Bebidas vegetales, ¿reemplazo ideal de la leche de vaca?

A lo largo de los últimos años fue creciendo el interés por el consumo de las bebidas de base vegetal como una alternativa para aquellos que quieren o necesitan dejar de consumir leche de vaca. Pero, ¿son realmente un buen reemplazo?

Para comenzar, vamos a definir qué entendemos por “leche” y por qué no podemos llamar a las “bebidas vegetales” como “leches vegetales”. El Código Alimentario Argentino, define como leche al “producto obtenido por ordeñe total e ininterrumpido, en condiciones de higiene de la vaca lechera en buen estado de salud y alimentación, proveniente de tambos inscriptos y habilitados (…) sin aditivos”.

Por su parte, las bebidas vegetales se elaboran a base de frutos secos, semillas, legumbres, cereales o pseudocereales. No puede decirse, realmente, que sean un reemplazo directo de la leche de vaca, de hecho, existen grandes diferencias nutricionales entre ellas.

El interés por este tipo de bebidas ha ido creciendo por varios motivos. Por un lado, el cuidado medio ambiental y la preocupación por la ética animal. Por otra parte, la intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína de leche de vaca están siendo cada vez más frecuentes y obligan a omitir este alimento de la dieta y elegir bebidas en su reemplazo.

Existe gran inquietud y desinformación en relación a la presencia de residuos de hormonas o antibióticos en la leche que pudieran tener efectos perjudiciales para la salud de los consumidores, sin embargo, cabe aclarar que no existen datos concluyentes al respecto, siendo erróneo eliminar este alimento por dicho motivo.

Tradicionalmente, se ha considerado a la leche de vaca como un alimento excelente desde el punto de vista nutricional, ya que es una fuente de proteínas de alta calidad, calcio, vitaminas como la D y riboflavina. Sin embargo, no puede decirse que sea imprescindible como alimento, ya que los mismos nutrientes que aporta podemos obtenerlos por otras vías.

A continuación, vamos a hacer un pequeño recorrido por la información nutricional de la leche de vaca y bebidas vegetales más comúnmente comercializadas.

Leche de vaca. Naturalmente es fuente de proteínas completas, siendo una excelente opción para garantizar un buen crecimiento y desarrollo durante la niñez y adolescencia, además de asegurar una buena recuperación y mantenimiento de la masa muscular en cualquier etapa de la vida. Por otra parte, aporta calcio de fácil absorción, por lo que contribuye a una buena salud ósea. Uno de los motivos por los que podría desaconsejarse es por su contenido en grasa saturada y colesterol, que se relaciona con una mala salud cardiovascular; no obstante, teniendo la precaución de elegir leches descremadas este asunto está fácilmente resuelto.

Bebida vegetal de almendras. No contiene lactosa, es baja en grasa saturada y no contiene colesterol. Además, es fuente de antioxidantes como la vitamina E, protegiéndonos del daño causado por los radicales libres de oxígeno. Tiene un buen aporte de calcio y, en general, las que se comercializan están fortificadas con este mineral que refuerza su aporte. Sin embargo, es pobre en proteínas, además de que se trata de proteína vegetal que por sí sola no es completa.

Bebida vegetal de soja. Tampoco contiene lactosa y es buena para la salud cardiovascular gracias a que aporta poca cantidad de grasa saturada, además de contener grasa saludable y fibra soluble. Tiene buen aporte de calcio naturalmente, que se suma al agregado por la industria alimentaria para fortificar su contenido.

Bebida vegetal de coco. Tampoco contiene lactosa. Por su parte, a diferencia de otras bebidas vegetales, aporta altas cantidades de grasa saturada, lo que no la hace buena opción si buscamos prevenir o tratar patologías cardiovasculares. Su contenido en proteína es muy bajo e incompleto. Las que se comercializan en general vienen fortificadas con calcio, pero de tratarse de una casera resultaría en un contenido muy bajo de este mineral.

Bebida vegetal de avena. Contiene gluten, por lo que no es apta para celiacos. Al igual que las restantes bebidas vegetales no contiene lactosa. Aporta grasas saludables y fibra soluble por lo que podría considerarse una aliada de la salud cardiovascular. Además, contiene hierro, vitaminas de complejo B y, en el caso de las industrializadas, suelen estar fortificadas con calcio.

Estas son solo algunas de las bebidas vegetales que se encuentran en el mercado, ya que cada vez son más las alternativas que se producen con la finalidad de obtener un producto que, al menos en aspecto, se asimile a la leche de origen animal. La realidad es que, en cuanto a aporte nutricional, no puede decirse que sean un reemplazo directo. Sin embargo, aportan otros componentes beneficiosos.

Asimismo, puede justificarse su incorporación en la dieta de quienes padecen distintas condiciones que no permiten tolerar bien la leche animal. Por supuesto, siempre es importante consultar con un profesional del área, de manera tal que podamos adaptar nuestra alimentación a nuestros requerimientos y condiciones.

Por Bárbara Collosa – Lic. en Nutrición MP 4081- Publicado en el suplemento Salud & Ciencia del diario Puntal de Río Cuarto

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.