Comportamiento del girasol como alimento en dietas de vacas lecheras

El girasol, Helianthus annuus, es una buena oleaginosa que, después de extraído su aceite, deja residuos que pueden ser aprovechados para la alimentación animal

En forma verde se puede ensilar y dar al ganado bovino. La preparación de la torta puede ser con cáscara o sin ella. Es una buena fuente de proteína que debe usarse con algunas restricciones.

El girasol tiene un ciclo que va de los 110 a 130 días, dependiendo de la variedad que se elija; se usa como alimento para los animales, ya sea en grano, en ensilado, o el residuo que queda después de haberse extraído el aceite.

Considerando que el contenido graso del ensilado de girasol es superior al del maíz, su efecto sobre los ácidos grasos en la leche podría ser asociado a la alta presencia de lípidos en rumen, muchos de los cuales pueden pasar intactos al intestino sin ser hidrogenados.

Los ácidos grasos poliinsaturados de la leche se ven reducidos cuando las vacas son suplementadas con ensilado de maíz. La adición de aceites de girasol incrementa el CLA y el vacénico en la leche de vaca, pero puede reducir el consumo y la producción.

Producciones inferiores fueron observadas por Mcguffey y Schingoethe (1980) en vacas alimentadas con ensilado de girasol (G) respecto al maíz, pero similar al 4% graso. El contenido de ácido oleico de girasol es mayor a la del maíz. Su efecto sobre el perfil de ácidos grasos en leche se puede asociar a la alta presencia de lípidos en rumen, muchos de los cuales pueden pasar intactos al intestino, incorporándose directamente en la grasa de la leche sin interferir con la síntesis de novo en la glándula mamaria.

Durante la hidrogenación de los ácidos linoleico y linolénico se producen isómeros intermedios con enlaces trans-11 como el vacénico. El oleico de las semillas oleaginosas se hidrogenizan directamente a esteárico, aunque también puede ser precursor de varios isómeros trans, incluyendo el vacénico. Desde este punto de vista, el ácido oleico de girasol es un precursor para la síntesis de CLA.

Objetivo
Los objetivos de este experimento fueron los de analizar los efectos del aporte de ácidos grasos poliinsaturados, AGP, en la dieta con girasol de vacas lecheras sobre la producción y el perfil en ácidos grasos.

Materiales & Métodos
Animales: 18 vacas lecheras Holstein-Friesian
Dietas: Tres proporciones mezcladas de ensilado de girasol y maíz
Duración: 42 días

Dieciocho vacas lecheras Holstein-Friesian fueron distribuidas al azar según un diseño en cuadrado latino 3 x 3: 3 proporciones de ensilado de girasol (G) mezclado con ensilado de maíz (M), durante 3 tres períodos experimentales de 14 días para estimar la mejor proporción de G que maximice la producción de leche y su perfil de ácidos grasos.

Dieta: Las vacas fueron alimentadas con ensilado de hierba, concentrado y tres proporciones diferentes de una mezcla de 100 G-0 M %, 67 G-33 M % y 33 G-67 M %.

Resultados
A menor porcentaje de ensilado de girasol (G) en la mezcla con ensilado de maíz (M) aumentó la concentración de materia seca (MS) un 45% y 12,4% la digestibilidad in vitro de la materia orgánica.

Mientras la proteína bruta, fibra neutro detergente, grasa bruta, oleico, linoleico y linolénico disminuyeron un 29,8%; 8,7%; 51,8%; 62,9%; 40,3% y 46,7% respectivamente.

El consumo de materia seca total y el de forraje (mezcla ensilado G-M + ensilado de hierba) fue similar entre dietas 22,0±1,0 y 14,8±1,2 kg vaca y día respectivamente; sin embargo, el porcentaje de MS correspondiente a cada uno de los ensilados varió desde 44,8 a 55,1% en 100G-0M a 69,9-30,1% para 33G-67M, imputable al elevado contenido de agua del ensilado de girasol.

El consumo de materia seca final fue similar entre dietas; la ingesta de grasa bruta, ácido oleico y linolénico que fue superior en 100 G-0 M %.

En la composición química de la leche, las concentraciones de grasa y proteína no fueron diferentes entre dietas, pero sí la concentración de urea (P<0,001) que fue mayor en el tratamiento 100G-0M%, imputable a un mayor desequilibrio en la dieta, con más proteína y menos energía.

Las concentraciones de oleico, ácidos linoleicos conjugados, ALC, ruménico y linolénico resultaron superiores en la dieta con mayor porcentaje de ensilado de girasol.

Conclusión
La sustitución total de ensilado de maíz por girasol no mejoró la producción de leche, los porcentajes de grasa y proteína, pero sí, el perfil de ácidos grasos más cardiosaludables, de mayor concentración de mono y poliinsaturados. Son necesarios más trabajos que determinen el mejor porcentaje de mezcla de ensilados en las dietas del vacuno lechero.

Fuente: Portal Nutrición Animal – España (https://nutricionanimal.info/ )

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.