El resurgimiento del espárrago argentino

La crisis que afectó al país a principios de la década actual y en especial la fuerte caída que se produjo en la rentabilidad de los granos fueron elementos más que suficientes para agudizar el ingenio en muchos casos y para abrir otras posibilidades productivas para quienes la producción de alimentos era un verdadero misterio.

De este modo actividades como la producción de espárragos se constituyó en una actividad de alternativa y para algunas empresas también se abrió la posibilidad de explorar mercados internacionales.
Es así que en 2005 se verifica un repunte exportador, al totalizase 662.620 kilos enviados al resto del mundo. Este incremento representa un 16,4% con respecto al año anterior, volúmenes que se obtuvieron en el período 2000-2004 pero sin alcanzar todavía los volúmenes de la década anterior, aunque la tendencia se muestra positiva.
En este fenómeno es muy importante destacar el papel de la demanda española; país que motoriza la demanda externa en reemplazo de los EE.UU., luego de la captura por parte de Perú de ese mercado, según se analiza en un trabajo elaborado por la Dirección de Alimentos y Mercados.
España realizó importaciones nulas desde nuestro país entre 2000 y 2001. Pero entre 2002 y 2005 el crecimiento fue significativo al  alcanzar un 237% en es período. 
En el ultimo año (2005) España superó a EE.UU. como principal importador de espárrago argentino, absorbiendo el 38% de los envíos.

Las empresas de punta
Las empresas que encabezaron el resurgimiento exportador cuentan con infraestructura moderna que incluye riego por goteo, fertilización por medio del sistema de riego ("fertirriego"), planta procesadora, sistema de enfriamiento del agua ("hydrocooler"), cuarto frío y generador de energía.
Además las empresas exportadoras “de punta” le compran a pequeños productores de la zona atlántica, Mendoza, Córdoba y San Juan, donde poseen enclaves de manejo postcosecha como hidrocooler y plantas de empaque propias, esa infraestructura simplifica la logística para enviar la cosecha, directamente a los aeropuertos.
De esta manera amplían su cobertura anual, ya que las cosechas de Córdoba y San Juan ingresan antes al mercado de las exportaciones de las provincias de San Juan y Buenos Aires, concentraron el 85% de las ventas externas
Del análisis se desprenden tres conclusiones importantes:
En primer lugar, el ascenso de San Juan en el período post – devaluación, las exportaciones de esa provincia se multiplicaron por 32 entre 2000 y 2004.
España, EEUU y Canadá, son los demandantes más importantes del espárrago sanjuanino. Sin embargo, en los últimos años solamente Canadá y España siguen mostrando una tendencia positiva.

Bajan exportaciones bonaerenses
En forma paralela se observa una caída en las exportaciones bonaerenses, al pasar de 509 toneladas en 1998 a 352 toneladas en 2004, a pesar de esto hubo un repunte en este último año respecto de 2003 de un porcentaje cercano a 20%.
En el caso de San Juan, España y Canadá encabezan los principales mercados compradores, en este caso particular (Buenos Aires), la merma en la demanda de Estado Unidos y Alemania no pudo ser compensada por el aumento de los requerimientos de esos países.
El comportamiento de Francia es oscilante y depende de distintos factores de  coyuntura internacional. Esto provoco un impacto neto negativo, en las exportaciones provinciales.
Por último, se resalta la diferencia de precios obtenida por cada provincia, si bien San Juan pudo recuperar algo en la campaña 2004 con respecto a las anteriores, igualmente se observa un desfasaje importante con los precios obtenidos por la provincia de Buenos Aires.
Evidentemente el papel jugado por el flete en la formación del precio FOB, es más que importante y determina la rentabilidad en última instancia, de los productores involucrados.
Además se espera un aumento de la demanda internacional de espárrago que ya viene con un fuerte crecimiento en los últimos años y este nicho de mercado no ofrece expectativas de amesetamiento, si se mantiene la tendencia, en el mediano y en el largo plazo.

