Abril: volvieron a subir los lácteos en góndola

Con un incremento en el orden del 4,59 por ciento, los productos lácteos volvieron a subir en la primera quincena del mes de abril.

Con este aumento, los derivados de la leche suman un aumento de 7,8 por ciento en tan solo 45 según datos proporcionados por el STIA. Teniendo en cuenta las variaciones en todos los productos de la canasta familiar el costo de vida para una familia tipo trepó hasta los 1.955 pesos.

Los números de la primera quincena de abril vuelven a ratificar el fracaso de las retenciones para contener los incrementos en los índices de precios. Según el STIA (Sindicato de Trabajadores de la Alimentación) de Córdoba, en la primera quincena de abril la canasta familiar volvió a sufrir un incremento de 0,92%; llegando a unos 1.955 pesos para dos adultos y tres menores.
En esta línea, los productos lácteos volvieron a subir, registrando una suba de 4,59% según el STIA. Este incremento –el mayor del rubro alimentación y bebidas que creció en un 1,19%– acumula un 7,8% de aumentos en los productos lácteos en una total de 45 días.
Las cifras demuestran el fracaso en las medidas adoptadas por el gobierno –acuerdos de precios, aumento de las retenciones y quita de los reintegros al agro–, dejando al descubierto cuales son los verdaderos propósitos. Si bien la excusa es contener el índice inflacionario y defender los precios al consumidor, los efectos han sido otros.
Como contrapartida a esta imposibilidad de frenar las subas de los productos lácteos en góndola, la producción ha sentido el efecto de las retenciones al experimentar una constante caída en su rentabilidad. Si bien en los últimos meses el precio de la leche cruda a aumentando su valor sensiblemente debido a la disminución de la oferta –producida por el factor estacional–, los costos de producción se han incrementado en forma creciente.
Si se tiene en cuenta el IPIM –índice de precios internos al por mayor, el cual incluye costos de fertilizantes, maquinarias, electricidad, etc.– entre marzo de 2005 e igual mes de este año, los precios de los insumos se han incrementado en un 11%, contra una suba de tan solo 9,4% en el precio de la leche cruda para el mismo período. Esto deja en claro que los aumentos por la leche cruda apenas sirven para hacer frente a los incrementos de los valores de los insumos. Esto a dejado como resultado una continua transferencia de ingresos de los sectores de la producción y del consumo –desfavorecido por el incremento de los precios en góndola– a los industriales, supermercadistas, e incluso, al Estado.
Con más de 300 días de vigencia, las retenciones se han demostrado incapaces de controlar los aumentos de los productos de la canasta familiar. Lo mismo ha sucedido con los acuerdos de precios que duran una semana y luego de su incumplimiento encuentran a industriales y supermercadistas “sorprendidos” por los aumentos.
Como ha expresado Roberto Socín –presidente de MEPROLSAFE– en una editorial para el medio de prensa de la Mesa de Productores de Santa Fe, “Ciertos ‘intereses industriales’, combinados con el miedo, desconocimiento, luchas internas dentro del gobierno nacional y la pasividad de los titulares de los gobiernos provinciales, han hecho que al cumplirse los 180 días, [las retenciones] fueran prorrogadas por otros 180 días.” Después de los desastrosos resultados que han demostrado tener estas medidas cabe preguntarse si todavía seguirán primando estas actitudes frente a una actividad que atraviesa el portal de entrada a una profunda crisis.

Fuente: Info-Caprolec

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletín informativo semanal de noticias agropecuarias.