El balance neto cero de Carbono en Lechería es posible

Cuando incorporamos a la discusión sobre emisiones de gases de efecto invernadero la fijación de carbono, nos damos cuenta que gran parte de la solución al cambio climático está en la ganadería.

Por Francisco Oliverio, Asesor de la Fundación Producir Conservando

Cuando se habla de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el sector agropecuario, muchas veces se señala a la ganadería bovina y a la lechería como los principales responsables, sin tener en cuenta la captura de carbono de los pastizales naturales y las pasturas. Cuando incorporamos a la discusión la fijación de carbono, nos damos cuenta que gran parte de la solución al cambio climático está en la ganadería.

Desde la Fundación Producir Conservando consideramos que la discusión debe centrarse en el balance de carbono y no simplemente en las emisiones.

Anuncio

Una de las instituciones internacionales que más está trabajando el tema es la WWF (Fundación Vida Silvestre). En este contexto nos parece oportuno compartir la visión que tienen sobre la posibilidad de tener balance neto cero en la lechería americana.

¿Es posible lograr una lechería con Balance de Carbono Cero en los EEUU? La posibilidad está más cerca de lo que podríamos pensar.

Muchas grandes empresas han asumido compromisos medioambientales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los productos que fabrican o venden, pero están luchando por alcanzarlos. Las emisiones de Alcance 3 incluyen todas las emisiones indirectas que ocurren tanto hacia arriba como hacia abajo en la cadena de valor de una empresa, incluidas tanto las de la producción primaria, como las que se emiten durante la producción de leche en los campos.

Dentro de la industria alimentaria, las cadenas de suministro son complejas, con muchos ingredientes que van a diversas carteras de productos.

La Net Zero Initiative¹ (NZI) de la industria láctea ha establecido el objetivo de alcanzar cero emisiones netas de GEI para 2050 y ha establecido una agenda audaz para lograr este objetivo. Un análisis reciente realizado por The Markets Institute @ World Wildlife Fund, basado en suposiciones y datos compartidos por las partes interesadas de la industria láctea, demuestra hay una muy buena perspectiva.

Lograr balance de carbono cero para las granjas grandes es posible con las prácticas, los incentivos y las políticas correctas dentro de cinco años.

Si las empresas también dan un paso adelante para realizar inversiones y colaborar con los productores de leche en su cadena de suministro, el potencial para alcanzar estos objetivos puede volverse aún más tangible.

Lograr el cero neto se basa en la reducción de emisiones en la fermentación entérica, el manejo del estiércol, la producción y eficiencia de alimentos y la generación y uso de energía. Como parte del NZI, la industria láctea lanzará un piloto de varias granjas en 2021 para medir y rastrear el progreso en la reducción de emisiones en estas áreas, y los impactos de la implementación de prácticas y tecnologías recomendadas. Algunas áreas, como los suplementos alimenticios que se ha demostrado que reducen las emisiones de la fermentación entérica, requerirán una acción gubernamental a través de la aprobación de la FDA para el uso de suplementos en los EE. UU.; otras están listas para la inversión empresarial y el apoyo para seguir adelante.

¿Cómo pueden las empresas ayudar a impulsar estos cambios más rápidamente y a escala para reducir sus emisiones de Alcance 3? Hay varias áreas en las que se necesitan inversiones e incentivos para ayudar a los agricultores en su transición a prácticas netas cero.

Aunque muchas de las prácticas descritas en el análisis tienen el potencial de beneficiar tanto al medio ambiente como al resultado final de la granja, las inversiones iniciales son a menudo prohibitivas en cuanto a costos y el tiempo hasta que se ve un beneficio, según la práctica, puede ser prolongado. Las empresas pueden incentivar a los agricultores a implementar prácticas agrícolas climáticamente inteligentes, apoyar la compra de digestores anaeróbicos, respaldar la investigación para ayudar a establecer mejor información sobre la ciencia detrás de los créditos de carbono e incentivar el uso de sustratos orgánicos en digestores anaeróbicos.

Los grandes compradores de productos lácteos podrían reducir la huella de carbono de sus productos comprando bonos de carbono directamente de los agricultores o cooperativas dentro de sus cadenas de suministro, lo que podría aumentar el valor potencial del crédito de carbono. Si las empresas trabajaran en estrecha colaboración con la industria láctea para promover estas iniciativas y permitir mayores reducciones de GEI, podrían utilizar estas medidas para cumplir sus objetivos de reducción de emisiones de Alcance 3 e incentivar a las industrias lácteas a adoptar prácticas netas cero a través de contratos a largo plazo u otros acuerdos de compra o venta.

Dichos acuerdos podrían brindar estabilidad y garantías a medida que las lecherías consideren invertir en tecnología como digestores anaeróbicos, o hacer la transición a algunas prácticas amigables con el clima que pueden tomar algunos años para mostrar beneficios financieros.

Aunque las empresas se beneficiarían comprando estos bonos a los agricultores, es importante tener en cuenta que dichas compras trasladarían las reducciones de emisiones del agricultor a la empresa. Esto resultaría en que la lechería dejaría de tener su estado neto cero, ya que las reducciones de emisiones no se pueden contabilizar dos veces. Este desafío plantea la necesidad de realizar mayores esfuerzos para sincronizar los mercados de carbono a fin de garantizar incentivos adecuados para los agricultores, así como permitir una mayor coherencia en la comprensión de los créditos de carbono.

Nestlé ya ha comprometido 10 millones de dólares para la Iniciativa Net Zero, que permitirá a la industria láctea implementar los pilotos y llevar las lecciones que aplicarán al resto de la industria.

Starbucks también ha expresado su intención de apoyar la iniciativa. Aunque los planes pilotos están diseñados para grandes lecherías del medio oeste, la investigación y los hallazgos de dichos planes pueden aplicarse en granjas de todos los tamaños, y una mayor adopción de prácticas y tecnologías probablemente reducirá los precios para hacerlos más asequibles para las lecherías más pequeñas.

Sin tiempo que perder en hacer un progreso significativo para abordar el cambio climático, las empresas tienen el potencial de acelerar el viaje a cero.

Si bien esta iniciativa se centra en los lácteos, se podrían aplicar modelos similares a otras industrias para impulsar nuevos y más ambiciosos compromisos y avances hacia la reducción de emisiones de GEI en todas las cadenas de valor que componen nuestro sistema alimentario.

Fuente de información del artículo: worldwildlife.org

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.