Cómo gestionar eficazmente el alimento para aves y evitar problemas con micotoxinas

Las micotoxinas, que son sustancias tóxicas y acumulativas resultantes del metabolismo de defensa de los hongos, pueden provenir del campo o del almacenamiento y pueden producir efectos nocivos en las aves que consumen alimentos infectados. En general provocan inmunosupresión, pérdida de rendimiento y son cancerígenas.

Aspectos como variaciones de temperatura, humedad, factores climáticos, madurez de la planta en la siembra y cosecha, daños por insectos, así como el almacenamiento inadecuado de los cereales, pueden influir en la aparición de micotoxinas. Las micotoxinas se diferencian por el hongo que las origina, el tamaño de la molécula, el peso molecular, la solubilidad, la estabilidad y la polaridad que presentan. Estas características indican la complejidad de la adsorción de cada micotoxina.

Dado que en la avicultura el principal ingrediente utilizado en la composición del pienso es el maíz y es altamente susceptible a la aparición de micotoxinas, existe la necesidad de una gestión eficaz de esta materia prima. La única forma de identificar y cuantificar las micotoxinas en el maíz, otros cereales y en el pienso es mediante análisis con metodologías específicas como HPLC, cintas de flujo lateral, ELISA. Estos análisis son de suma importancia para comprender el desafío, ya que las micotoxinas tienen un comportamiento heterogéneo en las materias primas.

Las micotoxinas pueden provenir del campo o del almacenamiento y pueden producir efectos nocivos. En general provocan inmunosupresión y pérdida de rendimiento en las aves y son cancerígenas. Las micotoxinas como aflatoxinas, fumonisinas, tricotecenos y zearalenona, se pueden encontrar en piensos y cereales suministrados a los animales; sin embargo, los más importantes en el mercado avícola son las aflatoxinas, fumonisinas y tricotecenos (T2 y DAS).

El impacto de la micotoxicosis en las aves puede variar según el tiempo de exposición a las micotoxinas, concentración, ingesta diaria, ya que las micotoxinas actúan por contacto, edad y estado de salud. Los datos científicos también muestran la interacción de las micotoxinas con otros patógenos, además de una caída en los índices zootécnicos, como el bajo consumo de alimento, el bajo aumento de peso y el empeoramiento de la conversión alimenticia en pollos de engorde (Poersch et al., 2014, Rauber et al., 2013, Vizcarra-Olvera et al., 2012). Otros datos apuntan a la aparición de lesiones bucales y una caída en el rendimiento de las cerdas, provocada por DAS (Brake at. Al., 2000) y el efecto sinérgico de T2 y DAS en aves ponedoras, relacionado con bajo c onsumo de alimento, caída en la producción de alimento. Huevos y aumento de la tasa de lesiones bucales (Diaz et al., 1994).

Actualmente, como estrategia para minimizar el efecto de las micotoxinas en las aves, además de controlar las materias primas y las buenas prácticas de recepción de grano -como la limpieza previa y las mesas densimétricas-, contamos con el uso de productos que evitan la absorción de micotoxinas durante el paso del pienso en el tracto gastrointestinal de los animales. Estos productos se denominan adsorbentes.

MÚLTIPLES TECNOLOGÍAS EN UN SOLO PRODUCTO
Notox Poultry es un adsorbente que aporta innovación, con una composición enfocada a promover la adsorción inteligente, siendo de amplio espectro, con características de adsorción para diferentes tipos de micotoxinas, desde las más simples hasta las más complejas, sin adsorber nutrientes del pienso.

Las soluciones de Provimi Cargill Animal Nutrition se desarrollan a partir del conocimiento y comprensión de la preferencia de cada micotoxina a determinadas tecnologías de adsorción. El proceso de desarrollo y validación involucra el concepto de eficiencia del producto a diferentes pH del organismo del ave y pruebas de salud alimentaria. Notox Poultry cumple con todos los requisitos y normativas de seguridad alimentaria: garantiza la adsorción y es una tecnología que combate las micotoxinas, sin proporcionar contaminantes para los animales. Los gráficos 01 y 02 muestran la eficiencia de adsorción a pH 3.0 y 6.0 para las principales micotoxinas.

Por: Thays Cristina Oliveira De Quadros, Consultora Técnica Regional Cargill Cam

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.