Con la mente puesta en julio: ¿Bajarán las retenciones?

En el actual escenario lácteo, y sobre la base de que los precios internacionales se cayeron alrededor de un diez por ciento, y la producción aumentó otro tanto, claramente las retenciones están generando una importante reducción de márgenes en los tambos, y la situación puede agudizarse en el inicio de la primavera.

Sobre esto hay amplias coincidencias de todos los eslabones de la cadena. Pero a la vez, en todos los miembros del sector hay esperanzas fundadas, en que esta situación se modifique. “Creo que en julio las retenciones a los quesos se bajarán del 15% al 5% y las retenciones a la leche en polvo bajarán al 10%, por lo que se descomprimiría la situación”, puntualizó un dirigente tambero, que dijo contar con buena información, mientras otro, a su lado, meneaba la cabeza.
En general hay muchas expectativas en funcionarios y algunos empresarios, aunque no se trata de una visión homogénea.

 El actual escenario
Cumplidos los primeros tres meses de la prórroga por 180 días establecida por el Gobierno a las retenciones lácteas, representantes de la producción y de la industria reclamaron una baja en los derechos de exportación a sus productos.
En la actualidad, un 15 por ciento para la leche en polvo y de un 10% para el queso de vaca, son parte de las retenciones.
En Economía se había informado que, pasados los primeros 90 días de la prórroga, se debería permitir una revisión de la medida que incluiría reducciones graduales. En julio de 2005 el ministro de Economía, Roberto Lavagna, incrementó de un 5 a un 10% las retenciones a los quesos y de un 5 a un 15% a la leche en polvo.
El argumento que esgrimen tamberos e industriales tiene una cifra fuerte: aumentó casi un 10%, entre enero y marzo pasados, la producción de leche (unos 200 millones de litros más frente a igual período de 2005), hecho que habría contribuido a que el mercado interno estuviera bien abastecido y con precios estabilizados.
En la Argentina se producen alrededor de 9600 millones de litros por año. Además, en el trimestre enero-marzo de 2006 se exportó casi lo mismo que en igual período del año pasado, con un volumen algo superior a 73.000 toneladas. "Se estuvo volcando más litros en el mercado. La producción garantizó un abastecimiento normal. Además, hubo estabilidad en los precios; entre diciembre de 2005 y marzo de 2006 los precios de los lácteos al público, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), bajaron un 0,1 por ciento. Es decir, los convenios firmados antes de fines de año (con las lácteas SanCor y La Serenísima por 9 productos)- se están cumpliendo", reconoció Juan José Linari, coordinador del Programa Nacional de Política Lechera de la Secretaría de Agricultura.
"Hay elementos razonables para una quita de las retenciones; la producción aumentó y se perdió el miedo al desabastecimiento. Por eso hay que exportar para no tener una sobreoferta acá. Si no se sacan las retenciones, en 2007/2008 vamos a tener una crisis", dijo Roberto Socin, presidente de la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe.
Con un escenario por delante de mayor producción, en el sector consideran que es fundamental habilitar más exportaciones vía menores retenciones para evitar una situación como la que se registró después del récord de producción de 1999, donde hubo un derrumbe en los precios por la abultada oferta y cerraron más de 4000 tambos.
Por su parte, Julio Aimar, vocero de la Cámara Provincial de Productores de Leche de Buenos Aires, coincidió en que "la liberación de las retenciones no causaría un calentamiento del mercado".

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.