Desarrollan una herramienta para el control del tizón tardío

Se trata de un sistema de alarma que determina los momentos críticos para el desarrollo de la enfermedad más importante de la papa. Con base en datos meteorológicos, la herramienta es una alternativa para la protección más sostenible del cultivo. Fue diseñada por el INTA junto con McCain Argentina S.A y la Universidad de Wageningen –Holanda– y, en las primeras experiencias, redujo el impacto ambiental hasta en un 48 %.

El tizón tardío es la enfermedad más importante del cultivo de papa en el mundo, responsable de importantes pérdidas al año por reducción en el rendimiento y aumento de costos en las medidas de control. Puede afectar al cultivo en cualquier estado de desarrollo, con daños en hojas, tallos y tubérculos.

En apoyo a la toma de decisiones para el control de este patógeno, el INTA, la empresa McCain Argentina S.A. y la Universidad de Wageningen –Holanda– desarrollaron PhytoAlert, un sistema de alarma que logra determinar los momentos críticos para el desarrollo de la enfermedad en base a datos meteorológicos e incluye los fungicidas aplicados en el cultivo para las decisiones de control.

El tizón tardío es la enfermedad más importante del cultivo de papa en el mundo. Provoca importantes pérdidas por reducción en el rendimiento y el aumento de costos en las medidas de control.

“La herramienta más utilizada y efectiva para controlar el tizón tardío es la aplicación de fungicidas”, explicó Florencia Lucca, responsable del Laboratorio de Micología y Bacteriología de Papa del INTA Balcarce –Buenos Aires–, quien aseguró que “tanto la industria como los consumidores demandan estrategias alternativas que permitan una protección más sostenible de los cultivos y una mejor administración de los fungicidas”.

Para la especialista, la utilidad de PhytoAlert es que “permite realizar aplicaciones preventivas justo antes de los períodos de infección previstos, teniendo en cuenta que el patógeno puede dispersarse rápidamente y abarcar grandes superficies cuando las condiciones climáticas son favorables”.

“PhytoAlert no sólo es una herramienta para la identificación de los momentos críticos para el desarrollo del tizón tardío, sino también en la selección del fungicida más adecuado para el control y prevención de la enfermedad”, puntualizó Lucca.

La especialista precisó que estas alertas se complementan con monitoreos de las poblaciones del patógeno con tarjetas de muestreo FTA, a fin de identificar posibles adaptaciones en las poblaciones y detectar nuevos genotipos más virulentos o resistentes a fungicidas. “Esta información puede ser empleada directamente para adaptar o modificar estrategias de control”, resaltó.

Sobre la experiencia de validación en el sudeste de la provincia de Buenos Aires durante cuatro campañas consecutivas, Lucca señaló que “fue un éxito en la práctica por su eficacia de control, en comparación con un programa tradicional de aplicación calendario (aplicado de rutina)”, señaló la especialista.

En estas campañas, “mostró reducciones en el uso de fungicidas de hasta un 50 %, que generó un ahorro económico de hasta 47,3 % por hectárea (variando según el año y la presión de la enfermedad) y redujo el impacto ambiental hasta en un 48 %”, apuntó la especialista, y agregó: “Actualmente se está validando en otras zonas de producción de papa en la Argentina, como Tucumán y Córdoba con excelentes resultados”.

La experiencia en el Pedemonte sur

En Tucumán, los beneficiarios de PhytoAlert son agricultores pequeños, con parcelas que no superan las 15 hectáreas y cuyo cultivo principal es la papa, que se complementa con maíz para choclo u hortalizas como zapallito de tronco y tomate.

La zona de producción está caracterizada por lotes ubicados en una superficie acumulada de 500 hectáreas, sistematizada por riego, con una plantación concentrada a mediados de junio en el pedemonte tucumano.

Para llevar adelante los ensayos, los productores siguieron las recomendaciones de pulverización de PhytoAlert enviadas por WhatsApp en forma diaria o cada 2 días, según la presión o riesgo de la enfermedad. Las primeras experiencias se iniciaron en Tafi del Valle, área productora de papa semilla, en 2018, y al año siguiente se sumó el área productora de papa primicia en el sur tucumano.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.