la biomasa en raigrás de corto plazo y perennes y un aumento del 15% en la calidad del forraje, a través de la digestibilidad en raigrás de corto plazo, alfalfa y pastos de estación cálida.

Tomando medidas reales sobre el cambio climático
El ministro Thomas le dijo al Club de Prensa Rural de Victoria que el programa garantizará que las granjas tengan las herramientas y la información que necesitan para implementar los hallazgos de la investigación. “Los agricultores están en la primera línea cuando se trata de experimentar el impacto del cambio climático y sé que están listos para estar a la vanguardia, cuando se trata de enfrentar los desafíos”, dijo. «Muchos ya lo están haciendo».

Según Thomas, los mercados internacionales buscan un punto de diferencia en los productos. “Nuestras ofertas premium serán atractivas para ellos, asegurando que nuestros agricultores no solo sean competitivos, sino líderes en el mundo. El impuesto al carbono de la UE es un duro recordatorio y una advertencia para Australia. Si no reducimos las emisiones, perderemos exportaciones. Debemos aprovechar las oportunidades que brindará a la industria la adopción de medidas reales sobre el cambio climático ”.

Victoria es uno de los principales contribuyentes al sector lácteo de Australia, y representa el 77% de las exportaciones lácteas del país. El valor bruto de la leche producida en Victoria tiene un valor de 2.000 millones de dólares (2018-19). También contribuye con alrededor del 1,6% del total nacional de emisiones de gases de efecto invernadero.

Y, como resultado del cambio climático y otros cambios regulatorios y comerciales, Dairy Australia ha estimado que los productores de leche necesitarán aumentar la productividad en un 1.5% por año para mantener la rentabilidad. La industria ahora busca que la ciencia proporcione la solución.

Fuente: dairyglobal.net

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.