Alimentos más sanos
La difusión de una alimentación más saludable y la concientización del consumidor de los beneficios de una dieta natural influyen en el aumento de las preferencias por el espárrago, además de su sabor delicado y su gran prestigio culinario.
A nivel mundial existen nuevos patrones de consumo de las poblaciones de mayores ingresos, que apuntan hacia el consumo de productos sanos, con bajas calorías, con un alto contenido vitamínico y con más fibra, entre otros aspectos.
Tales gustos incrementaron la demanda de productos hortícolas y derivados de éstos, que cumplen con los nuevos requerimientos de los consumidores.
En este contexto la producción internacional seguirá con tendencia creciente especialmente en países de alta productividad como Perú o bajo una planificación productiva favorecida por la tecnología como es el caso de Alemania.
Existen otros países cuyo desempeño futuro es indescifrable como EE.UU. o China, el comportamiento de ambos puede ser determinante en la conformación de precios internacionales.

Perspectivas
Además, de las condiciones de estacionalidad o de las circunstancias climáticas particulares, o el tratamiento de conflictos puntuales por parte de los países, como puede ser el de la disponibilidad acuífera en México.
Dentro de este contexto Perú seguirá dominando el mercado estadounidense, mas aún, después de la reciente firma del Tratado de Libre Comercio (FTA) entre ambos países y aumentando su participación en el mercado europeo debido a su competitividad en los productos de gama media-baja y línea de procesados.
China seguirá poblando el mercado internacional con su producto procesado y compitiendo con su cosecha de mejor calidad en algunos segmentos del mercado en fresco, sobre todo en Japón y regiones aledañas, donde no impacte el costo de transporte de manera decisiva.
En la plaza europea el aumento del comercio intrazona es considerable, aunque hay ingreso estable, también, en productos desde otras zonas del mundo, a corto plazo no parece que se vaya a modificar esta tendencia. Aunque hay países productores que pueden competir en las mismas condiciones que nuestro país, como Chile (tiene preferencias arancelarias en la UE), Perú o hasta Brasil, si es que traduce en decisiones de inversión sus esfuerzos de investigación en el mercado.
Por lo tanto para la Argentina, el comercio de contraestación se transforma en una actividad atractiva, si es que se cuenta con las herramientas de competitividad necesarias para insertarse de manera agresiva en el mercado internacional.
En cuanto a la situación local, los productores se enfrentan a un doble desafío que puede establecer una sinergia positiva en el sector. La integración de la cadena con los mismos es un paso ineludible para el alcance de estos propósitos.
Al respecto deben continuar en la búsqueda de líneas de exportación y nichos de mercado no inundados en la actualidad, por el producto peruano o controlados, a partir de la diferenciación del producto conseguida como consecuencia de la buena reputación del espárrago argentino en los mercados internacionales, consumado a través de los años y gracias a la dedicación de los distintos productores involucrados en el comercio exterior.
La vasta dispersión sectorial de la producción del país, una estrategia conjunta puede unificar criterios y por lo tanto minimizar costos de comercialización, gastos operativos e información técnica y económica.
Respecto de los gastos de transporte, logística y acondicionamiento del producto se pueden lograr efectos inmediatos si existe una integración positiva entre los productores.
Por otro lado se deben buscar los canales pertinentes, para difundir y fortalecer el consumo interno del producto, particularmente en fresco.
Este plan puede llegar a ser muy beneficioso por dos motivos: en primer lugar el aumento del volumen demandado, consecuencia natural de un aumento del consumo; al mismo tiempo, puede actuar como un seguro ante cambios perjudiciales en el mercado internacional tanto productivo como de política comercial, otorgando al productor un canal alternativo donde se fija un precio base para la venta del producto, disminuyendo la volatilidad del precio.

Mercado interno
La posibilidad de fomentar el consumo del producto en el mercado interno tornaría a la actividad intrínsecamente menos riesgosa.
Asimismo, se han introducido procesos para mejorar la calidad y la presentación del producto comercializado. Para el sector esparraguero, poder conocer e incorporar nuevas tecnologías, que sean apropiadas, permitiría mejorar la productividad y competitividad del rubro.
Este conocimiento y proceso de actualización permanente se torna mucho menos costoso si es enfrentado de manera conjunta por los productores, teniendo siempre en cuenta que cuando los mercados tienen la posibilidad cierta y concreta de expansión, los beneficios obtenidos por la integración con otros productores es mayor que los costos de asociación con la competencia.

Por Eduardo Bustos – Portal Noticias Agropecuarias ( www.noticiasagropecuarias.com )

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.