El Inta Manfredi detectó maníes tolerantes al glifosato

El Grupo de Biotecno-logía en Cultivos del INTA Manfredi trabaja con los cuatro cultivos prioritarios de la EEA como lo son el maní, girasol, sorgo y alfalfa.

""Uno de los ensayos que se está llevando a cabo en el cultivo de maní y que actualmente se está evaluando consiste en la detección de genotipos tolerantes el herbicida Glifosato de la firma Monsanto.
 Si bien surgió en 1972, en la actualidad este herbicida es el más utilizado debido al surgimiento de los cultivos RR (Resistentes a Roundup). Este es un herbicida no selectivo de post-emergencia de acción sistémica, es decir que las plantas lo absorben por las hojas y partes verdes, translocándolo hacia los órganos subterráneos, donde afecta el crecimiento y provoca la muerte de los tejidos. Al ser no selectivo se lo aplica tanto para controlar malezas anuales como perennes, gramíneas y latifoliadas, teniendo de esta manera en un solo producto la solución a varios problemas.
El Glifosato no daña el medio ambiente, se degrada fácilmente en el suelo y funciona interfiriendo con un sistema enzimático que está presente en todas las plantas. Lamentablemente el herbicida controla a los cultivos al igual que a las malezas, por ello es sumamente importante obtener cultivos resistentes vía ingeniería genética o identificar cultivares que posean resistencia nativa al mencionado herbicida.
En Argentina se cultivan soja, maíz y algodón tolerantes al Glifosato quedando muchas especies aún sin tolerancia, entre ellos el maní. Con la ayuda del mejoramiento genético asistido por biotecnología se pretende buscar aquellos genotipos que posean el mayor grado de tolerancia, es decir, aquellos genotipos que se vean afectados en menor medida por el herbicida o que no muestren diferencias significativas en rendimiento con respecto a sus testigos no tratados. De este modo se lograrían generar líneas con tolerancia, identificar los genes responsables de la misma y transferirlos vía selección asistida por marcadores moleculares a las nuevas líneas elite de maní generadas.
Con el desarrollo de genotipos tolerantes se pretende facilitarle al productor manisero el manejo y control de malezas; pulverizando sólo con un único herbicida (Glifosato).
Nuestro ensayo se basó en la evaluación de 172 genotipos de maní cultivado obtenidos del banco de germoplasma de la EEA Manfredi, sembrados en un diseño de parcelas divididas con arreglo en fajas, conteniendo en una faja las plantas de cada introducción tratadas con el herbicida y en la otra faja sus respectivos testigos no tratados como controles.
Los objetivos del ensayo fueron identificar genotipos de maní de comportamiento extremo (tolerantes y susceptibles) frente al herbicida Glifosato y evaluar el efecto del mismo sobre las variables altura y diámetro de planta (cobertura), largo y diámetro de cajas, peso de maní con y sin cáscara y diámetro de granos. Las dos primeras variables se evaluaron a campo, mientras que los demás parámetros relacionados con el rendimiento fueron analizados una vez cosechado el ensayo. Del estudio comparativo entre las plantas testigos y tratadas de cada genotipo y de los genotipos entre sí, se detectaron 25 cultivares con tolerancia al herbicida, de los cuales 5 de ellos demostraron una alta tolerancia. 
Dado que el maní es un cultivo de importancia regional en la provincia de Córdoba, ya que ésta es responsable del 98% del volumen total producido en Argentina, se genera un movimiento económico de alrededor de 500 millones de dólares.
El alto grado de mecanización sumado al nivel tecnológico utilizado para el cultivo y el requerimiento de mano de obra del sector productivo industrial, determinan que el maní posea un rol preponderante en el crecimiento socio-económico de la región centro. Resulta evidente que cualquier tecnología nueva que contribuya a incrementar la productividad de este cultivo, redundara en beneficios económicos directos e indirectos para todos los componentes involucrados en la cadena productiva. Por ello, este ensayo se proyectará a lo largo de varios años con la idea de identificar los genotipos con resistencia al herbicida y utilizarlos como banco de genes para el programa de mejoramiento genético en maní de la EEA Manfredi. 

Fuente: Suplemento InfoINTA (incluido en la edición 420 de Semana Rural de Córdoba)

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.