Disponibilidad de agua y su relación con la producción de soja y maíz

En los sistemas de producción de la región central de Córdoba durante los últimos treinta años han ocurrido importantes cambios en el uso de la tierra dedicada a agricultura, además de un avance sobre áreas ocupadas anteriormente por la ganadería.

Esta agriculturización se caracterizó a partir de la década del 80, por un creciente predominio del monocultivo de soja en reemplazo de otros cultivos como sorgo, maíz, trigo, girasol y maní, e inicialmente ocurrió en sistemas convencionales de
labranza caracterizados por la remoción del suelo y la escasa o nula permanencia de rastrojos en superficie. El predominio de este manejo por más de tres décadas derivó en la degradación del recurso suelo, principalmente por la pérdida de materia orgánica, nitrógeno total y fósforo, disminución de la estabilidad de agregados e incremento del escurrimiento superficial.
Por todo esto se hace necesario implementar prácticas de manejo que favorezcan el almacenamiento de agua en el suelo (menor escurrimiento, mayor infiltración, menor evaporación) a través de la cobertura con residuos vegetales, lo que además representa un aporte importante de carbono orgánico, contribuyendo a un mejor balance de materia orgánica edáfica.
Teniendo en cuenta la problemática expresada anteriormente, en el área de Agronomía de la EEA INTA Manfredi fue desarrollado un estudio de larga duración, considerando  distintas secuencias y formas de manejo de los cultivos de cosecha de mayor difusión en la región como lo son la soja y el maíz. El objetivo de este trabajo fue evaluar la influencia de la secuencia de cultivos y de sistema de manejo en la disponibilidad de agua edáfica y la producción de soja y maíz.

Materiales y  Métodos
El experimento se inició en 1992 en la EEA INTA MANFREDI (Lat. 31,5º S, Long. 63,5 º O, Alt. 292m), en un suelo Haplustol típico (serie Oncativo).
El clima es semiárido con lluvias medias anuales de 750 mm y temperaturas medias de 18ºC. Fueron establecidas dos secuencias de cultivos: 1) monocultivo de soja (SS) y 2) rotación soja-maíz (SMz). Los cultivos fueron implantados en tres sistemas de manejo: 1) labranza reducida (LR), 2) siembra directa con barbecho químico (SDB) y 3) siembra directa con verdeo (SDV).
Durante 8 años (1997 a 2005) se midió anualmente la humedad edáfica por gravimetría hasta 2 metros de profundidad a la siembra (agua total inicial, ATI) y se evaluó el rendimiento. Las lluvias fueron  registradas en la estación meteorológica de la EEA Manfredi. Se observo que el ATI  en soja fue significativamente superior en la rotación en el 50% de los ciclos.

Consideraciones Finales
Los mayores valores de agua total inicial en soja ocurrieron en el sistema SDB (siembra directa con barbecho químico) en rotación con maíz. El rendimiento de soja fue más estable en rotación que en monocultivo y el sistema de manejo con menor variabilidad interanual en rendimientos fue SDB en ambas secuencias de cultivos. A su vez SDB en años de escasas lluvias presentó rendimientos de maíz y de soja significativamente superiores a los obtenidos en SDV (siembra directa con verdeo) y LR (labranza reducida). SDV mostró la mayor variabilidad interanual de rendimientos y en agua total inicial en las dos secuencias de cultivos.
Los rendimientos de ambos cultivos fueron dependientes de las lluvias durante el barbecho más las lluvias durante el ciclo y las regresiones obtenidas mostraron diferencias entre secuencias de cultivos y sistemas de manejo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights