Agricultores franceses mantienen las protestas en las afueras de París

En todo el país hay más de 100 puntos de bloqueo y unos 10.000 manifestantes. Algunos de ellos tienen el objetivo de bloquear el mercado mayorista de Rungis, cerca de la capital.

Los agricultores franceses mantienen sus protestas en las autopistas de ingreso a París, donde este miércoles fueron detenidas 18 personas que según la policía intentaban bloquear el acceso a un importante mercado mayorista ubicado en las afueras de la capital francesa.

Según el ministro del Interior, Gérald Darmanin, en toda Francia hay «más de 100 puntos de bloqueo» y unos 10.000 manifestantes. Algunos de ellos tienen el objetivo de bloquear el mercado mayorista de Rungis, cerca de París, según publicó la agencia de noticias Télam.

«Siguiendo las instrucciones del prefecto de policía, y tras haber cruzado una línea roja al intentar bloquear Rungis, 18 personas fueron detenidas», informó la Prefectura, citada por la agencia de noticias AFP.

Quince de ellas fueron puestas bajo custodia por «obstruir el tráfico», dijo la oficina de la fiscal en Créteil.

Un convoy de entre 200 y 300 tractores convocado por el sindicato Coordinación Rural salió el lunes desde el suroeste del país con el objetivo de bloquear Rungis, pero estaba paralizado a casi 200 kilómetros del mercado, según la Prefectura.

Las protestas afectan a otros países europeos, como Alemania, Polonia, Rumanía, Bélgica e Italia, y el martes los sindicatos agrarios españoles anunciaron que se unirán al movimiento.

Una amplia lista de reclamos
El abanico de reclamos es extenso y depende de cada central sindical o país: ayudas de emergencia a sectores en crisis, algunos golpeados por la sequía; una menor burocracia y una mejor remuneración a los productores, entre otros.

Pero la mayoría coincide en señalar las normas de producción en la Unión Europea (UE), sobre todo la relativa al uso de pesticidas, y las importaciones desde fuera del bloque como causas de una eventual caída de ingresos y de pérdida de competitividad.

El gobierno francés descartó reprimir la protesta argumentando que «no son delincuentes» sino «gente que trabaja»

La importación de «productos agrarios de terceros países a bajo precio que presionan a la baja los de la UE» son un caso de «competencia desleal», advirtieron los sindicatos españoles ASAJA, COAG y UPA.

«La manifestación es un derecho constitucional», expresó Darmanin en declaraciones a France 2 recogidas por la agencia de noticias Europa Press.

«No podemos considerar a gente trabajadora de la misma manera que a delincuentes», agregó antes de señalar que «no atacan a policías» para exponer demandas, que el Gobierno considera «legítimas».

«Les dimos líneas claras: no entrar en París, no bloquear (el mercado de) Rungis y no bloquear los aeropuertos», agregó, un día después de que el primer ministro, Gabriel Attal, prometiese seguir negociando.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Marc Fesneau, anunció en una entrevista a Sud Radio un paquete de 80 millones de euros para ayudar a los productores vinícolas, con el objetivo de ayudarles a cubrir pérdidas y fomentar su liquidez durante este año, si bien espera que haya aún más propuestas «antes del fin de semana».

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights