Brasil: ¿Influye la información en la producción de leche de calidad?

Brasil se encuentra entre los tres primeros puestos en el ranking de los mayores productores de leche del mundo, solo detrás de Estados Unidos e India, y tiene el segundo mayor rebaño de vacas ordeñadas del mundo

La producción de leche tiene una gran participación social y económica, con un fuerte efecto en la generación de empleo e ingresos. Presente en la mayoría de los municipios brasileños, la cadena de producción láctea involucra a más de un millón de productores, de pequeñas y grandes propiedades.

En los últimos dos años, el valor bruto de la producción de leche en las propiedades alcanzó aproximadamente 35.000 millones de reales en 2020 (6.900 millones de dólares). Dentro de las industrias, el rendimiento económico dentro de los productos lácteos se duplicó con creces, con ventas netas que alcanzaron 70.900 millones de reales (unos 14.000 millones de dólares), llegando a los sectores de derivados cárnicos y procesamiento de cereales (ABIA, 2020).

Si bien Brasil es el tercer productor de leche del mundo , en cuanto a productividad animal la situación es bastante diferente, no presentando un gran rebaño de vacas ordeñadas, ubicándose en el puesto 84 mundial con productividad por vaca cinco veces menor que Estados Unidos, por ejemplo, que supera los 10.000 litros/vaca/año (FAO, 2019).

Si bien la producción nacional ha crecido en las últimas décadas, el número de productores de leche ha disminuido considerablemente. En la década de 1990, Brasil tenía más de 1,8 millones de propiedades que producían leche.

En 2006 hubo una caída a 1.350 millones y en 2017, cerca de 1.176 millones de productores (IBGE, 2019), demostración de la salida de más de 600 mil productores de la actividad láctea en poco más de dos décadas.

En el último censo, los datos mostraron que las propiedades rurales que salieron de la actividad lechera producían menos de 50 litros de leche por día y encajan en el sistema de agricultura familiar, teniendo la mayoría de ellas una producción diaria de menos de 10 litros, mientras propiedades con producción superior a 50 litros diarios, ha crecido en los últimos 10 años.

La producción lechera, especialmente de estas pequeñas propiedades, significa que además de ser una fuente de ingresos, indican una forma de utilizar la mano de obra de toda la familia (Silva y Tsukamoto, 2001) y, aunque la participación en el PIB es pequeña, la importancia de estas propiedades a nivel municipal y regional es relevante para la producción de leche y productos lácteos en las pequeñas queserías, que mueven el comercio local.

El sistema de agricultura familiar no indica que la producción esté retrasada o que no haya modernización (Schmitz y Santos, 2013), pero hay estudios que muestran que propiedades con menor educación o sin lineamientos zootécnicos presentan resultados de calidad de la leche por debajo del nivel recomendado, sugiriendo que el nivel de formación veterinaria influye en los parámetros de calidad evaluados (Schmitz y Santos, 2013; Picoli et al. 2014).

La adopción de tecnologías de producción e industrialización, la organización y educación de los productores, y el fomento de relaciones estables entre los diferentes segmentos de la cadena productiva, son importantes para obtener leche de calidad que cumpla con los requisitos brasileños y, al mismo tiempo, satisfaga la relación entre los eslabones de la cadena de producción láctea (Milinski et al. 2008).

Se observa que los predios que no cuentan con una asistencia técnica efectiva, que puede ser ofrecida por la industria, cooperativas integradoras o incluso contratando profesionales, tienen bajos niveles de sólidos totales y altos niveles de leche positiva para la presencia de antimicrobianos. La leche con residuos de antimicrobianos no puede destinarse al consumo humano (Brasil, 2017) y, por tanto, debe ser descartada o dirigida a sectores distintos al consumo.

Las pequeñas explotaciones que en su mayoría son sistemas de agricultura familiar, que aún están muy presentes en el interior de Brasil y que abastecen a las industrias locales, necesitan un campo más profesional para instruir y asesorar sobre los procedimientos adecuados para el ordeño, la sanidad animal y el manejo de vacas tratadas con antimicrobianos, con el fin de comprender el período de carencia de estos medicamentos antes de enviar la leche de estos animales a la industria.

Traducido por el OCLA del newsletter de MilkPoint por Ana Carolina Viscardi Plefh

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.