Cuatro recomendaciones para la cosecha de girasol en condiciones adversas

Ante las condiciones adversas por exceso de humedad y falta de piso, desde el INTA E.E.A. Rafaela brindaron una serie de recomendaciones para iniciar la cosecha de girasol en condiciones adversas. Según comentaron, es importante prever algunas regulaciones que permitirán enfrentarse a la situación desencadenada por los excesos hídricos.

Primero

Es importante tener un panorama lo más claro posible de las condiciones del cultivo, es decir del nivel de humedad del grano a cosecha y cuantificar las zonas anegadas, además del porcentaje de vuelco de plantas. Esto determinará la factibilidad de inicio de cosecha, dado que los que presenten mayor porcentaje de plantas caídas o peligrosamente inclinadas (más de 45º) deberán realizarse primero, aún con humedades en semillas entre 16 y 18%.

Se deberá dar prioridad a los lotes que presenten enmohecimiento y hasta podrido de los granos, en los capítulos. Todavía no se conoce si se realizará una revisión de las tolerancias de las Normas de calidad de recibo en función del año anormal.

Segundo

Habría que asumir el costo extra del servicio de secado, de casi la totalidad de los granos cosechados. Por otra parte, no es recomendable el almacenamiento en bolsas plásticas bajo estas condiciones y además con alta humedad del grano, que seguramente superará el 14%; esto porque se arriesga la total descomposición de la masa granaria almacenada.

Tercero

Es importante conocer la cercanía de la napa freática en los lotes, dado que una capa superficial seca no asegura la cosecha; especialmente en suelos donde la napa puede estar a unos 0,8 m de profundidad. Pues se debe pensar que por más flotabilidad que se le pueda dar a los equipos de cosecha, el suelo debe por su parte generar sustentabilidad durante la rodadura.

Cuarto

En un cuarto orden, frente a esta situación de falta de piso, se debe calcular los mayores costos del servicio de cosecha y además considerar que el tiempo de la campaña será más extendido, por las dificultades propias que pueden generarse en cada lote.

Esta última apreciación debe decidir ampliar o no el frente de trilla, o sea si con una sola cosechadora es posible levantar la cosecha o no, en función del  posible deterioro por demoras (evolución del brotado, podrido u olores objetables).

De acuerdo al equipo de cosecha que pueda conseguirse o elegir, en general puede decirse que es preferible, dadas las pésimas condiciones en el área central santafecina, utilizar cosechadoras de la Clase 4 a la 7. Al respecto debe considerarse que cuentan con un stock limitado de componentes para adecuar su equipo para éstos eventos climáticos. El valor de cosecha es un 50 a un 70% superior, comparado con una situación normal de piso y condiciones del cultivo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.